Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

El creacionismo en las escuelas

Posted by keithcoors_00 en 26 septiembre, 2008

Es mejor confrontar a la superstición con la ciencia que hacer caso omiso de la superstición.
Editorial de Nature.
Traducción y comentario: KC

Los titulares fueron condenatorios. “Científico líder insta a la enseñanza del creacionismo en las escuelas”, proclamó El Times de Gran Bretaña el 12 de septiembre, haciendo eco de las noticias que aparecieron ese día en otros muchos medios de comunicación británicos. Las historias afirmaron que Michael Reiss, un investigador en biología y educación, un ministro anglicano ordenado y (hasta el momento), director de educación de la Royal Society, ha defendido explícitamente que la educación del estado ofrezca clases de biología para enseñar creacionismo.

Los informes se equivocaron. En su intervención en el Festival Anual de Ciencia, de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, el pasado 11 de septiembre, Reiss articuló – como lo había antes muchas veces – una visión consistente con la posición oficial de la Real Sociedad: cuando los estudiantes con una base creationista plantean la cuestión en la clase, el profesor debería explicar por qué el creacionismo no es ciencia y qué es la evolución. Sin embargo, el 16 de septiembre, la sociedad anunció la salida de Reiss, argumentando que la mala interpretación de los medios de comunicación habían “conducido a daños a la reputación de la Sociedad” (véase página 441).

Nature no se enteró en exclusiva de las conversaciones entre los periodistas y editores responsables de esta historia, por lo que dejará que ellos examinen cómo una grave tergiversación que podía haber sucedido, y qué lecciones aprender de ella. Tampoco Nature tuvo acceso privado a las deliberaciones internas de la Royal Society sobre Reiss, por lo que dejará a los funcionarios y asociados de este organismo reflexionar sobre quién ha hecho más daño a su reputación.

La difusión de información inexacta en torno a Reiss ha proporcionado un regalo de propaganda a los creacionistas en todo el mundo. Así que para encarar esa confusión, es alentador escuchar la inequívoca postura de uno de los candidatos presidenciales de EE.UU., Barack Obama, sobre la cuestión (véase la página 448 y ‘Un nuevo comienzo para América‘): el creacionismo y diseño inteligente no deben incluirse en un currículo de ciencias. Sin embargo, los científicos y los profesores de ciencias también deben lidiar con el desafío central que se está ocupando de Reiss: cómo responder a los estudiantes que han sido sumergidos en, o confundidos por, el absurdo científico que representa el creacionismo cuando preguntan sobre estas creencias en las clases de ciencias?

Aquellos que sostienen que permitir que el debate sobre creacionismo en una clase de ciencias le da legitimidad, y que los estudiantes que se lo pidan deben estar firmemente dirigidos a llevar sus preguntas a cualquier lado, están equivocados.

Eugenie Scott, director ejecutivo del Centro Nacional para la Enseñanza de la Ciencia en Oakland, California, y durante un largo tiempo defensor de la enseñanza de la evolución, señala que en el mundo real, este tipo de cierra-el-pico-y-llévalo-a-otro-lado como respuesta del profesor, inevitablemente será percibida por el alumno (y sus compañeros) como una humillación personal. Obstaculizará en lugar de fomentar la investigación y la comprensión. También se invitará a las quejas de los indignados padres.

Lo que es más, eso desperdiciaría lo que los educadores con experiencia laman “un momento de oportunidad de aprendizaje”. Con demasiada frecuencia, ese momento es la única oportunidad que una escuela tiene para que alumnos resistentes se enrolen en la discusión de lo que la ciencia tiene que decir al respecto.

En ese momento, un enfoque mucho más eficaz es seguir por la ruta del profesor Reiss: ocuparse de la cuestión sin provocar el ridículo, pero dejando claro que en la ciencia, las teorías deben ser probadas en su validez. “Usted pregunta si la Tierra tiene 6,000 años de edad, y por qué los descendientes de Adán y Eva no tienen relación con los animales inferiores, entonces podemos probar esas hipótesis, y ver lo qué dicen las evidencias”.

Este es un camino difícil y minado para el tránsito de los profesores. Para un ejemplo de cuán delicado es, véase un informe del 23 de agosto en el New York Times de cómo un maestro en la Florida abordó esos problemas (véase el http://tinyurl.com/48374f). En particular, se requiere que los profesores tengan confianza en el conocimiento y la comprensión de la evolución, a fin de que puedan aprovechar los momentos de oportunidad de aprendizaje. La triste noticia, según las encuestas, es que muy pocos profesores de biología tienen comprensión del tema: la evolución no siempre es enseñada en las universidades y colegios donde los profesores aprenden biología. Y eso sucede en el mundo desarrollado; en los países pobres y los países en desarrollo, a menudo los profesores no reciben ninguna formación en evolución.

Graduados y postgraduados en Biología que no han encontrado hasta a la fecha evidencias de la evolución en acción – en los fósiles, en los microbios, en genomas – han sido mal atendidos durante su formación. La educación superior en general, y los departamentos de biología en particular, también están en la línea del frente de batalla entre la creación y la evolución.
______________________
Comentario.

La línea en Ahuramazdah es el respeto a las personas con creencias en este tipo de temas, pero eso no quiere decir que uno deba rehuir al debate en estas cuestiones. Como lo muestra la línea de muchas entradas cuyo título tiene que ver con debates sobre temas controvertidos, en Ahuramazda se propicia estos intercambios a través de la participación en foros de temáticas diversas.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: