Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

¿Libertad de expresión? Sí pero con toneladas de responsabilidad, por favor

Posted by keithcoors_00 en 21 septiembre, 2011

El hombre nace libre, responsable y sin excusas.



Seguimos más o menos de cerca el proceso mediante el cual se ha querido culpar a un par de Twitteros con cargos de terrorismo, lo que ya se analizó en este espacio hace unos posts. El asunto ha tomado ya cierto tono de lucha en favor de la libertad de expresión por parte de la gente en Twitter e incluso de algunos periodistas como Javier Solórzano, quien en su cuenta de Twitter publicó lo siguiente:


Bajo lo que hoy es ntro país cerrar la puerta a la libertad de expresión es cerrarnos a nosotros mismos.Libertad a tuiteros #LeyJavierDuarte


Pero el punto quizás tenga un trasfondo político, pues ha desatado una serie de aportaciones en esta red que vale la pena ver, tanto para tomar los comentarios objetivos como los que carecen de racionalidad, como el de una Twittera quien mencionó lo siguiente:


#LeyJavierDuarte #leyPenaNieto 2 tuiteros en la cárcel x difundir la terrible violencia en #Veracruz 35 muertos torturados mas. Ríos d sangre



Y sí, la cosa está que arde con esta exhibición de violencia por parte del crimen organizado al “tirar” 35 cadáveres ayer en la vía pública de Boca del Río a plena luz del día (17:00h, según reportes). Pero seamos atentos a la verdad. Los twitteros encarcelados NO difundieron la terrible violencia de Veracruz, lo que difundieron fue un chisme, una falsa nota sobre un suceso que no se estaba llevando a cabo en su tierra, lo que aumentó el pánico que ya existía al momento del inicio de esta divulgación.


Discutía con un compañero (@eltiocesar) sobre este asunto. Él me decía sobre estos twitteros: “no los culpo por dejarse llevar por el pánico”. Y mi pregunta fue ¿pánico a qué? Por lo que sabemos, NINGUNO de los twitteros arrestados fue testigo presencial de ningún suceso violento. Sólo recibieron llamadas e información que hacía referencia al supuesto ataque de un comando armado que secuestraba niños de las escuelas. Como ya se determinó con claridad, NADA de eso estaba pasando en Boca del Río. El error de un twittero (@NarcoViolencia) al referir un ataque en Ciudad Juárez, Chihuahua, etiquetándolo con el hastag #Verfollow, hizo que algunos creyeran que el suceso estaba sucediendo en Veracruz. Y eso determinó el inicio de la serie de errores y malas decisiones que culminaron con el arresto y acusación de dos twitteros por terrorismo (ver artículo correspondiente en Ahuramazdah).


Ahora está en la tela de Twitter la rápida aprobación de una ley que parece estar hecha a propósito para estos twitteros. El Congreso de Veracruz aprobó una reforma a su Código Penal que tipifica como delito la perturbación del orden público, la cual busca “atenuar” los cargos que pesan sobre María de la Luz Bravo Pagola y Gilberto Martínez Vera, acusados de terrorismo y sabotaje (ver nota de El Universal y de Noticieros Televisa).


En realidad no pienso que estos usuarios de Twitter merezcan ser tratados como terroristas, pues sinceramente pienso que su actuar no tuvo la intención de causar pánico. En este sentido, que se hagan leyes a propósito, para castigar a los twitteros, me parece de lo más deleznable, en especial si la violencia (y el subsiguiente pánico) está siendo causada por la delincuencia organizada. Y al parecer para ellos no hay un trato tan “personalizado”. Me uno a las voces que claman su libertad inmediata.


También se ha dicho que esta nueva ley pretende tipificar como delito el derecho a la libre expresión. Durante la discusión en tribuna, los representantes de oposición denunciaron que la reforma representa un regreso al autoritarismo, pues limitará el uso de redes sociales. Advirtieron a los periodistas que el estado puede hacer uso de este delito para encarcelarlos bajo la excusa que difundieron hechos falsos sobre balaceras o ataques armados a pesar de que sean ciertos.


Hago énfasis en la última frase en negritas, pues si se trata de la divulgación de un hecho, de seguro habrá evidencias que lo respalden. Un periodista responsable hará todo lo posible por corroborar lo que difunde. Las evidencias (gráficas, físicas o testimoniales) deben preservarse como soporte de cualquier nota. En la labor periodística seria normalmente se hace esto en forma cotidiana. El problema es cuando los usuarios de Twitter o de cualquier red social se lanzan a divulgar una nota como la referida anteponiéndole calificativos al estilo de “confirmada” o “cierta” cuando en realidad no lo es o cuando en realidad NO les consta que lo sea. Incluso no podría justificarles bajo el argumento de “estaban en pánico” porque ¿cómo entrar en pánico si lo que refirieron sucedía a más de mil kilómetros de distancia?


La pregunta obligada es ¿Que puede causar que la gente crea este tipo de mensajes sin corroborar su veracidad? Yo pienso que en buena medida se debe al hecho de que recibieron llamdas y mensajes de gente que conocen, de amigos y de familiares. Tendemos a creer en personas que conocemos, con las que tratamos todos los días. Confiamos en nuestra familia y en nuestros amigos. ¿Cómo tomar una falsa advertencia cuando proviene de gente que queremos o estimamos al menos? Es difícil pedirle a la gente que rechace este tipo de llamadas pues se puede generar un conflicto emocional. No se trata de desconfiar de todo y de todos, sino de aplicar un poco de escepticismo y, con buenos modales, cuestionar la validez de lo que de buena fe nos están comunicando. Pero sobre todo, NO difundir más estas advertencias sin antes corroborar su veracidad (ver https://ahuramazdah.wordpress.com/2010/03/06/la-falsa-advertencia-del-sismo-en-mexico-credulidad-en-accion/).


No estoy de acuerdo en la aprobación de ninguna ley que coarte la libertad de expresión de nadie, pero en esto de las redes sociales por internet, los blogs y los sitios web con libertad absoluta para publicar cualquier cosa, existe el margen para que gente irresponsable y sin escrúpulos genere información falsa que pueda llegar a la gran masa de la sociedad y causarle un enorme daño por el pánico que pueda generar.


Como siempre, para evitar que las intenciones de estas personas causen daño en la sociedad, recomiendo a mis lectores dudar de llamadas y mensajes (si es que continúan) que de entrada infunden miedo, y también les exhorto a no tratar mal a quienes les llaman o envían estos mensajes. Evitemos conflictos entre mexicanos, entre amigos y entre familiares, pero tratemos de evitar que estas falsas alarmas circulen sin restricción, pues sólo causan temor y miedo en los más vulnerables. Más bien estemos informados mediante canales de información confiables. El consejo para los twiteros (y no twiteros) es: No esparcir una noticia que no les consta, que puede resultar falsa y crear histeria.


El que haya escépticos como un servidor, que denuncie las mentiras y los engaños de los verdaderos terroristas informáticos no evitará que gente de bien, pero con credulidad del tamaño de Júpiter, difunda lo que ellos sinceramente creen que es verdad. Y lo más lamentable es que tampoco evitará que gente mal intencionada continúe sembrando el terror con mentiras como la de que un asteroide de clase extinción se acerca a la Tierra. Por ello es que abogo por la emisión de códigos de conducta por parte de las redes sociales y otros proveedores de medios a través de internet, que fomenten la responsabilidad dentro de la libertad de expresión. Dichos códigos de conducta podrían eliminar la cuenta de usuarios que probadamente mientan y difundan falsedades con la intención de sembrar pánico en los cibernautas. 


Cada vez más se requerirá la figura de un ómbudsman que dirima este tipo de cuestiones, para evitar tanto la proliferación de terroristas informáticos, como que los gobernantes paranóicos se hagan de leyes mordaza con el propósito de acallar la voz de los opositores, en especial ahora que se observa con más claridad que los mexicanos iremos en sentido contrario permitiendo que en 2012 el PRI vuelva a tomar el mando absoluto del país.



Actualización 21 sept 2011


Me acabo de enterar que hoy fueron liberados los dos usuarios de Twitter acusados de terrorismo. Ver nota en http://www.noticiasmvs.com/noticias/policiaca/salen-de-prision-dos-tuiteros-en-veracruz-897.html. Al parecer el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, se desistió de las acusaciones iniciales como catafixia por la rápida aprobación de las reformas al código penal de ese estado. De cualquier forma se ve que la liberación de estos dos twitteros obedece a que en realidad no había mucho para acusarlos de “terroristas”. Y aunque reitero mi apreciación de que en este caso no parecían ser terroristas informáticos (puesto que su intención no era causar pánico), insisto que ellos y quizás otros más fueron demasiado irresponsables por haber transmitido versiones no comprobadas de los supuestos hechos que como ya se sabe eran falsos.


Actualización 22 sept 2011. ¡Más credulidad en Veracruz!


Otra ola de pánico se desató hoy en Xalapa, Veracruz, al parecer con los mismos elementos que se dieron hace poco menos de un mes. Según se pudo saber, todo se inició con la diseminación de un rumor sobre un supuesto enfrentamiento y operativo en la colonia Campo de Tiro, en la periferia de esta ciudad, provocando una histeria colectiva, la cual fue una vez más fomentada a través de las redes sociales y de boca en boca. Ver nota de El Universal.


Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: