Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Celebración del equinoccio en Teotihuacán

Posted by keithcoors_00 en 21 marzo, 2010

Advertir la vida mientras se vive, alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza, disfrutar del tiempo y de las personas que lo habitan, celebrar la vida y el sueño de vivir, ése es su arte.

Doménico Cieri Estrada


La gente con una inclinación mística suele creer que en ciertos momentos de la órbita de la Tierra alrededor del Sol tienen significados que están más allá del desagradeble acné mental (como solía decir Mario Vargas, célebre locutor de radio de la década de 1970).


Y uno de esos momentos es el que representa el paso aparente del Sol en perpendicular sobre el Ecuador terrestre. Lo que se conoce como equinoccio. El equinoccio que correspondió a esta fecha es el de primavera para el hemisferio Norte, y de otoño para el hemisferio Sur.


Yo no sé que carajos tenga de especial este momento astronómico. Digo, aparte de la curiosidad del ángulo recto. Pero mucha gente cree que en ese momento uno se “carga de energía”. De cualquier forma, acepté compartir esta celebración de perpendicularidad con algunos de mis amigos que tienen ese tipo de creeencias. Y eso no provoca ningún tipo de prurito en mis convicciones.


Más bien lo que provoca es un análisis conductual (ay sí, como si fueras sicólogo) de tal comportamiento grupal. Para ello pretendo mostrar evidencias de ese comportamiento grupal:


Los seres humanos se congregan para visitar las ruinas de civilizaciones extintas hace ya varios siglos. Se dice que en estas ruinas hay “algo” especial y digno de ser tomado en cuenta cada vez que el sol hace una perpendicular con el ecuador terrestre. Se supone que al ascender a una pirámide, se adquirirá algo así como una “recarga” de potencia, de energía, de una especie de sustancia energética especial universal, cósmica, mística y espiritual que, de alguna forma oculta para el conocimiento de la ciencia, activa nuestro cuerpo.


Y yo me pregunto: ¿No sería mejor esperar los rayos del sol cuando se encuentran en forma perpendicular con el punto específico de esas ruinas? Digo, sólo por celebrar la perpendicularidad y aprovechar el máximo que el solo nos podría dar (aparte de la obvia radiación electromagnética en el intervalo visible de frecuencias).


Las ruinas a que me refiero son las de Teotihuacán. Y las fechas en que los rayos del sol caerían en forma vertical sobre este punto específico de la Tierra serían el 4 de junio y el 3 de julio (después de haber llegado el Sol al trópico de Cáncer el 19 de junio), a eso de las 11:30 hora local, si mis cálculos cosmológicos no me fallan.


Pero que los rayos del Sol NO lleguen en forma vertical en esta fecha no fue obstáculo, como decía, para convivr con mis anaranjados amigos en las ruinas de Teotihuacán, aproximando la fecha y hora de nuestro encuentro con al hora en la que este equinoccio sucedería (el 20 de marzo alrededor de las 11:32 hora local).


Así que, mis estimados lectores, comparto las siguientes imágenes que atestiguan mi paso por las pirámides de Teotihuacán, México, en esta mística fecha. No para “cargarme de energía” (porque finalmente invertí bastante energía en subir a las principales pirámides de este complejo arqueológico, y créanme, no la recuperé sino hasta haber comido un buen pozole acompañado de un par de Coronas, y haber dormido unas 10 horas), sino para convivir con mis entrañables amigos de la juventud.


Al pie de la Pirámide del Sol
Al pie de la Pirámide de la Luna



Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: