Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

De Pejistas y Priístas… y cosas peores

Posted by keithcoors_00 en 17 noviembre, 2011

Una cosa es continuar la historia y otra repetirla.


Jacinto Benavente


Apenas ayer me enteré por via twitter que las encuestas para designar al “candidato de las izquierdas” habían dado como ganador a Andrés Manuel López Obrador por sobre Marcelo Ebrard Casaubon. Cito parte de la columna de Luis de la Calle publicada en El Universal:


Finalmente concluyó el proceso de las encuestas a que se habían comprometido Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard. AMLO ganó tres a dos las cinco preguntas encuestadas. Ebrard fue congruente con el compromiso y aceptó los resultados. Pocos creen que si la calificación hubiese sido a la inversa, López Obrador hubiera tenido el mismo gesto y aceptado su derrota.


Muy bien por el proceso, digo yo, y muy bien también por la actitud de Marcelo. Pero debo decir que el resultado es poco menos que decepcionante. ¿Por qué es decepcionante? Porque con este resultado veo casi con inminente seguridad que el PRI gane las elecciones presidenciales de 2012. Y me explico:


Hace unas cuantas semanas platicaba con mis entrañables amigos y compañeros de la prepa que mi opinión es que para que el PRI no ganara estas próximas elecciones sólo veía una alternativa: Una alianza entre PRD (y otros partidos menores como PT, Convergencia, etc.) y PAN, pero con un candidato de izquierda diferente de AMLO. Esto daba como resultado que sólo Marcelo Ebrard podría ser un candidato de esta alianza.


Remontándome un poco en la historia reciente de mi México, recuerdo con bastante precisión que después de las elecciones presidenciales del 2006 (en las que también se eligió al Jefe de Gobierno del Distrito Federal), Marcelo Ebrard tuvo una actitud bastante Pejera (por llamarle de algún modo) al rechazar cualquier contacto público con Felipe Calderón y evitar emitir cualquier comentario positivo sobre la legalidad de esas elecciones. Pero eso cambió con el tiempo. Y eso está bien, porque la actitud que continuó teniendo “el legítimo” sólo ocasionó tensiones innecesarias y empantanamiento de iniciativas necesarias para nuestro país. Finalmente no tuvo el infame “voto por voto” que tanto deseaba, ni obtuvo un claro beneficio para la izquierda en México. Al contrario de la derrota que sufrió Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, que logró catalizar a la izquierda en torno de un partido fuerte (PRD), la derrota del Peje sólo ocasionó divisiones internas (¿Se acuerdan del “cochinero“?)


El cambio de actitud de Marcelo Ebrard en fechas recientes, aunque criticado por algunas “tribus” del PRD, finalmente mostró a un político con perfil suficiente como para encabezar una coalición vencedora. La aceptación del resultado de estas recientes encuestas me confirma el material del que podría estar hecho Ebrard si llegase a ser el candidato de una coalición contra el PRI. Y no sólo eso, también está el reconocimiento internacional del que fue objeto en 2010 como el mejor alcalde del mundo, otorgado por la Fundación City Majors. Para Tann vom Hove, editor principal de City Mayors, Ebrard “ha sido un reformista liberal y pragmático que no ha temido enfrentarse a la ortodoxia de México. El mandatario ha defendido los derechos de la mujer y de las minorías y se ha convertido en un defensor de asuntos en materia ambiental internacionalmente reconocido.”


Con estos antecedentes y con el imaginativo popular que irracionalmente asigna las “40,000” muertes en México a la “mala política” de Felipe Calderón (y del PAN, por consiguiente), así como otras cuestionables actitudes de panistas (Larrazábal me salta a la mente), yo no veía que un candidato de afiliación blanquiazul pudiese aglutinar a las huestes de izquierda. Incluso ni siquiera una candidata como Josefina Vázquez Mota. En cambio, veía, y aún veo, que un candidato como Marcelo Ebrard podría aglutinar a las huestes derechistas en torno a él, con tal de evitar que el “niño bonito” Enrique Peña Nieto llegase a la grande por el PRI en 2012.


Lo que aún no veo claro es cómo AMLO pueda ser un candidato aglutinador del voto indeciso y el de derecha como para poder vencer a Peña Nieto y su infame PRI. Ni siquiera con su discurso meloso y melcochero sobre su deseo de fundar una “República Amorosa“. Mi apuesta es que su “triunfo” encuestado será sólo un divisor de votos en favor del PRI.


Y así las cosas, mi adivinanza educada es que el resultado de estas encuestas Perredianas (para no llamarlas “pejistas”) sólo confirman la oscura premonición para el 2012: El PRI regresará a la presidencia en 2012 y tendremos una nueva era de oscuridad política. 


Para sustentar esta negra profecía remito a mis amables lectores la reciente historia de un notable priísta: Humberto Moreira, y sus dos “Moreirazos”, el de Coahuila y su endeudamiento via documentos falsificados y la reciente alteración de la convocatoria para elección de candidatos dentro del PRI.


Estos ejemplos de lo que hoy es el PRI, avalado por Peña Nieto y por otros notables priístas, es sólo una pequeña muestra de lo que nos espera en México para el siguiente sexenio: Autoritarismo, corrupción, impunidad y amnistía para los cárteles de la droga y los zetas (y ampliación de la nómina gubernamental para mantener en paz a estas lacras). Pero si eso pasa, mis estimados lectores, bien merecido nos lo tenemos los mexicanos por no tener memoria histórica. Por ser necios y corruptos. Por pensar que sólo el acto de votar (o no votar) cambiará nuestras vidas en forma mágica.


La siguiente imagen refleja mi opinión respecto a este triunfo de AMLO.



Imagen de entrada compartida por @MissRoxyMusic bajo el tag #RepublicaAmorosa en Twitter
Imagen de salida, de la campaña UnHate de Benetton, compartida por @RomanCotera bajo el tag #RepublicaAmorosa en Twitter


Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: