Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

La lista de los 10 mejores observatorios

Posted by keithcoors_00 en 10 febrero, 2009

En este mundo no es necesario hablar, sólo observar.

Anónimo


Desde Nature News
Por Eric Hand
Traducción: KC



No hace falta ser un gran espejo para tener un gran impacto. El Sloan Digital Sky Survey, un proyecto realizado con un modesto telescopio de 2.5 metros de ancho en Nuevo Mexico, realizó el trabajo más citado en la ciencia durante 2006, según un nuevo análisis de los diez observatorios astronómicos de “alto impacto” (1).

“Mide qué tan importante es la ciencia del telescopio”, afirma Juan Madrid de la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, de la tabla que ha publicado con los diez más importantes (top ten) para la mayoría de los años desde 1998. “En cierta forma es una medida de qué tan bueno es el comité de asignación de tiempo y qué tan bueno bueno es el telescopio. También quiero decir que mide qué tan buenos son los científicos “.

Asimismo, en los cinco primeros está otro modesto telescopio – el Swift, un satélite que observa las ráfagas de rayos γ – seguido de tres gigantes tecnológicos del mundo de la astronomía: el Telescopio Espacial Hubble, los cuatro telescopios de 8 metros del Observatorio Europeo Austral, en Paranal , Chile, y los telescopios dobles de 10 metros en Keck, Hawai.

El cuadro muestra que las ventajas tecnológicas de un telescopio pueden empujarle a la parte superior de la lista, pero también que la cultura y las limitaciones de funcionamiento de la institución son importantes. Sin embargo, algunos astrónomos advierten de que las citas son sólo uno de los muchos parámetros que deben utilizarse para evaluar el valor de un observatorio.

“Creo que algunos de ellos deben ser considerados en su conjunto en la determinación de los observatorios que son importantes”, dice Robert Williams, presidente electo de la Unión Astronómica Internacional y ex director del Instituto Científico del Telescopio Espacial en Baltimore, Maryland, que opera el telescopio Hubble.

Amos del Universo

Madrid comenzó la compilación de citas de su clasificación en 2001 mientras trabajaba en el Instituto Científico del Telescopio Espacial. Fue un tiempo, dice, cuando la voluntad política para la renovación del Hubble no era muy fuerte. Su método: tomar los 200 documentos más citados de un año dado, desechar los documentos de teoría, determinar los responsables de observatorios para el resto de artículos, y prorratear las citas adecuadamente. Su último ranking, aceptado para su publicación en el Boletín de la American Astronomical Society, es de documentos muy citados a partir de 2006, ya que toma un par de años para acumular citas.

Las clasificaciones han servido bien al Hubble: el telescopio ha estado entre los cinco primeros los años que Madrid ha publicado su tabla. Otros observatorios destacan en las clasificaciones por breves períodos antes de desaparecer en la distancia. El Wilkinson Microwave Anisotropy Probe, por ejemplo, ocupó el primer lugar en 2003, tras la liberación de datos de su mapa seminal del fondo cósmico de microondas. Fue cuarto en 2004. Pero como sus datos han sido extraídos, ha caído desde lo alto: no ha logrado estar en el top ten en 2006.

El Sloan Digital Sky Survey, por el contrario, ha ido en ascenso: era el observatorio más citado en 2004 y 2006, los dos últimos años en los que Madrid ha realizado su análisis. El Survey ha permitido desentrañar la estructura de la vía Láctea y medir indirectamente el efecto de la energía oscura sobre la aceleración de la expansión del Universo, según el portavoz del Survey, David Weinberg de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus. “No es un enorme o ruidoso telescopio , pero tiene instrumentos muy poderosos”. Apunta hacia la riqueza del conjunto de datos, junto con su uniformidad y la rápida disponibilidad pública, como razones de por qué tantos científicos, muchos de ellos fuera del consorcio Sloan, han realizado una importante labor con sus datos.

Ganadores y perdedores

Algunos astrónomos se han preguntado en voz alta sobre algunas ausencias notables en la lista de los diez mejores, incluyendo a Géminis, un observatorio con dos telescopios de 8 metros – uno en Hawai y uno en Chile. El presidente del comité de ciencia del Géminis, Timothy Beers de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, señala el hecho de que estos telescopios fueron diseñados más para las observaciones en la parte infrarroja del espectro que para trabajar en la zona óptica, por lo que producen propuestas para una pequeña comunidad científica. “Estos telescopios no han sido instrumentados como caballos de trabajo”, dice. “Y sigue siendo un problema.” Sin una gama más amplia de instrumentos para un más amplio espectro, los científicos, dice Beers, “votan con los pies y van a otros observatorios”.

Otra cuestión, dice, es el control sobre la cantidad de tiempo de telescopio, que es siempre limitada. Telescopios de propiedad y operación privada, como el Keck, pueden dar grandes cantidades de tiempo a los pequeños grupos de científicos con el fin de obtener jugosos temas. Géminis, un consorcio financiado con fondos públicos que representan a siete países, tiene siete comités de asignación de tiempo. Esto hace más difícil organizar campañas largas y unificadas – aunque Beers reconoce que las grandes bases de datos creadas a partir de campañas largas tienden a crear ciencia de alto impacto.

Pero la mayoría de los astrónomos de acuerdo en que una métrica con base en citas es sólo una de las muchas formas de medir un observatorio. Otras cifras incluyen la tasa de producción de documentos científicos, así como la tasa de exceso de suscripción – la relación de propuestas de experimentos contra las aceptadas. “Mi opinión general es que la manía de citas ha llegado a un nivel absurdo”, dijo Weinberg. “Pero, ¿esto hace la diferencia? Creo que sí, especialmente cuando usted está tratando de recaudar fondos. ”

Así las cosas, Weinberg estaba seguro de presentar las clasificaciones basadas en los datos de 2004 – y la presencia del Sloan Digital Sky Survey en el tope de la lista – a la hora de solicitar una prórroga de seis años para el proyecto. El Survey terminó ganando 9 millones de dólares de los EE.UU. de la National Science Foundation (NSF), el verano pasado. “¿Qué impacto tuvo esto en los revisores y en los oficiales del programa NSF? No lo sé. Pero ciertamente tiene algo. Y debería tenerlo”.

Referencias
(1) Madrid, JP y Macchetto, FD. observatorios astronómicos de alto impacto. Preimpresión en http://arxiv.org/abs/0901.4552v1 (2009).

Imagen: Messier 51, la Galaxia Whirlpool. Sloan Digital Sky Survey

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: