Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Hacia una civilización de tipo 1

Posted by keithcoors_00 en 30 julio, 2008

Junto con la política energética, los sistemas políticos y económicos también deben evolucionar.

______________________________

Por Michael Shermer
Traducción: KC

Nuestra civilización se está acercando a un punto de inflexión. Los seres humanos tendrán que hacer la transición de los combustibles fósiles no renovables como la fuente primaria de energía a las energías renovables que nos permitirán prosperar en el futuro. Si fallamos al hacer esta transformación, nos vamos a condenar en las interminables maquinaciones políticas económicas y los conflictos que han asolado la civilización durante el último medio milenio.

Necesitamos nuevas tecnologías para estar seguros, pero sin sistemas políticos y económicos evolucionados, no podremos convertirnos en lo que debemos. ¿Y qué es eso? Una civilización de tipo 1. Me explico.

En 1964 un artículo sobre la búsqueda de civilizaciones extraterrestres, el astrónomo soviético Nikolai Kardashev sugirió usar radiotelescopios para detectar las señales de energía de otros sistemas solares en los que puede haber civilizaciones de los tres niveles de avance: Tipo 1 puede aprovechar toda la energía de su planeta-hogar; Tipo 2 puede cosechar toda la potencia de su sol, y Tipo 3 puede dominar la energía de toda su galaxia.

Sobre la base de nuestra eficiencia energética en ese entonces, en 1973 el astrónomo Carl Sagan estimó que la Tierra representa un tipo 0.7 en la civilización en una escala entre el tipo 0 y tipo 1 (estimaciones más actuales nos sitúan en 0.72). Como la escala Kardashevian es logarítmica – en la que cualquier aumento en el consumo de energía requiere un enorme salto en la producción de energía – tenemos una largo camino antes del 1.0.

Los combustibles fósiles no nos llevarán allí. Las fuentes renovables como la solar, eólica y geotérmica son un buen punto de partida, y junto a la energía nuclear podría eventualmente llevarnos al Tipo 1.

Sin embargo, los obstáculos no son únicamente – ni siquiera principalmente – tecnológicos. Tenemos un historial notable de lograr soluciones científicas a problemas de supervivencia – siempre y cuando exista la voluntad política y las oportunidades económicas que permitan

florecer a las soluciones. En otras palabras, necesitamos una política y economía de tipo 1, junto con la tecnología, con el fin de convertirnos en una civilización de tipo 1.

Estamos cerca. Si utilizamos la escala de Kardashevian para graficar el progreso de la humanidad, ésta mostraría hasta qué punto hemos llegado en la larga historia de nuestra especie desde el Tipo 0, y nos llevaría a ver lo que una civilización de tipo 1 podría ser:

Tipo 0.1: Fluidos grupos de homínidos que viven en África. La tecnología consiste en primitivas herramientas de piedra. Dentro del grupo los conflictos se resuelven a través de jerarquía de dominación, y entre grupos la violencia es común.

Tipo 0.2: Bandas de itinerancia de cazadores-recolectores que forman grupos de parentesco, con un sistema político mayormente horizontal y una economía igualitaria.

Tipo 0.3: Tribus de personas vinculadas a través de parentesco, pero con un más asentamiento y estilo de vida agrario. El comienzo de una jerarquía política y económica con una primitiva división del trabajo.

Tipo 0.4: Jefaturas que consisten en coaliciones de tribus en una sola unidad política jerárquica con un líder dominante en la parte superior, y con los inicios de las desigualdades económicas importantes y una división del trabajo en la que los miembros inferiores
de la clase producen alimentos y otros productos consumidos por no productores de clase alta.

Tipo 0.5: El estado como una coalición política con jurisdicción sobre un bien definido: el territorio geográfico y sus correspondientes habitantes; con una economía mercantil que busca un saldo favorable del comercio en unjuego ganar-perder en contra de otros Estados.
Tipo 0.6: Imperios extienden su control sobre los pueblos que no están cultural, étnica o geográficamente dentro de su jurisdicción normal, con un objetivo de dominio económico sobre los imperios rivales.

Tipo 0.7: Democracias que dividen el poder sobre varias instituciones, que son administradas por funcionarios elegidos por votación a favor de algunos ciudadanos. Los inicios de una economía de mercado.

Tipo 0.8: Las democracias liberales dan el voto a todos los ciudadanos. Los mercados comienzan a adoptar un juego económico no-cero de ganar-ganar mediante el libre comercio con otros estados.


Tipo 0.9: Capitalismo democrático, la mezcla de la democracia liberal y el libre mercado, se está extendiendo en todo el mundo a través de movimientos democráticos en las naciones en desarrollo y amplios bloques comerciales como la Unión Europea.

Tipo 1.0: El mundialismo en todo el planeta, que incluye acceso inalámbrico a Internet, con todo el conocimiento digitalizado y disponible a todos. Una economía completamente mundial con libre mercado en el que cualquiera puede comerciar con cualquier otra persona sin que pueda haber injerencia de Estados o gobiernos. Un planeta donde todos los Estados son democracias en las que todo el mundo tiene la franquicia.

Las fuerzas en el trabajo que podría impedir hacer el gran salto hacia delante a una civilización de tipo 1 son principalmente políticas y económicas. La resistencia de los estados no democráticos para ceder el poder al pueblo es considerable, especialmente en las teocracias cuyos líderes preferirían que todos volvieran a jerarquías de Tipo 0.4. La oposición hacia una economía global es sustancial, incluso en el Occidente industrializado, donde el tribalismo económico todavía domina el pensamiento de la mayoría de los políticos, intelectuales y ciudadanos.

Durante miles de años, hemos existido en un mundo tribal de suma cero en el que una ganancia para una tribu, estado o nación significa una pérdida para la otra tribu, estado o nación – y nuestros sistemas políticos y económicos han sido diseñados para su uso en ese mundo de ganar-perder. Pero tenemos la oportunidad de vivir en un mundo ganar-ganar y convertirnos en una civilización de tipo 1 mediante la difusión de la democracia liberal y el libre comercio, en el que florecerán los beneficios científicos y tecnológicos. Soy optimista porque en el tiempo profundo del evolucionista y en la visión de largo plazo del historiador, la tendencia de líneas para el logro del tipo 1 nos lleva inexorablemente hacia arriba.

Ese es el cambio en el que podemos creer.
_______________________________________

Michael Shermer es profesor adjunto en la Escuela de Política y Economía en Universidad de Graduados de Claremont, editor de la revista mensual Skeptic y columnista de Scientific American. Su último libro es “La Mente del Mercado.”

Artículo original en LA Times.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: