Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Átomos, electrones y panrefutadores militantes

Posted by keithcoors_00 en 28 mayo, 2008

Hace poco más de un año, fui catalogado con el epítome de panrefutador militante, por un forista de uno de los grupos de Yahoo dedicados a cuestiones esotéricas.

Me llamó mucho la atención el término y pregunté por su significado. La respuesta fue la siguiente:
Yo los he llamado “panrefutadores”. ¿Porqué?. Porque niegan de todo. Ovnis, fantasmas, homeopatía, acupuntura, flores de Bach, criptozoología, astroarqueología, etc., etc., etc., haciéndonos creer al común de los mortales que han estudiado PROFUNDAMENTE todas y cada una de esas disciplinas.

Lo primero que pensé fue que el que niega todo, es como el que dice MU a todo. Así como el mamífero que aparece en la imagen que ilustra esta entrada. Bueno, pienso que no estoy tan perdido como para decir que no (mu) a todo. Pero sí cuestiono todo… o casi todo. Y eso molesta mucho a las personas que piensan que con decir “esto es obra de un fantasma” todos deberíamos responder en automático “¡Es cierto!”

El extremo (que a veces pienso que prefieren los defensores de estos temas) sería que siempre dijera “¡Es cierto!” ante cualquier afirmación, en especial sobre los temas citados; pero yo pienso, yo digo, que eso sería equivalente a decir siempre “mu” y por lo tanto estaría peor que el cuadrúpedo cuyo bello rostro se ha mostrado aquí.

Una cosa es negar y otra cosa es cuestionar, dudar, pedir evidencias, y sacar conclusiones con base en ellas (o en la ausencia de ellas), y otra NEGAR por sistema. Los aspectos poco serios, dogmáticos y autoritarios son cosa fácil de observar aunque uno NO sea experto en esos temas por demás interesantes, pero cuya utilidad y respaldo son cuestionados por los así llamados panrefutadores (o escépticos, en un mejor nombre descriptivo). La flojera científica es fácil de identificar para un ojo avezado. Mis conclusiones al respecto están al final de la entrada.

Y es que las afirmaciones extraordinarias de quienes dicen haber estudiado esto con profundidad, deberían tener evidencias extraordinarias, digo yo, así como decía Carl Sagan y otros más antes que él. Se debería trabajar en obtener evidencias comprobables, a través de experimentos repetibles, reproducibles, en condiciones bien definidas.

Porque si fuese ordinario el asunto de extraterrestres, fantasmas, curaciones milagrosas, etc. no habría tantas dudas al respecto. En nuestras experiencias ordinarias, cotidianas, hay una miríada de fenómenos de los que que rara vez nos cuestionamos su existencia u origen:

  • Las cosas caen de arriba hacia abajo.
  • En ausencia de nubes el cielo se nota azuloso de día y parece transparentarse de noche.
  • Sabemos que podemos comunicarnos por muchos medios, de ciudad a ciudad, de país a país, de continente a continente.
  • Es fácil demostrar que el agua se solidifica a bajas temperaturas y que se convierte en gas cuando se le somete a altas temperaturas.

Estos temas (Ovnis, fantasmas, homeopatía, acupuntura, flores de Bach, criptozoología, astroarqueología) son extraordinarios porque, a pesar de las afirmaciones personales de quienes creen en ellos, no son cosa común. No hay forma de que aquí, en mi ciudad, pueda comprobar la visita de inteligencias no humanas (a no ser que se refieran a la inteligencia de los pulpos, de los delfines o hasta de las abejas). Adelante sigue el debate sobre este asunto, con las contribuciones del forista en azul.

De manera que me bastan -siempre desde mi limitada perspectiva- pruebas ordinarias. Porque una “evidencia” sólo es tal en tanto y en cuanto encaja en el marco teórico que se presenta.

Esto último que afirmas es una sobresimplificación. Podría afirmar que quienes practicamos un escepticismo verdadero hemos propuesto modelos alternativos a lo que se presenta como pruebas ordinarias. Y abundo con un ejemplo:

Hace algún tiempo circuló en la TV local de mi país un vídeo casero que captaba una supuesta nave extraterrestre que había descendido sobre un maizal aledaño a una zona urbana. Muy mal grabado mostraba lo que para la dueña del documento era un ser extraterrestre, pequeño, humanoide y con antenas. Yo vi el vídeo con detenimiento, pero de lo observado no pude esclarecer nada concluyente. Según la mujer que tomó el vídeo parecía que el supuesto ser que descendió de la supuesta nave “sabía” el momento preciso en que ella prendía la cámara de vídeo, para ocultarse al siguiente instante. De esta forma las tomas eran borrosas, difusas, cortadas e incompletas.

En ese entonces elaboré una posible explicación para el fenómeno: De ser cierto, de ser verdadero y no un fraude (voluntario o involuntario), la explicación de la elusividad del supuesto ser podría obedecer a que era un terrícola evolucionado (de acuerdo con la mujer parecía humanoide, pero con talla pequeña) viajando desde el futuro para constatar algún suceso importante. De esta forma evitaría ser “registrado” en vídeo para no alterar el posible desenlace de los sucesos en “su” futuro.

Claro que esta explicación se basaba en la idea de que un ser extraterrestre no tendría por qué ser humanoide, pues la forma humana representa un punto de la evolución adaptativa a las condiciones MUY específicas de la tierra. Así que humanoide y elusivo podrían ser características de un viajero en el tiempo… haciendo énfasis en el podrían. Pero para que MI explicación pudiese convertirse en un modelo verificable de lo observado, se requeriría descartar otras explicaciones: Bromas de adolescentes, coincidencias fortuitas, nerviosismo ante una situación poco ordinaria, muestras de la supuesta nave o del supuesto ser, etc.

El vídeo por sí mismo, las declaraciones de la videofilmante, la aparente “destrucción” del maizal, no son evidencias suficientes para afirmar que fuimos visitados por inteligencias futuras o extraterrestres.

…las ciencias duras -y no hablemos de las sociales- tampoco nos dan las “evidencias” que piden para esta fenomenlogía.

Quizá no hayas estado expuesto a ellas, mi estimado. Pero si tienes dudas sobre las evidencias de las que hace uso la ciencia, lánzalas en este foro y te prometo que haré mi mejor intento para que tú mismo encuentres esas evidencias.

Keith demanda un trozo de ovni. Está bien: yo le canjeo un trozo de ovni por un trozo de agujero negro, pulsar, quasar, supercuerda, simple átomo o cualesquiera de todas esas maravillas de la Naturaleza que la Ciencia nos asegura que existen.


Ojo mi estimado. Yo NO he afirmado que tengo la prueba última de los agujeros negros, ni de nada de lo que mencionas, excepto quizás del átomo. Aquí me parece que confundes la realidad con los modelos científicos que la describen.

Haré aquí una diferencia entre modelo y realidad usando el ejemplo de los átomos. Puedes consultar la historia de los modelos en la Wikipedia, que tiene información aceptable. Los modelos del átomo se remontan hasta la época de los antiguos griegos, más como una necesidad filosófica que como una necesidad de experimentar con la realidad.

Pasaron siglos desde los modelos griegos hasta que los experimentos de Rutherford (bombardeo de laminillas muy delgadas de oro con radiaciones) demostraron que esas partículas “indivisibles” presentaban una estructura similar a la de los sistemas planetarios (un centro densamente poblado y cargado positivamente, rodeado de otras partículas “orbitando” a su alrededor y con carga negativa). Lo que llevó a Bohr a establecer su famoso modelo atómico.

Cierto, no podemos ver el átomo individual, principalmente porque las dimensiones vaticinadas por el modelo referido son más pequeñas que la longitud de la onda de luz visible, por lo que no podría haber reflejos o rebotes de luz. Sin embargo, gracias a experimentos muy cuidadosos se pudo elaborar un modelo que predice con extrema exactitud el comportamiento del átomo individual, de conjuntos de átomos y de sus interacciones.

Las evidencias, en este caso, son los resultados de los experimentos originales y de la serie de experiencias que resultan de poner a prueba el modelo descrito. Experiencias, éstas últimas, que formaron parte de mis primeros años como profesional.

La teoría de cuerdas es un modelo alternativo, que abandona la idea de las partículas (que se derivan del modelo de Bohr), muy interesante y muy imaginativo, que desde la óptica matemática (con una inquietante necesidad de explicarse a sí mismo en espacios de 10 dimensiones) es consistente, pero del cual AUN no hay pruebas, evidencias, experimentos que muestren su validez.

…pero, claro, no puede mostrarnos sino sólo convencernos de su existencia (del electrón) a través del estudio de sus efectos sensibles….

Quizá no exista el electrón (por cierto, aún invisible). Pero el modelo que predice su existencia y sus características, puesto a prueba, permite que puedas leer estas líneas.

________________________

Conclusiones: No se trata de decir que no a todo lo que se afirma con relación a los temas discutidos. Más bien se trata de identificar la diferencia entre una afirmación extraordinaria proveniente de un estudioso de los temas esotéricos y la afirmación extraordinaria que proviene de un estudioso de la ciencia (o la tecnología).
La diferencia está en el sustento de dicha afirmación. También lo es la universalidad de los métodos para verificar si las afirmaciones son válidas.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: