Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Los rumores en Astrofísica viajan a la velocidad de la luz

Posted by keithcoors_00 en 3 agosto, 2010

No siempre es la multitud la poseedora de la verdad absoluta.


André Maurois



Desde el NY Times
Por Dennis Overbye
Traducción: KC



Dimitar Sasselov, un astrofísico del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica, iluminó la Internet el mes pasado con una declaración que conmovió el alma de cualquiera que alguna vez soñó con encontrar vida u otro hogar en las estrellas.


Blandiendo los datos de Kepler, el satélite de la NASA para búsqueda de planetas, durante una charla en TED Global 2010 en Oxford el 16 de julio, el Dr. Sasselov dijo que la misión había descubierto 140 planetas similares a la Tierra en un pequeño trozo de cielo en la constelación del Cisne, en la que Kepler ha estado realizando búsquedas durante el último año y medio.


“El siguiente paso después de Kepler será estudiar las atmósferas de los planetas y ver si podemos encontrar señales de vida”, dijo.


La semana pasada, el Dr. Sasselov estaba ocupado comiéndose sus palabras. En una serie de mensajes publicados en el sitio Web de Kepler, el Dr. Sasselov reconoció que debería haber dicho “planetas del tamaño de la Tierra”, es decir cuerpos rocosos con menos de tres veces el diámetro de nuestro propio planeta, en lugar de “planetas similares a la Tierra”, con sus connotaciones de imágenes oxigenadas en azul y verde. Estaba hablando en la jerga geofísica, explicó.


Y debió haberlos llamado “candidatos” en vez de planetas.


“La misión Kepler está diseñada para descubrir planetas de tamaño terrestre, pero aún no ha descubierto ninguno; en este momento hemos encontrado sólo los candidatos a planeta”, escribió.


En otras palabras: es necesario seguir avanzando, no hay nada que ver aquí.


He oído mucho de eso últimamente. Llámalo el blues de dos sigma. Dos sigma es la jerga matemática para la medición o el descubrimiento de algún tipo que se eleva lo suficientemente alto por encima del ruido aleatorio para ser interesante pero no suficientemente alto como para decir nada realmente concluyente. Para el registro, el criterio de un auténtico descubrimiento se conoce como cinco-sigma, lo que sugiere que hay menos de una probabilidad entre aproximadamente 3 millones de que sea un error. Sin embargo, dos sigma, con una oportunidad de un 2.5 por ciento de equivocarse, es lo bastante alto como para crispar la atención.


Hace apenas tres semanas, los rumores fueron arrojando lumbre en su camino hasta Gawker, acerca de que los investigadores en el Fermilab en Illinois habían descubierto el bosón de Higgs, una muy famosa partícula que supuestamente imbuye a otras partículas con masa. El efecto rumoreado fue mucho menos que el estándar de un cinco sigma que cambiaría el mundo. Y cuando los físicos del Fermilab informaron sobre su trabajo en París la semana pasada, aún no había rastro de la tan buscada partícula de Higgs.


Los científicos en los aceleradores de partículas no tienen toda esa diversión. El invierno pasado, los físicos trabajaron hasta en un estado de “histeria grave”, en palabras de un físico, sobre los rumores de que un experimento en el fondo de una antigua mina de hierro en Minnesota había detectado el supuesto mar de partículas subatómicas conocidas como materia oscura, que se piensa que constituye el 25 por ciento del universo.


Los físicos de todo el mundo estuvieron en sintonía con Webcasts en diciembre para escuchar a los científicos del equipo, llamado Búsqueda Criogénica de Materia Oscura, ofrecer un par de conversaciones simultáneas en Stanford y Fermilab, e incluso el mismo New York Times había reservado su primera plana, sólo para escuchar que el experimento había detectado sólo dos partículas, una más de lo que se habría esperado encontrar por casualidad.


Todos nos fuimos a la cama esa noche en el mismo mundo en el que habíamos despertado.


Un culpable aquí es la Web, que se inventó para fomentar una mejor comunicación entre los físicos, en primer lugar, pero ha demostrado ser igualmente buena para difundir desinformación. Pero otro culpable, me parece, es el deseo por algún descubrimiento fundamental sobre la naturaleza del universo – el anhelo de despertar en un mundo nuevo – y un creciente sentimiento entre los astrónomos y los físicos de que estamos, de hecho, cerca de enormes cambios con el advenimiento de cosas como el Gran Colisionador de Hadrones en Ginebra y la nave espacial Kepler en el espacio.


No se puede decir mucho sobre lo que el descubrimiento de la materia oscura o la caza final del bosón de Higgs haría por la persona promedio, excepto parafraseando a Michael Faraday, el químico Inglés del siglo 19 que descubrió las leyes fundamentales del electromagnetismo. Cuando se le hizo la misma pregunta acerca de la electricidad, dijo que algún día sería sujeta de impuestos. En su momento, nada parecía más lejos de la realidad cotidiana que la teoría general de la relatividad de Einstein, la teoría de la gravedad como una deformación del espacio-tiempo, pero ahora está en el corazón del sistema GPS, sin la cual somos cada vez más incapaces de navegar por el mar o incluso las calles.


El mayor beneficio de responder a estas preguntas – ¿de qué está hecho el universo?, o ¿de dónde procede la masa? – podría ser tener mejores preguntas. Los cosmólogos han pasado el último siglo preguntando cómo y cuando el universo comenzó y cómo terminará o cuántas clases de partículas y fuerzas son necesarias para que se mantenga en equilibio, pero tal vez deberíamos preguntarnos por qué es que sentimos la necesidad de pensar en términos de principios y finales o de partículas en todo caso.


En cuanto a los planetas, no espero ver botas sobre Marte antes de morir, pero no puedo esperar para saber verdaderamente dónde hay un planeta habitable, similar a la Tierra, gracias a Kepler y las misiones que hayan de tener éxito. Si existen esos planetas dentro de unos pocos años luz de aquí, puedo imaginar la presión para construir y enviar una sonda, un robot, presumiblemente, a investigar. Sería un viaje que llevaría años y sería para todas las edades.


Hay una especie de fecha límite para Kepler en forma de una conferencia en diciembre. Para entonces, dijo William Borucki J., líder de Kepler, el equipo espera haber pasado un grupo de los planetas candidatos a la lista de confirmados. No van a ser habitables, advirtió, y señaló que para eso se requiere de agua, lo que a su vez requeriría una órbita a una distancia moderada de su estrella que aproximadamente un año o algo así. Con un valor de sólo 43 días de datos para analizar, sin embargo, sólo los planetas con más fuerza, los más rápido y con órbitas más calientes se han puesto en evidencia.


“Van a ser más pequeños, pero van a estar calientes”, dijo Borucki.


Pero Kepler tiene tres años más para encontrar un planeta habitable. El verdadero punto de la conferencia del Dr. Sasselov fue que nos estamos acercando a un momento Copernicano, en el que la astronomía y la biología podrían combinarse para decirnos algo nuevo acerca de nuestro lugar en el universo.


Yo sé que la ciencia no existe sólo para cumplir con mis fantasías de ciencia-ficción, pero aún así me gustaría que las cosas se aceleraran, y que se elevase la relación del descubrimiento contra el ruido.


Apenas pasa una semana, por ejemplo, en la que no oigo algún tipo de rumor de que, de ser cierto, estremecería el Universo tal como lo conocemos. Recientemente escuché un rumor de que otro experimento de materia oscura, que no voy a nombrar, había registrado una señal interesante. Me puse en contacto con el físico en cuestión. Dijo que los resultados eran preliminares y que no tenía nada que decir.


Chico listo. Muy listo.
Imagen de entrada: Ball Aerospace. Técnicos preparado uno de los espejos de los telescopios utilizados en la misión Kepler de la NASA para encontrar planetas.

Una respuesta to “Los rumores en Astrofísica viajan a la velocidad de la luz”

  1. Sandra said

    Hola amigos🙂 Very nice site…i like it

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: