Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Misivas desde el averno: gracioso si no fuese trágico. Parte 1

Posted by keithcoors_00 en 11 marzo, 2009

Sin el tiempo, esa invención de Satanás, el mundo perdería la angustia de la espera y el consuelo de la esperanza.

Antonio Machado


En este medio electrónico, he tenido la oportunidad de leer muchas cartas, hechas en nombre de dudosas entidades, pero evidentemente escritas por personas cuyo propósito pareciera ser el causar una reacción en los lectores. En el mejor de los casos, una reacción positiva, de conciencia reflexiva, de responsabilidad; y en el peor, una reacción de culpa, de autoflagelación o de falsa vergüenza.

Les platico ahora, mis queridos lectores, de una carta supuestamente escrita por satanás, que me parecería cómica en extremo, si no fuese trágica por las implicaciones que tiene el propósito de la persona que la escribió. La carta completa se puede ver aquí.

En principio, puede decirse que evidentemente está dirigida a los jóvenes católicos/cristianos que:

  • No rezan
  • No bendicen sus alimentos
  • No leen la biblia
  • Ven películas pornográficas
  • Asisten a espectáculos en vivo
  • Se la pasan “bien”
  • Reconocen que “son jóvenes” y que tienen derecho a gozar de la vida
  • Disfrutan los chistes colorados
  • Escuchan “música vulgar y de doble sentido” (sic)
  • Difaman y se revelan contra “su dios”
  • Bailan (¡WTF!)
  • Permiten que los niños se desvíen “viendo la TV”
Así que los que no son jóvenes o no son cristianos, no estarían incluidos; y si tú, amable lector, caes en esta última clasificación, te suplico, de rodillas, que no te sientas aludido por este satanás que manda “cartitas”.

Prosigamos. Otras características que debe tener el público “target” de esta carta incluyen que caen por su propia cuenta, buscan los momentos propicios, se exponen a situaciones peligrosas y buscan los ambientes de satanás.

Y lo más interesante, deben ser estúpidos, porque si tuvieran “…algo de sesos” cambiarían de ambiente y compañías, recurrirían a “…la Biblia en busca de concejos (sic) de vida y entregarían realmente su vida al que dicen llamar ‘su Dios’, y aún vivir más, el resto de sus años bajo la guía del Espíritu Santo”.

Termina la “cartita” de satanás con una postdata intimidatoria: “P.D. Si realmente me amas, no muestres esta carta a nadie. Que Jehova te reprenda.”

Como dijo Jack el Destripador: Vayamos por partes.

No voy a abundar mucho en que la autoría de esta carta es 100% humana. De otra forma no sería necesario que yo la mostrase al atento auditorio de lectores de Ahuramazdah. Ahora bien, pasada la impresión inicial surge la pregunta ¿qué tipo de humano es el que escribe una cartita como ésta? ¿Qué le motiva a hacer semejante ridículo? Por lo pronto se podría decir que hace un intento de “meterse” en la forma de pensar de un ente cuya existencia es de lo más dudosa. Quiere hacerse pasar por un personaje de pastorela que intenta congraciarse con un “pecador” estúpido.

La redacción del texto no es de lo más atinada o precisa que digamos. Se entiende lo de las películas XXX (que dicho sea de paso, pueden freír los sesos de cualquiera que las vea, por obra y gracia de las ondas de negatividad que emanan desde los instintos animales y materialistas de los actores y actrices que en ellas trabajan, y que quedan estampados en los medios que las contienen, sean vídeo cintas o DVD’s). Lo que resulta pueril en extremo es eso de asistir a espectáculos en vivo y “pasársela bien”. Siendo satanás el supuesto redactor podría haber sido más explícito nombrando una lista de los vicios que esto implicaría: drogas, alcohol (del 96), apuestas ilegales, lenocinio, prostitución, sodomía, coprofilia, canofilia, halterofilia, y otras filias igualmente horrorosas y pervertidas. Ir a ver a un coro de monjas cantando el ave maría cuenta como asistir a un “espectáculo en vivo”, por lo que el sólo mencionarlo así demuestra la estupidez del autor (o autora).

Gozar de la vida. Otro asunto de o más ridículo. Si no se goza de la vida ¿se debe gozar de la muerte? o bien la alternativa ¿La vida es para sufrir y no gozar? Esto ya implica una manipulación muy perversa al estilo de los sectores más conservadores de la iglesia: Opus Dei, Caballeros de Colón, y otras agrupaciones igualmente enajenantes.

Escuchar música “de doble sentido” y vulgar. Quizás se refería a la letra, pero música de doble sentido sería tanto como música que se puede oír al derecho y al revés ¡Vaya pendejada! El vals fue considerado como “vulgar” por los sectores conservadores de la sociedad Victoriana del siglo XIX. Así que, de acuerdo con esta cartita, bailar el vals sería equivalente a satanismo.

Buscar los momentos propicios. Y se supone que buscar un momento propicio es cosa de satanás y que si hay un momento propicio, digamos, para ayudar a un accidentado no habría que hacerlo so pena de ser “satánico” y luego ser reprendido por Yaveh. Quizás si no se es médico se pueda incurrir en alguna responsabilidad frente al tratamiento de un accidentado.

Exponerse a situaciones peligrosas. Sabiendo que el mayor número de muertes accidentales es debido a incidentes de tránsito, salir en auto, en autobús o simplemente a caminar a la calle sería exponernos a situaciones peligrosas.

Por lo anterior, la conclusión lógica de la cartita de satán sería que para no ser “satánico” uno debería:

  • Quedarse en casa a rezar y leer la biblia las 24 horas del día. De esta forma uno no se expone a situaciones peligrosas, no se expone a gozar de un buen sueño o de una buena comida, y menos a ver la TV so pena de desviar a los niños.
  • Escuchar sólo música consistente en una nota, carente de ritmo o armonía, para evitar que se interpretase diferente si se escucha al revés y evitar también el satánico deseo de moverse al ritmo.
  • Comer solo hostias benditas.
  • Reenviar esta carta de satán a todo el mundo, para no recibir el regaño del Jefe de Jefes.

Pensando en lo anterior es cuando empiezo a ver lo trágico de este intento. Porque, como he dicho en otras ocasiones, al pobre diablo le achacan todos los males del mundo, cuando realmente ha muerto más gente (en forma violenta) en el nombre de dios que en el nombre del pobre diablo. Y no es que le compadezca. Creo tanto en el diablo como en dios, o sea nada. Y no creo en ellos porque no hay evidencia de su existencia en forma independiente de la fe individual.

Resulta trágico porque implica que, para el autor de esta cartita, la inteligencia sólo radica en seguir los dogmas de fe. También porque es un intento de desviar la propia responsabilidad de la gente (y en especial de la gente joven), haciéndoles creer que el desvío de una vida de virtud y sufrimiento significa, además de estupidez, caer en el juego de un personaje que sólo muestra su existencia en las pastorelas y en la imaginación de los enajenados. No hay vuelta de hoja, somos responsables de lo que hacemos y lo que hacemos es resultado de lo que pensamos.

No hay tal cosa como un satánico hacker que se meta en nuestra mente para alterar nuestros pensamientos y hacernos caer en los supuestos de esta ridícula cartita.

Imagen: Único demonio del que tengo noticia: El Demonio de Tasmania.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: