Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Consideraciones matemáticas recientes para la Paradoja de Fermi

Posted by keithcoors_00 en 8 agosto, 2010

Si deseas que tus sueños se hagan realidad ¡despierta!

Ambrose Bierce



Desde Discovery News
Por Jennifer Oullette
Traducción y comentarios: KC



Preguntas interesantes surgen cuando los físicos empiezan a chatear. Ya en 1950, en el Laboratorio Nacional de Los Alamos, los físicos Enrico Fermi, Konopinski Emil, Edward Teller, y Herbert York estaban caminando a almorzar cuando la conversación derivó hacia una reciente serie de informes de avistamientos de ovnis.


Se enfocaron rápidamente en describir el reto de viajar más rápido que la luz, con Teller opinando que había una oportunidad en un millón de que la ciencia podría lograr esto en la escala de los objetos materiales pequeños dentro de los próximos diez años (es decir, 1960). Fermi no estaba de acuerdo; colocó las probabilidades, más próximas a uno de cada diez, siendo el optimista de este alegre grupo de físicos.


La conversación de la hora del almuerzo cambió de tema, pero Fermi continuó tratando de armar el rompecabezas sobre el enigma en su cabeza, por último exclamó: “¿Dónde están todos?” Si sus cálculos en bruto eran correctos, luego la Tierra debería haber recibido visitantes extraterrestres muchas veces.


Así nació la Paradoja de Fermi, que se define como “la aparente contradicción entre las altas estimaciones de la probabilidad de la existencia de civilizaciones extraterrestres y la falta de evidencias de, o de contacto con, civilizaciones extraterrestres”.


Todavía no hay una explicación realmente convincente, pero eso no impide que los físicos traten de resolver la paradoja. El esfuerzo más reciente es un nuevo artículo que apareció en arXiv la semana pasada por Igor Bezsudonov y Snarskii Andrey de la Universidad Técnica Nacional de Ucrania.


Los científicos sugieren que hay un límite para lo grande que puede convertirse una civilización determinada,  basándose en sus modelos, que muestran que las civilizaciones creciendo a un ritmo determinado llegan a un umbral, entonces colapsan y mueren. Y este espacio de vida limitada, a su vez, reduce la probabilidad de que civilizaciones distintas en otros sistemas solares o galaxias entren en contacto unos con otros. (Es conceptualmente similar al modelo de dinámica poblacional que propuso por primera vez Robert Malthus en el siglo 19, entre otros).


2002_e_t_the_extra_terrestrial_007 Una escena de ET: The Extraterrestrial (Universal Studios)
Pero hay un giro. Si las dos civilizaciones están lo suficientemente cerca (en tiempo y espacio), la probabilidad de entrar en contacto aumenta dramáticamente. Si esto ocurre, dicen los científicos, la mezcla resultante de culturas e ideas, permitirá a ambas civilizaciones florecer por mucho más tiempo que cualquiera sin ese contacto.


Se utilizó un modelo de automatización celular para demostrar este proceso, utilizando tres parámetros básicos: la probabilidad de formación de la civilización, su vida útil probable, y la vida útil extendida que le correspondería en caso de que entren en contacto con otra civilización.


Y si los valores de esos parámetros son perfectos – “finamente sintonizados”, en la jerga física – entonces ocurre una especie de cambio de fase. Pero en lugar de ir de sólido a líquido (o gas), el universo va de uno en el que es improbable que las civilizaciones que se dispersan por todo el cosmos se encuentren, a uno en que les sea posible hacerlo. Quién sabe, tal vez incluso podría evolucionar una federación de diversas civilizaciones – asumiendo que no hay una guerra interestelar, con una civilización acabando con otra y tomando control de su planeta (materia de la buena ciencia ficción desde hace décadas).


Esto podría explicar la paradoja de Fermi: no tenemos visitantes extraterrestres (o comunicación con ellos), ya que nuestro universo no ha sufrido ese cambio crítico de fase – es decir, no vivimos en ese universo finamente sintonizado donde los parámetros son exactos para dar lugar a la mezcla de civilizaciones. O no hemos estado fuera el tiempo suficiente para que la mezcla se produzca.


El artículo termina con la única conclusión que es posible deducir: tendremos que esperar y ver.


El blog arXiv de Revisión de Tecnología destaca otro aspecto intrigante de este nuevo documento:


“Bezsudnov y Snarskii derivaron incluso una desigualdad que un universo debe satisfacer para convertirse en civilizado. Esto, dicen, es análogo a la famosa ecuación de Drake que intenta cuantificar el número de otras civilizaciones contactables en el universo en este momento.”


Diez años después de que Fermi propusiera su paradoja, el físico Frank Drake intentó llegar a una ecuación para evaluar las probabilidades de vida extraterrestre surgiendo en otro lugar de nuestro universo. Incorporó condiciones tales como la tasa a la cual se forman las estrellas en una galaxia; cuántas estrellas tienen planetas, y de estos planetas, cuántos serían habitables; de los que son habitables, cuántos desarrollarían el tipo de vida que se convierta en una civilización inteligente que permita la comunicación interestelar y, por último, cuánto tiempo durarían esas civilizaciones.
Los valores de esas condiciones son más bien desconocidos, así que mientras tenemos la ecuación, no tenemos lo s medios para resolverla. Aún.


Ni siquiera estamos seguros de la forma exacta en la que surgió la vida aquí en la Tierra, como recientemente puntualizó el Astrónomo Real Martin Reese, mientras argumentaba en contra de la inversión en misiones espaciales tripuladas por humanos, opuesto al uso de naves robotizadas.


Pero la suposición hecha por la Ecuación de Drake es que las civilizaciones surgen y decaen dentro de su propio sistema solar, sin colonización interestelar. Tomando eso en cuenta se tiene un escenario más semejante a la dinámica de población – o uno en el que la aproximación de Bezsudonov y Snarskii podría ser aplicable.


El mismo Drake nunca afirmó que su ecuación fuese menos que una solución a la paradoja de Fermi, sino que más bien era un medio de “organizar nuestra ignorancia” en el tema. Y recientemente revisó este tópico, en anticipación a SETI-Con, un evento de fin de semana que se llevará a cabo a finales de este mes para celebrar los 50 años de la famosa Ecuación de Drake:
Comentario:


En definitiva, el tema de la vida fuera de nuestro planeta sigue dando mucho que hablar y escribir. Sigue habiendo hipótesis “alternativas” que afirman (sin bases) que la hechura de los famosos “círculos de los cultivos” es de origen extraterrestre. Su argumentación es la conocida falacia argumentum ad consequentiam, o argumento dirigido a las consecuencias, pues se dirige a sustentar la creencia de que es una forma en la que los extraterrestres se comunican con los humanos. Sin embargo desechan otras explicaciones para estas obras de arte (ver: Agroglifos y marcas en los cultivos ¿Cuál es su origen?), y sobre todo pasan por alto que no hay evidencias físicas de la presencia de esos extraterrestres, al estilo de objetos olvidados, residuos de materiales, excretas, etc.


Dentro de este movimiento de explicaciones “alternativas”, salió la noticia de que, en los recientemente liberados expedientes sobre OVNIs de la Gran Bretaña, se habría encontrado la “evidencia incuestionable” de que Winston Churchill decretó que se mantuviese silencio absoluto sobre el caso de un avistamiento de OVNI durante la segunda guerra mundial. Cuando se revisa la evidencia, salta el hecho de que NO se trata de una orden firmada por Churchill (lo que sería un hito en estas cuestiones):


Una nota del Ministerio de Defensa se refiere a una carta de 1999 que establece que un avión de la Real Fuerza Aérea, al regresar de una misión en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, fue “abordado por un ovni metálico”.


El autor no identificado de la carta dice que su abuelo participó en una reunión entre Churchill y Dwight Eisenhower durante la guerra en la que los dos expresaron su preocupación por el incidente y “decidieron mantener en secreto.”


El Ministerio de Defensa posteriormente investigó el caso, pero no encontró registro escrito del incidente.


Entonces no era un registro directo sino la afirmación de una persona sobre lo que su abuelo le comunicó. Lo cual pudo haber sido un relato verdadero o un bonito cuento para la sobremesa. Así es esto de los extraterrestres, mucho ruido y pocas nueces. Aún.
.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: