Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Posts Tagged ‘Agroglifos’

Consideraciones matemáticas recientes para la Paradoja de Fermi

Posted by keithcoors_00 en 8 agosto, 2010

Si deseas que tus sueños se hagan realidad ¡despierta!

Ambrose Bierce



Desde Discovery News
Por Jennifer Oullette
Traducción y comentarios: KC



Preguntas interesantes surgen cuando los físicos empiezan a chatear. Ya en 1950, en el Laboratorio Nacional de Los Alamos, los físicos Enrico Fermi, Konopinski Emil, Edward Teller, y Herbert York estaban caminando a almorzar cuando la conversación derivó hacia una reciente serie de informes de avistamientos de ovnis.


Se enfocaron rápidamente en describir el reto de viajar más rápido que la luz, con Teller opinando que había una oportunidad en un millón de que la ciencia podría lograr esto en la escala de los objetos materiales pequeños dentro de los próximos diez años (es decir, 1960). Fermi no estaba de acuerdo; colocó las probabilidades, más próximas a uno de cada diez, siendo el optimista de este alegre grupo de físicos.


La conversación de la hora del almuerzo cambió de tema, pero Fermi continuó tratando de armar el rompecabezas sobre el enigma en su cabeza, por último exclamó: “¿Dónde están todos?” Si sus cálculos en bruto eran correctos, luego la Tierra debería haber recibido visitantes extraterrestres muchas veces.


Así nació la Paradoja de Fermi, que se define como “la aparente contradicción entre las altas estimaciones de la probabilidad de la existencia de civilizaciones extraterrestres y la falta de evidencias de, o de contacto con, civilizaciones extraterrestres”.


Todavía no hay una explicación realmente convincente, pero eso no impide que los físicos traten de resolver la paradoja. El esfuerzo más reciente es un nuevo artículo que apareció en arXiv la semana pasada por Igor Bezsudonov y Snarskii Andrey de la Universidad Técnica Nacional de Ucrania.


Los científicos sugieren que hay un límite para lo grande que puede convertirse una civilización determinada,  basándose en sus modelos, que muestran que las civilizaciones creciendo a un ritmo determinado llegan a un umbral, entonces colapsan y mueren. Y este espacio de vida limitada, a su vez, reduce la probabilidad de que civilizaciones distintas en otros sistemas solares o galaxias entren en contacto unos con otros. (Es conceptualmente similar al modelo de dinámica poblacional que propuso por primera vez Robert Malthus en el siglo 19, entre otros).


2002_e_t_the_extra_terrestrial_007 Una escena de ET: The Extraterrestrial (Universal Studios)
Pero hay un giro. Si las dos civilizaciones están lo suficientemente cerca (en tiempo y espacio), la probabilidad de entrar en contacto aumenta dramáticamente. Si esto ocurre, dicen los científicos, la mezcla resultante de culturas e ideas, permitirá a ambas civilizaciones florecer por mucho más tiempo que cualquiera sin ese contacto.


Se utilizó un modelo de automatización celular para demostrar este proceso, utilizando tres parámetros básicos: la probabilidad de formación de la civilización, su vida útil probable, y la vida útil extendida que le correspondería en caso de que entren en contacto con otra civilización.


Y si los valores de esos parámetros son perfectos – “finamente sintonizados”, en la jerga física – entonces ocurre una especie de cambio de fase. Pero en lugar de ir de sólido a líquido (o gas), el universo va de uno en el que es improbable que las civilizaciones que se dispersan por todo el cosmos se encuentren, a uno en que les sea posible hacerlo. Quién sabe, tal vez incluso podría evolucionar una federación de diversas civilizaciones – asumiendo que no hay una guerra interestelar, con una civilización acabando con otra y tomando control de su planeta (materia de la buena ciencia ficción desde hace décadas).


Esto podría explicar la paradoja de Fermi: no tenemos visitantes extraterrestres (o comunicación con ellos), ya que nuestro universo no ha sufrido ese cambio crítico de fase – es decir, no vivimos en ese universo finamente sintonizado donde los parámetros son exactos para dar lugar a la mezcla de civilizaciones. O no hemos estado fuera el tiempo suficiente para que la mezcla se produzca.


El artículo termina con la única conclusión que es posible deducir: tendremos que esperar y ver.


El blog arXiv de Revisión de Tecnología destaca otro aspecto intrigante de este nuevo documento:


“Bezsudnov y Snarskii derivaron incluso una desigualdad que un universo debe satisfacer para convertirse en civilizado. Esto, dicen, es análogo a la famosa ecuación de Drake que intenta cuantificar el número de otras civilizaciones contactables en el universo en este momento.”


Diez años después de que Fermi propusiera su paradoja, el físico Frank Drake intentó llegar a una ecuación para evaluar las probabilidades de vida extraterrestre surgiendo en otro lugar de nuestro universo. Incorporó condiciones tales como la tasa a la cual se forman las estrellas en una galaxia; cuántas estrellas tienen planetas, y de estos planetas, cuántos serían habitables; de los que son habitables, cuántos desarrollarían el tipo de vida que se convierta en una civilización inteligente que permita la comunicación interestelar y, por último, cuánto tiempo durarían esas civilizaciones.
Los valores de esas condiciones son más bien desconocidos, así que mientras tenemos la ecuación, no tenemos lo s medios para resolverla. Aún.


Ni siquiera estamos seguros de la forma exacta en la que surgió la vida aquí en la Tierra, como recientemente puntualizó el Astrónomo Real Martin Reese, mientras argumentaba en contra de la inversión en misiones espaciales tripuladas por humanos, opuesto al uso de naves robotizadas.


Pero la suposición hecha por la Ecuación de Drake es que las civilizaciones surgen y decaen dentro de su propio sistema solar, sin colonización interestelar. Tomando eso en cuenta se tiene un escenario más semejante a la dinámica de población – o uno en el que la aproximación de Bezsudonov y Snarskii podría ser aplicable.


El mismo Drake nunca afirmó que su ecuación fuese menos que una solución a la paradoja de Fermi, sino que más bien era un medio de “organizar nuestra ignorancia” en el tema. Y recientemente revisó este tópico, en anticipación a SETI-Con, un evento de fin de semana que se llevará a cabo a finales de este mes para celebrar los 50 años de la famosa Ecuación de Drake:
Comentario:


En definitiva, el tema de la vida fuera de nuestro planeta sigue dando mucho que hablar y escribir. Sigue habiendo hipótesis “alternativas” que afirman (sin bases) que la hechura de los famosos “círculos de los cultivos” es de origen extraterrestre. Su argumentación es la conocida falacia argumentum ad consequentiam, o argumento dirigido a las consecuencias, pues se dirige a sustentar la creencia de que es una forma en la que los extraterrestres se comunican con los humanos. Sin embargo desechan otras explicaciones para estas obras de arte (ver: Agroglifos y marcas en los cultivos ¿Cuál es su origen?), y sobre todo pasan por alto que no hay evidencias físicas de la presencia de esos extraterrestres, al estilo de objetos olvidados, residuos de materiales, excretas, etc.


Dentro de este movimiento de explicaciones “alternativas”, salió la noticia de que, en los recientemente liberados expedientes sobre OVNIs de la Gran Bretaña, se habría encontrado la “evidencia incuestionable” de que Winston Churchill decretó que se mantuviese silencio absoluto sobre el caso de un avistamiento de OVNI durante la segunda guerra mundial. Cuando se revisa la evidencia, salta el hecho de que NO se trata de una orden firmada por Churchill (lo que sería un hito en estas cuestiones):


Una nota del Ministerio de Defensa se refiere a una carta de 1999 que establece que un avión de la Real Fuerza Aérea, al regresar de una misión en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, fue “abordado por un ovni metálico”.


El autor no identificado de la carta dice que su abuelo participó en una reunión entre Churchill y Dwight Eisenhower durante la guerra en la que los dos expresaron su preocupación por el incidente y “decidieron mantener en secreto.”


El Ministerio de Defensa posteriormente investigó el caso, pero no encontró registro escrito del incidente.


Entonces no era un registro directo sino la afirmación de una persona sobre lo que su abuelo le comunicó. Lo cual pudo haber sido un relato verdadero o un bonito cuento para la sobremesa. Así es esto de los extraterrestres, mucho ruido y pocas nueces. Aún.
.

Posted in Escepticismo | Etiquetado: , , , | Comentarios desactivados

Agroglifos y marcas en los cultivos ¿Cuál es su origen?

Posted by keithcoors_00 en 27 agosto, 2008

Un buen amigo que se dedica a analizar los fenómenos insólitos publicó en su blog y en un foro de yahoo sobre estos temas, un artículo llamado “Agrogramas: círculos hechos… por humanos“. Pienso que el artículo está bien escrito y es objetivo. Coincide con algunos hechos bastante conocidos, como el que se considera el original de los pioneros de los círculos en cultivos, Bower y Chorley, que citaré más adelante.

Hubo una sorprendente opinión sobre este artículo, relacionada con el uso del término “humano”. La persona que la expresó insistía en que se debería cambiar el término de “humanos” hacia “terrestres” pues “…alguien podría entender que los ET no son seres humanos…y nadie puede probar eso“. Además, en esta opinión se mezclaba un poco el concepto de humanidad con una propuesta para clasificar a humanos inhumanosque describiera apropiadamente a esos mutantes…que son capaces de hacer lo que las bestias no hacen (torturar, por ejemplo)..

Al respecto respondí a esta persona lo siguiente.

Tu insistencia para llamar terrícolas o habitantes de la tierra a los responsables de las obras conocidas como agrogramas o agroglifos no me parece tan atinada. Y explico. Hasta a los paramecios se les puede catalogar como terrícolas o habitantes de la tierra. Si uno dijera “los agrogramas son obra de terrícolas” alguien podría entender que incluso hasta los paramecios podrían estar involucrados… y nadie podría probar eso. Considero más que correcto decir que son obra de humanos porque eso sí que se ha podido probar. Cito al difunto Carl Sagan (de “El mundo y sus demonios”):


En 1991, Doug Bower y Dave Chorley, dos amigos de Southampton, anunciaron que llevaban quince años haciendo figuras en las cosechas. Se les ocurrió un día mientras tomaban una cerveza en su pub habitual: el Percy Hobbes. Habían encontrado muy graciosos los informes de ovnis y pensaron que podría ser divertido engañar a los crédulos. Al principio aplanaron el trigo con la pesada barra de acero que Bower utilizaba como mecanismo de seguridad en la puerta trasera de su tienda de marcos de cuadros. Más adelante utilizaron placas y cuerdas. Los primeros dibujos sólo les costaron unos minutos. Pero, como además de bromistas inveterados eran artistas de verdad, la dimensión del desafío empezó a aumentar. Gradualmente fueron diseñando y ejecutando figuras cada vez más elaboradas.

A la larga, Bower y Chorley se cansaron de aquella broma cada vez más elaborada. Aunque estaban en condiciones físicas excelentes, los dos tenían ya sesenta años y estaban un poco viejos para operaciones de comando nocturno en campos de granjeros desconocidos y a menudo poco comprensivos. A lo mejor los molestaba la fama y fortuna que acumulaban los que se limitaban a fotografiar su arte y anunciar que los artistas eran extraterrestres. Y los empezó a preocupar que, si esperaban mucho, nadie creería ninguna declaración que hicieran.

Así pues, confesaron. Hicieron una demostración ante los informadores de cómo hacían las formas insectoides más elaboradas. Se podría pensar que ya nunca más se volvería a argüir que es imposible mantener una broma durante muchos años, y que no volveríamos a oír que es imposible que alguien tenga motivos para engañar a los crédulos y hacerles creer que los extraterrestres existen. Pero los medios de comunicación prestaron poca atención. Los cerealogistas los conminaron a callar; al fin y al cabo, estaban privando a muchos del placer de imaginar acontecimientos maravillosos.

Desde entonces, ha habido otros bromistas de círculos en los cultivos, pero la mayoría de un modo más inconexo y menos inspirado. Como siempre, la confesión de la broma se ve muy eclipsada por la excitación inicial. Muchos habían oído hablar de los pictogramas en campos de cereales y su supuesta relación con los ovnis, pero corrieron un tupido velo cuando surgieron los nombres de Bower y Chorley o la simple idea de que todo el asunto podía ser una broma. Se puede encontrar un exposé informativo del periodista Jim Schnabel (Round in Gíreles, Penguin Books, 1994), del que he sacado la mayor parte de mi relato. Schnabel se unió pronto a los cerealogistas y al final hizo él mismo unos cuantos pictogramas con éxito. (Él prefiere un rodillo de jardín a una placa de madera, y encontró que simplemente pisando los tallos con los pies se consigue un trabajo aceptable.) Pero la obra de Schnabel, que un crítico calificó de «el libro más divertido que he leído desde hace años», tuvo sólo un éxito modesto. Los demonios venden; los bromistas son aburridos y de mal gusto.

Ahora bien, más adelante dices: ” De la forma en que está escrito, alguien podría entender que los ET no son seres humanos “. ¿Estás queriendo sugerir que los agrogramas son obra inequívoca de extraterrestres? ¿O que tienes evidencias de que los ET son humanos? No se puede dilucidar esta cuestión sin más explicaciones.

A continuación afirmas: “Por el contrario, muchos testimonios ratifican experiencias telepáticas con personas provenientes del espacio que dan evidencia de representar a una humanidad bastante más evolucionada que la nuestra.“. Mi opinión y experiencia al respecto es que las “experiencias telepáticas con personas provenientes del espacio” no son confiables.

Cualquier cosa puede inducir a una persona a creer que “está siendo contactada por extraterrestres”, pero para comprobar que así fue sería necesario tener otro medio de comprobar esta “conexión telepática”. De otra forma sólo con fe, mucha fe, podría uno creer tal galimatías. Incluso la telepatía como fenómeno de la psique humana (terrícola) es algo que dista mucho de ser algo claramente establecido como tal. Desde el punto de vista de la física, se requeriría de la demostración de un medio de transmisión de esos mensajes telepáticos. Hasta ahora sólo se tienen algunos experimentos que no cuentan con el rigor científico necesario para establecer la realidad de este supuesto medio de comunicación. Y también se tiene el vacío en el premio Randi.

Por otro lado está la existencia de vida extraterrestre. Si aún no se ha demostrado que hay vida con orígenes más allá de esta roca, mucho menos la supuesta “humanidad” de esta vida. Sé que hay gente que afirma, como tú lo haces, que ” la condición distinta de lo humano no ha sido corroborada en lo que toca a los ET “. Pues sí, porque aún no ha sido corroborada la existencia de vida extraterrestre. Aunque haya gente que insista que es necesario hasta un “programa de aclimatación” para que no nos caiga tan de sopetón la noticia.

Por último, estoy en desacuerdo que en la actualidad sea necesario clasificar en forma diferente a la gente que tiene conductas violentas y sicópatas que atentan contra el concepto “humanidad”. La intolerancia es precisamente una de las peores características actuales, aunque no por lo que podría pensarse, sino porque otras características peores han sido erradicadas para bien de la humanidad. Cito dos párrafos de un artículo que escribí hace unos meses, titulado “La disminución de la violencia ¿una realidad?


Uno de los ejemplos de violencia y extrema crueldad cotidiana que más me llamó la atención es la que imperaba hace unos 500 años en París como forma de popular entretenimiento: se solía ensartar gatos callejeros con un alambre y se les quemaba vivos en cualquier esquina, ante la mirada morbosa de cientos de vecinos, entre los que podían estar Reyes y Reinas. Esto se hacía porque al gato se le consideraba relacionado con la brujería.

Actualmente los actos de guerra ya no son tan bien vistos como en siglos anteriores. Los “holocaustos” eran cosa común: Apaches y otras etnias, masacrados por los Yankis. Aztecas e Incas masacrados por las huestes españolas. Africanos esclavizados por europeos y americanos. Griegos acabados por los Romanos, Romanos acabados por los bárbaros del norte… y así por el estilo.

No, no creo que actualmente haya necesidad de ” crear un nuevo sistema de clasificación que describiera apropiadamente a esos mutantes…que son capaces de hacer lo que las bestias no hacen (torturar, por ejemplo). “. Somos humanos con defectos, no con mutaciones. Y si a esas vamos, de esos seres humanos iniciales es de donde provenimos. Nuestro pasado de hiper-violencia nos marca, pero es preferible aceptarlo para corregirlo que negarlo y decir que son mutantes quienes exhiben este tipo de comportamiento.
_______________________
Finalmente la opinión de la casa sobre el origen de estos agroglifos, basada en el consabido escepticismo y haciendo uso del tradicional pensamiento crítico, es la siguiente:

Dudo que el origen de los agroglifos, agrogramas o círculos de las cosechas tengan un origen extraterrestre. Y si dudo es porque no he visto evidencias sobre estos supuestos extraterrestres. Pero no sólo yo. Muchos millones de personas en el mundo seguimos sin ver a esos “extraterrestres” por más que asomamos nuestros ojos al cielo… o a los cultivos. Lo que vemos es la obra de bromistas, de mentirosos, de charlatanes y de gente que desea aprovecharse de la credulidad de los demás para llevarse un pedacito de la rebanada del pastel sin hacer mucho esfuerzo.

Pero aunque así critique a estos estafadores (al estilo de los supuestos descubridores de los restos del pié grande), después de todo son seres humanos y no deseo que se vayan de este mundo porque piensan diferente de mi.

Lo único que deseo es mostrar y demostrarles que no es tan fácil engañarnos si mantenemos la DUDA sobre estos temas.
_________________
P.D. La imagen está tomada del sitio llamado “Horoscopia” (que por cierto, por módicos 14 euros, le dice a uno su horóscopo mediante un análisis en línea). En este sitio hay una entrada que de manera tendenciosa dice lo siguiente:

Los agrogramas son dibujos monumentales en campos agrícolas inexplicables para la ciencia.

No hay nada más falso que lo anterior. Las bromas de Bower y Chorley, y las de muchos seguidores en todo el mundo, como bien se explica en “Archivo insólito”, han dejado claro que los humanos podemos hacer eso y más, podemos incluso burlarnos de nosotros mismos y hacer una especie de “broma religiosa” sobre estos asuntos supuestamente extraterrestres.

Sin necesidad de usar mucha ciencia.

Posted in Escepticismo | Etiquetado: , , | 1 Comment »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27 seguidores