Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Carrera de armas en la naturaleza

Posted by keithcoors_00 en 30 marzo, 2009

Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten.

Nicolás Maquiavelo


Desde el New York Times
Por NICHOLAS WADE
Traducción: KC



La naturaleza tiene fama de tener color rojo en los dientes y garras, pero muchas carreras de armamentos en todo el reino animal se caracterizan por la moderación en lugar de la carnicería.

La competencia entre los machos es a menudo expresada en forma de elaboradas armas de hueso, cuerno o quitina. Las armas suelen comenzar pequeñas y luego, bajo la presión de la competencia, pueden evolucionar para alcanzar proporciones gigantescas. El alce irlandés, ahora extinto, tenía astas con un tamaño de 4 metros. El inconveniente de este magnífico adorno, sin embargo, es que la pobre bestia que tenía que llevar más de 40 kg de hueso en su cabeza.

En una nueva revisión de la selección sexual, una forma especial de selección natural que conduce a extravagantes decoraciones y armamentos, Douglas J. Emlen, un biólogo de la Universidad de Montana, ha reunido ideas sobre las fuerzas de la evolución que han hecho las armas de los animales tan diversas.

La selección sexual fue la solución de Darwin a un problema planteado por lo estorboso de las armas desarrolladas por muchas especies, y lo barroco de los adornos elaborados por otras. Parecían desventajas positivas en la lucha por la supervivencia y, por tanto, contrarias a su teoría de la selección natural. Para tener en cuenta estas extravagancias, Darwin propuso que tanto las armas como los ornamentos debieron haber sido configurados por la competencia para el apareamiento.

En su opinión, la evolución de los armamentos fue impulsada por la lucha entre los machos por las hembras, mientras que los adornos surgieron de la elección, en gran parte por las hembras, de las características apreciadas en los machos. Los biólogos modernos han dedicado considerable atención a la elección femenina y cómo ha conducido a una desenfrenada profusión de alta moda en animales, desde el plumaje de las aves a los colores de las mariposas. Menos atención se ha prestado a la igualmente rica diversidad de las armas de los animales.

El Dr. Emlen dijo que se interesó en el armamento animal después de estudiar las especies de escarabajos de estiércol en Panamá especializadas en excretas de mono. Amplió sus estudios a los escarabajos del estiércol en todo el mundo y observó un patrón en sus armas. Los escarabajos del estiércol pueden haber empezado su carrera de gran éxito alimentándose de los excrementos de los dinosaurios, y entonces diversificándose a los de mamíferos. Tienen dos estrategias principales. Algunos, como los escarabajos, cortan trozos de estiércol y los ruedan lejos para su consumo privado. Otras especies excavan y llevan el estiércol a un depósito en sus túneles.

El Dr. Emlen observó que sólo la especie de túnel de escarabajos de estiércol había evolucionado con cuernos, que los machos utilizan para proteger sus túneles de otros machos. Los escarabajos que ruedan el estiércol lejos, también luchan todo el tiempo con otros machos, pero están descornados.

“Me fasciné con los animales de extrañas morfologías que te hacen preguntar cómo en el mundo podrían haberse apareado”, dijo el Dr. Emlen. Después de recoger artículos sobre “todo lo que había sobre estructuras inusuales”, comenzó a ver un patrón en quienes desarrollaron armas y quienes no lo hicieron. Siempre que hubo algún recurso que pudiera utilizarse para monopolizarlo y usarlo como ventaja reproductiva, los machos desarrollan armas para luchar contra otros machos.

El costo por desarrollar y llevar el arma, el Dr. Emlen dedujo, se ve compensado por el mayor acceso a hembras adquiridas por tener una preciada posesión como una fuente de alimento o un túnel, donde las hembras pueden poner huevos.

El Dr. Emlen notó una tendencia en las armas para comenzar pequeñas, como protuberancias de hueso, para después evolucionar hacia formas más ornamentadas. Las armas pequeñas son bastante destructivas, ya que su única función es atacar a otros machos. Pero armas más barrocas, a pesar de su aspecto más temible, parecen causar menor pérdida de vidas.

La razón es que las armas más amenazantes a menudo han adquirido una función de señalización. En lugar de arriesgar sus vidas en combates mortales, los machos pueden evaluar las fortalezas de un rival por el tamaño de sus armas, y declinar la lucha, si parece que pueden salir vencidos. La ornamentación de armas también se presta a la lucha ritual en el que los machos entrelazan sus cuernos y evalúan la fuerza del oponente sin herirse uno al otro.

“La más elaboradas armas raras veces causan daños reales a los opositores, pero estas estructuras son muy eficaces para revelar diferencias sutiles, incluso entre los machos en cuanto a tamaño, estado o condición física”, escribe el Dr. Emlen en la Revista Anual de Ecología, Evolución y Sistemática .

Dado que las armas se deben usar de vez en cuando, son señales realistas de la aptitud de un macho. Esta información es de mayor interés para las hembras, que siempre están en busca de señales verdaderas e inequívocas de la calidad de un macho. Geerat Vermeij, un biólogo evolutivo en la Universidad de California, en Davis, y experto en la carrera de armamentos entre los moluscos y sus depredadores, dice que está de acuerdo con el Dr. Emlen en que las armas se inician tan pronto como se sabe que hay algo que defender. Pero el Dr. Vermeij dijo que era “escéptico sobre la conclusión de que armas inicialmente dañinas se convierten en armas para mostrar”. Los cangrejos, por ejemplo, rápidamente pierden sus tenazas en combate, dijo.

Scott Sampson, un experto en dinosaurios del Museo de Historia Natural de Utah, dice que entre los ungulados, las armas se convirtieron a menudo en menos peligrosas, cuando los animales comenzaron a vivir en grandes rebaños y los machos cooperaban en la defensa de las hembras contra los depredadores.

¿Cuánto de esta teoría de armas de los machos se aplica a un grupo no está incluido en el estudio del Dr. Emlen, el de los primates, en particular el de los seres humanos?

La gente tiene dientes y garras patéticamente insignificantes en comparación con el armamento de otras especies dominantes. Este es un signo no de intención pacífica, sino del hecho de que los humanos fabricamos armas. La armas fabricadas, al igual que las biológicas, han asumido una función de visualización – piense en la temible apariencia de los cascos de los samurai o de los caballeros con armadura, o en los amenazantes cohetes y tanques que desfilaron por la Plaza Roja de Moscú en los días de la Unión Soviética.

Los machos de otras especies de primates utilizan con frecuencia la apariencia en su competencia con otros, y el despliegue “parece resolver los conflictos sin violencia física”, dijo Robert Seyfarth, experto en comportamiento de primates en la Universidad de Pennsylvania. Especialmente entre los babuinos, las muestras a menudo adoptan la forma de bostezos, que proporcionan a los machos la oportunidad de exponer sus impresionantes caninos.

Otro despliegue utilizado por los babuinos para intimidar a los rivales es su llamada de “peto”, que puede ser escuchada en varios kilómetros y es una de las más potentes entre los mamíferos terrestres.

Entre las personas, la palabra y otros comportamientos pueden haber desempeñado funciones junto con las armas para impresionar a otros hombres y encantar a las mujeres. Es “muy razonable suponer que, mientras evolucionamos como seres humanos y nuestra cultura se hizo más compleja, las habilidades de fabricación de herramientas y otras conductas culturales se impusieron a los rasgos anatómicos como ‘indicadores’ de la habilidad competitiva de un varón”, dijo el Dr. Seyfarth.

Sin embargo, hay menos razones para pensar que las armas se convirtieron en menos destructivas a medida que se hicieron más elaboradas, como sostiene el Dr. Emlen en el caso de las armas animales. En ocasiones, una nueva arma parecía demasiado terrible para uso general, como la ballesta, que la iglesia ordenó que sólo podía ser desplegada contra sarracenos y no contra los hermanos cristianos. Pero las restricciones pronto desaparecieron a medida que el arma se hizo más común, y sólo en la edad moderna, con el advenimiento de los arsenales químicos, biológicos y nucleares, es que las personas dudan seriamente que estas armas se lleguen a utilizar.

“No hemos reducido la letalidad de las armas, a pesar de que, de hecho, las anunciamos y utilizamos como despliegue, tal y como los demás animales lo hacen”, dijo el Dr. Vermeij.

El interés del Dr. Emlen no está en cómo su regla de evolución de las armas podría aplicarse a las personas, sino en por qué las armas entre los animales es tan variada, desde los gigantescos cuernos del escarabajo rinoceronte, a la cola tipo mazo del ankilosaurio y las sierras del pez sierra. Su respuesta es que una variedad de procesos evolutivos llevaron al desarrollo de las armas, desde la competencia entre los machos, el despliegue de funciones y la rapidez de la selección sexual. La moraleja de la historia, al menos para los animales, es que un gorgojo que se inicia en una carrera de armamentos puede acabar con sus descendientes armados como un escarabajo rinoceronte.

Imagen: Escarabajo de estiércol. Olga Helmy y Douglas J. Emlen
.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: