Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Elecciones, conformismo y rumbo

Posted by keithcoors_00 en 11 junio, 2015

Yo creía que la ruta pasaba por el hombre, y que de allí tenía que salir el destino.


Pablo Neruda


Justo el domingo 7 de junio pasado se realizaron elecciones en mi México para renovar las diputaciones al nivel federal. No tienen nombre propio pero en inglés serían las midterm elections, es decir, elecciones a la mitad del período presidencial vigente.



Una vez más Denisse Dresser, clienta ya de este espacio, como preparación a estas elecciones salió a defender el “voto nulo”, esa especie de vudú electoral de la que ya habíamos hablado en este espacio con anterioridad. En esta ocasión presentando un video en el que con mucha rapidez presentó estadísticas que afirmaban que el voto nulo NO había favorecido al PRI, ni en 2012 ni en 2009. Hasta el día de hoy 10 de junio, el PREP (esa especie de “adelanto” en los resultados oficiales) marcaba al PRI como supremo ganador, al contabilizar el 29.1% de los votos emitidos. Desde mi punto de vista, el casi 4.9% de votos nulos, aunado a la atomización de la oposición le dio el gane al PRI. Porque esos votos no iban a ser para el tricolor, pero tampoco fueron para otro partido, como se observa en la siguiente imagen tomada del sitio web del PREP.

 

 

 

 

 

 

 

El gran ganador de estas elecciones, como lo ha sido en muchas antes que ésta, es el abstencionismo, con un casi 53% de votantes que simplemente se niega a acudir a las urnas. Más de la mitad de los adultos son abatidos por la flojera y la ignorancia, dado este resultado. La nulidad que la mayoría de los mexicanos exhibe a la hora de expresar su opinión, aunada al voto nulo indica que tenemos el gobierno que merecemos. Y es que entre los flojos, los ignorantes y los acarreados han legitimizado el que aún tengamos a idiotas y corruptos como Peña Nieto en el gobierno.

 

 

 

 

 


Hecha la autocrítica nacional, me dispongo ahora a analizar algunos comentarios que he recogido de amigos, vecinos, conocidos y compañeros de trabajo respecto a esta situación nacional.


  1. Algunos son de la opinión que no hay nada que hacer, que las cosas no pueden cambiar y que cualquier esfuerzo por hacerlo es una pérdida de tiempo, ya que nadie puede convencer a nadie más de que cambie su forma de pensar.
  2. Otros, como Denise, piensan que hacerle muecas a las boletas electorales es una forma de repudiar al gobierno. Anotar consignas anti-Peña y otras linduras del estilo es como la nueva forma de protestar pacíficamente.
  3. Otros más, como los violentos “maestros” oaxaqueños piensan que un boicot sería lo más viable.


En lo personal no me inclino por apoyar ninguna de las tres. La primera es la base de la postura cómoda, que se deja llevar por la corriente, y que quizás se queje de lo mal que está el país pero que no hace (ni hará) nada por cambiar el estado de las cosas. La segunda, aunque más razonada, implica una intención que sólo beneficia a la clase gobernante, al priísmo recalcitrante que compra votos y perpetúa a ese pequeño grupo de ciudadanos que recibe 500 pesos por foto de voto a favor del PRI y que seguirá pensando que eso es democracia. La tercera es bastante tentadora, lo reconozco, pero ojalá la propuesta viniera de un grupo menos violento. La sección 22 del gremio magisterial se ha caracterizado por tener bajos niveles de preparación, bajos resultados académicos de sus alumnos y manifestaciones violentas cada año (para que el gobierno “se moche” con los líderes y siga el el estado de las cosas como siempre ha estado: mal).

 

 

¿Cuál es tu postura entonces, oh gran crítico social? (Esta pregunta sarcástica no me la han hecho jamás. pero yo me la hago con una buena dosis de auto-sarcasmo). Pues como siempre he manifestado, el verdadero cambio inicia en uno mismo y con quienes están cerca de uno: Familia, amigos, compañeros, alumnos, etc. Lo siento, pero a mis amigos que han expresado sus dudas acerca de si esto funciona (o convence) les digo: Hay muestras de que es posible. A veces cuesta mucho y es bastante difícil de soportar. Ahí tienen el caso de “El Bronco”, Jaime Heliódoro Rodríguez Calderón, quien tras de varios sucesos impactantes en su vida (que podrían haber hecho cambiar a cualquiera) decidió lanzarse como candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León. Ahora es el virtual gobernador de este gran y progresista estado.


Pero no es necesario ir tan lejos. Si piensas que este México puede cambiar: 



  1. Cambia tú, levántate y haz algo diferente a lo que ha hecho el 53% de la población mexicana. No te conformes con migajas.
  2. Convéncete tú de que sí es posible cambiar, contagia a otros a tu alrededor. 
  3. Critica a los corruptos y a los delincuentes. Exije justicia para todos. 
  4. Rechaza la corrupción y no cometas delitos. 
  5. Respeta tu propia persona y respeta la vida y las propiedades de los demás. 
  6. Respeta el derecho que todos tenemos a expresar lo que pensamos. 
  7. En especial permite que otros opinen diferente que tú. Exige que los demás lo permitan. 



Yo estoy convencido de que esa es la ruta que debemos seguir.


Imagen de entrada tomada desde http://tintafresca.com.mx/mx/136

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: