Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

¿Existe el “toque de vida”?

Posted by keithcoors_00 en 3 agosto, 2009

Solo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda no me acuerdo.

Woody Allen

Prosiguiendo con las dudas existenciales que tanto quitan el tiempo (mas no el sueño), una duda que aun me asalta es la que tiene que ver con la posibilidad de dar vida.

Pienso que una de las razones por las que aun se piensa que la presencia de un alma, un espíritu o una esencia intangible la diferencia es lo que hace la diferencia entre lo vivo y lo que no está vivo, es que no ha habido un forma probada y comprobada de fabricar vida a partir de elementos básicos, generando la inclinación a pensar que sólo dios pude “hacer” vida.

Bueno, dios o una especie de divino “toque de vida”.

Yo no sé si exista un toque de vida, pero resulta notable que a pesar de los esfuerzos de científicos como Stanley Miller desde hace más de 50 años, aun no haya sido posible “crear” vida a partir de elementos sin vida. Repasemos los hechos.

  1. Hasta ahora sólo es posible observar el proceso de hacer vida cuando los seres vivos se reproducen o mediante clonación.
  2. Aunque en el experimento de Miller se obtuvo una especie de Sopa Biótica con una gran cantidad de aminoácidos, estos mismos no fueron capaces de replicarse.
  3. El descubrimiento del ADN, no obstante haber sido un avance extremadamente importante para la Ciencia, no trajo consigo la “receta de la vida”: Por si mismo, el ADN no genera vida. Es necesario que una célula viva (¡necesariamente viva!) “interprete” el código genético para reproducirse.
  4. La clonación, aunque es un proceso artificial de creación de nueva vida, forzosamente parte de un óvulo fecundado vivo, al cual se le transfiere la información genética.
Suponemos inteligentemente que la vida se originó en nuestro planeta a partir de esa especie de “Sopa Biótica”, pero no hemos sido capaces de reproducir el proceso para demostrarlo en el laboratorio. Sólo tenemos las evidencias fósiles.

Las primeras pruebas de vida en la Tierra vienen de alfombras fosilizadas de cianobacterias llamadas estromatolitos en Australia que tienen aproximadamente 3,400 millones de años. Pero aunque se sepa con cierta aproximación cuando surgió la vida en la Tierra, aun no se sabe con certeza cómo fue que se formó.

Si partimos del hecho observable que sólo la vida da vida (al estilo de una semilla o una espora), es plausible pensar en la hipótesis conocida como panspermia, que postula que la vida pudo haber llegado desde el espacio exterior. La panspermia sería una teoría siempre y cuando se cumplieran estos requisitos:

  1. Que se pudiese demostrar que una semilla de vida pudiese resistir los ambientes de vacío, baja temperatura y alta radiación que predominan en el espacio exterior.
  2. Que además de resistir esas condiciones no se destruyera totalmente al ingreso a la Tierra
  3. Que hubiese evidencia actual de que la vida existe fuera de esta roca. Vida que además pueda cumplir con las condiciones 1 y 2.
La hipótesis de la panspermia apoyaría el punto del “toque de vida”, pero aun no lo explica. Y no lo explica porque aun no es posible obtener evidencia de la existencia de la “esencia de vida“, alma, ánima, espíritu, energía universal o lo que sea.

Así que la pregunta de esta entrada es. ¿Es posible crear vida en el laboratorio a partir de elementos básicos inanimados? O bien sólo se tiene la alternativa que pareciera estar ligada con el “toque de vida”.

Yo espero que algún día se pueda obtener algún tipo de vida en en laboratorio, aunque los místicos se desgarren las vestiduras diciendo que el hombre se quiere convertir en dios, o bien que desea hacer realidad la fantasía de Mary B. Shelley vertida en su creación “Frankenstein o el moderno Prometeo” (1817). Pero resulta curioso, después de todo que dios sólo tenga sentido de existencia real para aquellos que tienen fe: aun no hay forma de que demostrar la existencia de dios mediante un método independiente de la fe. Al menos la obra de Shelley es real.

Imagen: Miller y su famosa retorta. Desde Wikipedia.
Música recomendada para escuchar mientras se lee la entrada: Frankenstein, por Edgar Winter.
Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: