Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Carta abierta a una víctima de la propaganda mentirosa de Ben Stein.

Posted by keithcoors_00 en 25 abril, 2008

Carta abierta a una víctima de la propaganda mentirosa de Ben Stein.

por Richard Dawkins (traducción: KC).

El 18 de abril, el día en que la infame película de Ben Stein fue puesta en exhibición, Michael Shermer recibido la siguiente carta de un Judío (con referencia a un artículo anterior que Shermer había escrito, exponiendo a los negadores del Holocausto) cuya identidad voy a ocultar llamándole “David J”:

¡Ahora entiendo realmente quienes son ustedes, ateos y darwinistas! ¡Ustedes creen que estuvo bien para mis bisabuelos morir en el Holocausto!. Qué repugnante. Su último artículo sobre el Holocausto fue sólo vestir la ventana. ¡Nosotros los Judíos luchamos para mantener a la gente como usted fuera de los Estados Unidos!

Shermer escribió al Sr. J para preguntar si había alguna posibilidad de que hubiese visto la película “Expelled”, y recibió esta respuesta:

Sí que la hay. Usted sabe, yo le respeto como ser humano y reconozco que ha hecho una gran labor exponiendo a psíquicos y fraudes, pero esta es una cuestión muy sensible que afecta emocionalmente a mí y a mi familia. Nuestra empresa familiar se vio afectada a causa de Auschwitz porque ahora, nuestra familia no tiene nada. Todo se ha ido. Las cosas comenzaron a tener sentido una vez que vi la película y simplemente estoy horrorizado. He aprendido mucho de Ben Stein, un hermano judío, quien me ha abierto los ojos un poco.

Me pareció que había que culpar más a Ben Stein y a su mentiroso equipo que al mismo señor J por la repugnante carta. Por lo tanto, decidí escribirle una carta personal y tratar de explicarle algunas cosas. Luego se me ocurrió (de hecho, Michael Shermer sugirió lo mismo) que probablemente habría muchos otros como él, cuyas mentes se han torcido hacia este equivocada forma de pensar por culpa de Stein, y que sería una buena idea publicar la carta. Decidí esperar 24 horas para ver si respondía, aunque no esperaba que lo hiciese. Estoy ahora publicando mi respuesta, exactamente como se la he enviado a él, salvo que he eliminado su nombre verdadero.
Richard


Estimado Sr J

Michael Shermer me remitió una carta de usted que sugiere que, lamentablemente, ha sido atrapado por las mendaces y/o ignorantes sugerencias de Ben Stein, en el sentido de que Darwin es de algún modo culpable por los crímenes de Hitler. Espero que no le importe si yo le escribo a usted para tratar de deshacer este grave error.

1. Me solidarizo profundamente con usted por la pérdida de sus familiares en el Holocausto.

Sin embargo, no creo realmente que su sufrimiento sirva como argumento para justificar el tono de su carta a Michael Shermer, quien es un hombre decente y amable (lo que incluso Ud. parecía conceder en su segunda carta para él), además de la antítesis misma de un simpatizante nazi.

¡Ahora entiendo realmente quienes son ustedes, ateos y darwinistas! ¡Ustedes creen que estuvo bien para mis bisabuelos morir en el Holocausto!. Qué repugnante. Su último artículo sobre el Holocausto fue sólo vestir la ventana. ¡Nosotros los Judíos luchamos para mantener a la gente como usted fuera de los Estados Unidos!

Sólo eche un vistazo a sus palabras. Probablemente ahora se sienta arrepentido de haberlas escrito. Ciertamente espero que sí, pero voy a seguir para escribir la carta que le dirigí, en el supuesto de que usted todavía siente al menos una parte de lo que escribió.

2. Las horribles opiniones de Hitler no eran todo lo inusuales para su época, no sólo en Alemania sino en toda Europa, incluido mi propio país, Gran Bretaña, por cierto. Lo que singulariza a Hitler fue el hecho de que de alguna manera logró llegar al poder en uno de los países europeos líderes entre la naciones, que también fue uno de los más avanzados tecnológicamente. Hitler tenía un gran apoyo en Alemania. Su horrible apuesta fue soportada por millones de soldados alemanes ordinarios, la gran mayoría de ellos cristianos. Muchos fueron luteranos, y muchos (como el propio Hitler) fueron católicos romanos. Muy pocos eran ateos, y cualquier cosa que Hitler hubiera sido, sin duda no era un ateo. A veces se dice que Hitler sólo pretendió ser católico, con el fin de ganar de la Iglesia el apoyo para su régimen. En esto tuvo un enorme éxito. Así que, si Hitler no era él mismo un verdadero católico (como él a menudo se alega) la Iglesia carga con una gran responsabilidad por lo ocurrido. Y el propio Hitler utilizó la religión para justificar su antisemitismo. Por ejemplo, aquí está un típico extracto, a partir del final del capítulo 2 de “Mi Lucha”.

De ahí que hoy creo que estoy actuando de conformidad con la voluntad del Creador Todopoderoso: por la defensa de mí mismo contra el Judío, estoy luchando por la labor del Señor.

El obsceno antisemitismo de Hitler pudo mantener su influencia en Alemania porque había una historia profundamente arraigada de antisemitismo en Alemania, y de hecho en Europa en general.

3. Yendo más atrás en la historia, ¿de dónde pensamos que vino el antisemitismo tóxico de Hitler, y de los muchos alemanes con cuyo apoyo llegó al poder? No se puede pensar seriamente que vinieron de Darwin. El antisemitismo había sido moneda corriente en Europa durante muchos siglos antes, alentado positivamente por la mayoría de las iglesias cristianas, especialmente las dos que predominan en Alemania. La Iglesia Católica notoriamente ha perseguido Judíos como “asesinos de Cristo”. Mientras que, por el lado de los luteranos, Martín Lutero mismo escribió un libro llamado Sobre los Judíos y sus mentiras, del que Hitler tomó citas. Y Lutero públicamente dijo que “Todos los Judíos deben ser expulsados de Alemania”. Por cierto, ¿no escucha un eco de esas palabras en su propia carta a Michael Shermer, “Los Judíos luchamos para mantener a la gente como tú fuera de los Estados Unidos”? ¿No siente solo un poco de vergüenza por las verdaderamente horribles palabras suyas? ¿No le parece que, como Judío, usted debe sentirse especialmente arrepentido de que haya usado esas palabras?

4. Ahora, a la cuestión de Darwin. La primera cosa a decir es que la selección natural es una teoría científica acerca de la forma en que la evolución, de hecho, funciona. O bien es verdadera o no lo es, y si no nos gusta, política o moralmente, es irrelevante. Las teorías científicas no son recetas de cómo deben comportarse. He escrito muchas veces (por ejemplo, en el primer capítulo de un capellán del diablo) que soy un apasionado darwiniano cuando se trata de la ciencia de cómo la vida ha evolucionado, pero un apasionado ANTI-darwiniano cuando se trata de la política de cómo los seres humanos deben comportarse. He afirmado varias veces que una sociedad basada en principios darwinianos sería una sociedad muy desagradable para vivir en ella. He dicho varias veces, empezando al principio de mi primer libro, El gen egoísta, que debemos aprender a comprender la selección natural, de manera que podamos oponernos a cualquier tendencia a aplicarlo en la política humana. Darwin mismo dijo lo mismo, de diferentes maneras. Lo mismo hizo su gran amigo y campeón Thomas Henry Huxley.

5. El Darwinismo no da apoyo al racismo de ningún tipo. Más bien al contrario. Coloca un rotundo NO sobre la selección natural entre las razas. Se trata de la selección natural entre los individuos. Es cierto que el subtítulo de El origen de las especies es “o la preservación de razas favorecidas en la lucha por la vida”, pero Darwin estaba utilizando la palabra “raza” en un sentido muy diferente del nuestro. Es totalmente claro, si usted pasa de la lectura del título al libro en sí, que una “raza favorecida” significa algo así como “ese conjunto de individuos que poseen una determinada mutación genética favorecida” (aunque Darwin no habría utilizado esos términos porque en su tiempo no se contaba con el concepto moderno de mutación genética).

6. No se hace mención de Darwin en Mi Lucha. Ni una sola única y solitaria mención, en ninguno de los 27 capítulos de este largo y tedioso libro. No piensa usted que, si realmente Hitler fue influenciado por Darwin, él le hubiese dado una pizca de mención en su libro? ¿Estaba Hitler, quizás, indirectamente influenciado por algunas de las ideas de Darwin, sin saberlo? Sólo si usted malinterpreta completamente las ideas de Darwin, como algunos han hecho sin duda: los llamados Darwinistas Sociales como Herbert Spencer y John D. Rockefeller. Hitler podría ser descrito con bastante justicia como un Darwinista Social, pero todos los modernos evolucionistas, casi literalmente, sin excepción, han sido vocales en su condena para el darwinismo social. Esto incluye, por supuesto, a Michael Shermer, a P. Z. Myers, a mí y a todos los demás científicos evolutivos a quienes Ben Stein y su equipo engañaron para participar en su película, mintiendo acerca de sus verdaderas intenciones.

7. Hitler intentó realizar cría eugenésica de seres humanos, y esto es a veces visto erróneamente como un intento de aplicar los principios darwinianos a los seres humanos. Sin embargo, esta interpretación debe llevarse históricamente hacia atrás, como P. Z. Myers ha señalado. El gran logro de Darwin fue a observar la conocida práctica de la cría de ganado doméstico a través de selección artificial, y darse cuenta de que el mismo principio podría aplicarse en la naturaleza, y por ende explicando la evolución de toda la vida: “selección natural”, la “supervivencia del más apto”. Hitler no aplicó la selección natural para los seres humanos. Fue probablemente aún más ignorante de la selección natural de lo que Ben Stein evidentemente es. Hitler trató de aplicar la selección artificial a los seres humanos, y no hay nada en concreto sobre darwiniano en la selección artificial. Esto es bastante familiar para los agricultores, jardineros, entrenadores de caballos, criadores aficionados de perros o de palomas y muchos otros durante siglos, incluso milenios. Todo el mundo sabía acerca de la selección artificial, y Hitler no fue una excepción. Lo que era exclusivo de Darwin era su idea de la selección natural; las políticas eugenésicas de Hitler no tienen nada que ver con la selección natural.

8. Sr. J, Usted ha sido cruelmente engañado por Ben Stein y sus colegas sin escrúpulos. Es un asunto torcido y malvado, lo que han hecho a usted, y potencialmente a muchos otros. No sé si ellos perpetraron la falsedad por la que usted ha sido engañado, a sabiendas o en forma ignorante. Tal vez realmente y sinceramente creen en lo que divulgaron, si bien otras de sus acciones, que usted puede leer sobre todo a través de Internet, me convencen de que son plenamente capaces de engañar en forma deliberada y calculada. Usted tal vez no pueda ser culpado por la deglución de las falsedades de la película, porque probablemente supuso que nadie tendría el descaro de hacer una película entera como ésta sin comprobar primero los hechos. Quizás incluso usted necesitará unos pocos argumentos más convincentes que demuestren que estaban equivocados, en cuyo caso, le insto a leer y estudiar la cuestión en detalle – algo que lamentablemente Ben Stein y su equipo de manera manifiesta no hicieron.

Con mis mejores deseos, y solidaridad por las pérdidas que sufrió su familia en el Holocausto.

Atentamente

Richard Dawkins

Anuncios

2 comentarios to “Carta abierta a una víctima de la propaganda mentirosa de Ben Stein.”

  1. Ben(jamin) Stein is under heavy artillery for ‘exaggerating’ or ‘going easy’ on the influence of evolutionism behind Nazism and Stalinism (super evolution of Lysenkoism in the Soviet Russia). But the monstrous Haeckelian type of vulgar evolutionism drove not only the ‘Politics-is-applied-biology’ Nazi takeover in the continental Europe, but even the nationalistic collision at the World War I. It was Charles Darwin himself, who praised and raised the monstrous German Ernst Haeckel with his still recycled embryo drawing frauds etc. in the spotlight as the greatest authority in the field of human evolution, even in the preface to his Descent of man in 1871. If Thomas Henry Huxley with his concept of ‘agnostism’ was Darwins bulldog in England, Haeckel was his Rotweiler in Germany. Haeckel was also the first one to propose a systematic answer to the Judenfrage: To EXPEL all the Jews from their chairs at the universities.

    ‘Kampf’ was a direct translation of ‘struggle’ from On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life (1859). Seinen Kampf. His application.

    Catch 22: As an indication of the evolutionary ‘PUS’, Haeckel’s 140 years old fake embryo drawings have been mindlessly recycled in most biology text books until this millennium. This despite the fact that Haeckel’s crackpot raging Recapitulation/Biogenetic Law and functioning gill slits of human embryos have been at the ethical tangent race hygiene/eugenics/genocide, infanticide, and Freudian psychoanalysis (subconscious atavisms). It was the second to most cross/scientific paradigm in the 20th century. Dawkins is the Oxford professor for PUS – and should gather the courage of Stephen Jay Gould who could feel ashamed about it. Text book authors are making a mockery out of science.

    Today, developmental biologists are anticipating legislation of laws that would define the do’s and dont’s. In England, they are fertilizing human embryos for research purposes and pipetting chimera embryos of humans and monkeys, ‘legally’. The legislation should not distract individual researchers from their personal awareness of responsibility. A permissive law merely defines the ethical minimum. The lesson is that a law is no substitute for morals and that dissidents should not be intimidated.

    More from conference posters and articles defended and published in the field of bioethics and history of biology:
    http://www.helsinki.fi/~pjojala/Asian_Bioethics.pdf
    http://www.helsinki.fi/~pjojala/Haeckelianlegacy_ABC5.pdf

    pauli.ojala@gmail.com
    Biochemist, drop-out (Master of Sciing)
    http://www.helsinki.fi/~pjojala/Expelled-ID.htm

  2. […] De vuelta a casa pensaba lo que ahora pienso: el acoso a Irving es un asunto ridículo. Y grotesco y lesivo que se le indiquen bajo apremio judicial cuáles son los asuntos de los que no puede hablar. Desde luego no creo que se pueda mentir impunemente. Y creo también que la misión principal de los jueces es intervenir en los conflictos sobre la verdad. Y que deben intervenir frente a Irving y el negacionismo y frente a cualquier otra petición fundamentada en la ofensa que causa una mentira. Pero la sentencia no debe ser el silencio. Los libros de Irving no deben prohibirse: simplemente deben llevar obligatoriamente incluidas las sentencias que dictaminan su falsedad. Sus conferencias no deben acotarse: sólo que alguien debe explicar obligatoriamente en cualquier sala donde Irving hable esas mismas decisiones judiciales. Lo sé, los preservativos son muy engorrosos: pero evitan muchos males mayores. En cuanto a la verdad no es cierto que se defienda sola. Montaigne nos enseñó que a diferencia de la verdad la mentira tiene mil caras: una clara superioridad numérica que hay que contrarrestar. […]

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: