Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Archive for the ‘Ciencia’ Category

Tierra plana y la muy necesaria educación en ciencias

Posted by keithcoors_00 en 18 abril, 2017

Las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos.

Aristóteles


 

Impulsado por las vacaciones y por los recientes asuntos en boga, tanto en mi México como a nivel internacional, retomo el rumbo del blog para escribir sobre este asunto que me parece de suma importancia: La educación en ciencias (o la falta de ella) y sus consecuencias.

Para empezar.

Hace algunas semanas mi hija Ana pidió mi opinión sobre un video que circula por Facebook titulado “30 pruebas de que la tierra es plana”. Vi el susodicho video (cuya liga no deseo promocionar aquí, pero que en Youtube es muy identificable) y poco faltó para que me vomitase de tanta estupidez ahí vertida. No me vomité porque estaba mi hija viéndome, así que sólo pude resistir unos 5 minutos de los casi 30 que dura esta mamarrachada de video, presentado por un españolete que se autonombra Oliver.

Mi hija me decía, entre risas, cosas como “algunos argumentos tienen lógica”, aunque lo decía más para provocar mi sentimiento de reprobación que por estar de acuerdo con ellos. Y bueno, tienen lógica para personas ignorantes, faltas de inteligencia, curiosidad e imaginación, y en especial si pasan por alto la historia, si nunca han viajado y si son incapaces de imaginar las verdaderas consecuencias de vivir “en un mundo plano”.

Empecemos por la historia. Ya en la Grecia antigua hubo intentos por empatar las observaciones con las creencias preponderantes. Uno de esos intentos lo realizó el griego Eratóstenes al lograr determinar algunas medidas de la Tierra sin necesidad de salir al espacio o de utilizar fotografías trucadas por lentes de gran ángulo (como dice Oliver en el video de marras). Imaginemos los elementos al alcance de Eratóstenes hace más de 2,000 años para realizar su cometido.

En ese entonces sólo se contaba con unos pocos instrumentos para medir distancias (utilizando ruedas de carreta y el número de vueltas, o los pasos de soldados entrenados, y utilizando como unidad de medida los “estadios” egipcios y otras similares), los calendarios para establecer fechas notables y los relojes de arena o agua para medir el tiempo. Claro, también había inteligencia en la mente de Eratóstenes, un instrumento que parece faltar bastante en la actualidad. Con esos utensilios y una curiosidad enorme se preguntó la razón por la que en dos sitios diferentes de su estrecho territorio sucedían fenómenos diferentes en la misma fecha y a la misma hora.


Eratóstenes tenía noticia de un hecho que cada año se producía en una ciudad de Egipto llamada Siena (hoy Asuán). Sucedía que cierto día del año, al mediodía, los obeliscos no producían sombra alguna. El agua de los pozos reflejaba como un espejo la luz del Sol. Hoy sabemos que esto es debido a que Asuán se encuentra en el Trópico de Cáncer y ese día marca el solsticio de verano (este hecho era festivo y muy celebrado por los lugareños). Sin embargo, Eratóstenes observó que en Alejandría, ese mismo día, los obeliscos sí producían sombra. Eso sólo es posible si La Tierra era redonda, pues el Sol está tan lejos como para considerar que sus rayos inciden paralelamente sobre La Tierra. (http://celestia.albacete.org/celestia/taller/feria1.htm)

Así que sólo mediante la observación de dos hechos simultáneos y posterior determinación de la distancia entre Siena y Alejandría (que fijó en unos 5,000 estadios o 700 km actuales) pudo determinar que la tierra, redonda, tenía unos 252,000 estadios de circunferencia (40,008 km). Este importante descubrimiento de Eratóstenes es ignorado olímpicamente por Oliver. En el sitio referido en la cita anterior puede verse las instrucciones para replicar el experimento de Eratóstenes a escala de Laboratorio, aunque si eres lo suficientemente curioso, podrías, amable lector, repetir el experimento del buen Eratóstenes en escalas reales considerando dos ciudades separadas unos cientos de km y situadas una al norte (o al sur) de la otra.

Más adelante en la historia, después de una era de oscuridad e ignorancia (conocida como Edad Media) hubo un creciente impulso por establecer rutas comerciales alrededor del mundo. En este contexto, y basado en el modelo esférico del planeta, Cristóbal Colón trató de establecer una ruta hacia “Las Indias” viajando en 1492 por mar hacia el occidente. Posteriormente Magallanes y El Cano lograron efectuar el primer viaje documentado de circunnavegación alrededor de La Tierra. Esto se realzó hace casi 500 años. Medio milenio que no ha servido de mucho a gente sin escrúpulos (o sin inteligencia alguna) como Oliver para entender la realidad. Respecto a este viaje conviene recordar algunos datos:

Los 18 sobrevivientes de la expedición, incluyendo Elcano, completaron la circunnavegación al volver a Sanlúcar de Barrameda en el buque Victoria el 8 de septiembre de 1522, después de un viaje de tres años y un mes. Estos fueron los primeros navegantes conocidos que dieron la vuelta al mundo. (https://es.wikipedia.org/wiki/Circunnavegaci%C3%B3n)

Un excelente relato de las vicisitudes de este primer viaje se pueden ver en el siguiente sitio: La primera circunnavegación del mundo: la expedición de Magallanes y Elcano. Y yo no sé si Oliver es un ignorantazo de cuarta o bien sólo desea generar una legión de ignorantes al evitar mencionar este hecho histórico. Incluso hubo más viajes de ese estilo como el de Francis Drake en 1577. Ya entrando el siglo XX, se realizó la expedición de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los EE UU en 1924, primera en su tipo.

Así que si hacemos caso a los viajes de circunnavegación documentados, entenderemos que hubiesen sido imposibles de realizar si la tierra fuese “plana”. En algún punto estos viajes hubiesen tenido un fin abrupto o trágico, al estilo de la ilustración de la derecha. A Oliver se le olvida que viajamos sobre los hombros de gigantes, que en el pasado hicieron lo que ahora a él le cuesta mucho trabajo hacer: Observar, pensar y sacar conclusiones.

Continuemos con la Astronomía. Otro hecho palpable de la forma esférica de la tierra es la posición de algunas estrellas notables, como la estrella Polaris, que se ubica en la bóveda celeste casi en línea con el eje de rotación terrestre, al Norte, y que al viajar al Norte o al Sur se observa claramente como cambia su elevación relativa. Este hecho fue observado desde la antigüedad por los navegantes europeos que cruzaban la línea del ecuador en sus viajes por la costa de África. Ellos se admiraban de que, al llegar a cierto punto en sus viajes, su fiel compañera Polaris desaparecía en el horizonte, a medida que continuaban viajando al Sur. En una Tierra plana esto sería imposible; Polaris siempre estaría a la misma elevación en cualquier punto de la Tierra. Ver más información en LAS ESTRELLAS Y LOS NAVEGANTES.

Por otro lado, si la Tierra fuese plana, su sombra sobre la Luna podría verse como la ilustración mostrada a la izquierda durante algunos (no todos) de los eclipses lunares y no como siempre se observa, es decir, como la sombra en la imagen a la derecha. Informo a mis lectores que he trucado intencionalmente foto de la luna llena de la izquierda para ilustrar mi punto.

Adicionalmente, en una tierra plana no existirían los helados polos Norte y Sur, que mantienen temperaturas bajísimas durante todo el año debido a que no reciben suficiente radiación solar debido a la propia curvatura del planeta. Pero claro, si nunca has viajado más allá de tu pueblo natal quizás no puedas experimentar la reducción gradual de temperaturas a medida que te alejas de las zonas ecuatoriales, sea al Norte o al Sur. Incluso si viajas a Europa o a Argentina Sur durante sus respectivos inviernos experimentarás no sólo la baja de temperaturas sino que podrás atestiguar la reducción en el número de horas de luz solar al día. Esto sería un fenómeno imposible de observar en una Tierra plana.

Terminemos con algo de física. Por si todo lo anterior no fuese poco, cualquier argumento que apoye la supuesta Tierra plana puede refutarse por completo con algunos conocimientos básicos de física. Tomemos por ejemplo la fuerza de gravedad que nos mantiene unidos a esta roca. Como se puede comprobar si viajas al Norte o al Sur o a otro continente al Poniente o al Occidente de donde vives, las casas y edificios construidos allí, en su totalidad, están verticales respecto al piso. Si la Tierra fuera plana la fuerza de gravedad no permitiría esto, pues actuaría siempre en forma radial respecto al centro de masa del planeta. En una Tierra plana sólo podrías ver edificios perfectamente perpendiculares en su parte central, y a medida que te alejes a cualquiera de los puntos cardinales los edificios tendrían que ser cada vez más inclinados como se observa en la siguiente figura en los puntos extremos 1 y 6:

Verifica este hecho con una simple plomada cuando viajes. Observarás que, sin importar dónde vayas, invariablemente la plomada apuntará hacia el centro de la Tierra. Este hecho lo saben TODOS los albañiles del mundo. Si piensas que la Tierra es plana, intenta convencerlos de hacer edificios inclinados y recibirás un ladrillazo en la cabeza como respuesta. Otro resultado de la Ley de Gravitación Universal, que puedes comprobar fácilmente, es que tu peso no cambia a medida de que viajas por la superficie del planeta. Si pesas 65 kg, este peso se mantendrá viajes a donde viajes (gramos más o menos), pero si vivieras en una tierra plana tu peso cambiará mucho pues la distancia al centro de la Tierra aumentaría enormemente a medida que viajas fuera de su punto medio. Esto se debe a que la fuerza de gravedad disminuye con respecto al cuadrado de la distancia entre tu centro de masa y el de la tierra. Al doble de distancia del centro de la Tierra tu peso se reduciría a una cuarta parte.

Otro hecho observable y que es resultado de la misma Ley de Gravitación Universal, es que los océanos del mundo no están concentrados en su centro (en caso de un “planeta plano”), sino que hay mares por todo el mundo, y sus aguas, al fluir sin problema, no se concentran en un sólo punto de su superficie.

Oliver inicia su diatriba diciendo que no podemos observar la curvatura del planeta. Esto es obvio dados los tamaños de la Tierra y de nuestro cuerpo, o bien de la capacidad de nuestros ojos para distinguir a distancia. Dice Oliver que el horizonte desaparece a razón de 8 pulgadas (unos 20 cm) por cada milla (1.609 km), y que esto no se observa en la realidad. Pero claro que no se observa ¡No conozco a ningún ser humano que detecte una diferencia de 20 cm a 1.6 km de distancia! Pero con instrumentos precisos podemos encontrar, por ejemplo, la separación entre las puntas de dos torres de sujeción de un puente (como el Golden Gate) con respecto a su base.

Conclusión.

No son necesarios 30 argumentos para demostrar que la Tierra es aproximadamente esférica, y no plana como afirma el disparatado video de Oliver. Lo único que falta es un poco de educación en Historia y en Ciencias (Física y Astronomía básicas). Eso fue lo que le respondí a mi hija. También hace falta un poco de pensamiento crítico y de una gran curiosidad por encontrar la verdad en nuestro mundo. No porque algo suene lógico debe ser verdadero. Ya hemos revisado en este espacio algunos argumentos lógicos que pueden engañar a los incautos. Es mejor recibir (o adquirir) unas buenas bases científicas, mantener una curiosidad sana y leer más libros de Historia.

Aunado a mi anterior consejo, recomiendo echar un vistazo al blogCiencia de sofáque tiene una excelente entrada sobre este tema y que complementa lo aquí vertido.

Anuncios

Posted in Ciencia, Escepticismo, Historia | Etiquetado: , , , | Comentarios desactivados en Tierra plana y la muy necesaria educación en ciencias

Conjunción Luna Júpiter, 23 de febrero 2016

Posted by keithcoors_00 en 23 febrero, 2016

Esta imagen tomada desde Cancún, Quitana Roo, México, muestra la conjunción entrre la Luna y Júpiter. (foto obtenida hoy 23 de febrero de 2016 a las 10:52 PM hora local)

Posted in Ciencia | Etiquetado: , , , | 1 Comment »

Mito científico 5: La población humana está creciendo exponencialmente

Posted by keithcoors_00 en 13 enero, 2016

La respuesta a cualquiera que hable de exceso de población es preguntarle si él mismo es parte de ese exceso de población, o si no lo es, cómo sabe que no lo es.

Gilbert Keith Chesterton

Desde Nature

Por: Megan Scudellari

Traducción: KC


 

Los temores sobre la superpoblación se iniciaron con el reverendo Thomas Malthus en 1798, quien predijo que el crecimiento exponencial no controlado de la población llevaría a la hambruna y la pobreza.

 

Pero la población humana y no ha crecido y no está creciendo en forma exponencial y es improbable que lo haga, dice Joel Cohen, un investigador de poblaciones de la Universidad Rockefeller en Nueva York. La población mundial está creciendo en apenas la mitad de la tasa que era antes de 1965. En la actualidad se estima que hay 7.3 mil millones de personas, y se prevé que llegue a 9.7 mil millones para el año 2050. Aún así, la creencia de que el aumento en la tasa de la población desencadenará algún tipo de escenario apocalíptico, ha sido perpetuada. El afamado físico Albert Bartlett, por ejemplo, ha dado más de 1,742 lecturas sobre crecimiento exponencial de la población humana y sus espantosas consecuencias a partir de 1969.

 

La población mundial también tiene suficiente para comer. De acuerdo con la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas, la tasa de producción de alimentos en general supera el crecimiento de la población. La gente cultiva cereales con suficientes calorías para alimentar entre 10 mil y 12 mil millones de personas. Sin embargo, el hambre y la malnutrición persisten en todo el mundo. Esto se debe a que alrededor del 55% del cultivo de alimentos se divide entre alimentación para ganado, fabricación de combustible y otras materias o se desperdicia, dice Cohen. Y lo que queda no se distribuye de manera uniforme – los ricos tienen un montón, los pobres tienen poco. Del mismo modo, el agua no es escasa a nivel global, pero mil docientos millones de personas viven en áreas donde sí lo es.

 

“La superpoblación no es realmente superpoblación. Es una cuastión de pobreza”, dice Nicholas Eberstadt, demógrafo en el American Enterprise Institute, un centro conservador de inteligencia con sede en Washington DC. Sin embargo, en lugar de examinar por qué existe la pobreza y cómo apoyar de manera sostenible a una población creciente, dice, los científicos sociales y biólogos hablan más allá de ellos mísmos, debatiendo las definiciones y las causas de la sobrepoblación.

 

Cohen añade que “aunque la gente que sabe de estos hechos, los utiliza como una excusa para no poner atención en los problemas que tenemos ahora”, apuntando hacia el ejemplo de los sistemas económicos que favorecen a los ricos.

 

Al igual que otros entrevistados para este artículo, Cohen es menos optimista sobre las posibilidades de disipar la idea de la superpoblación y otros mitos ubicuos, pero está de acuerdo en que vale la pena tratar de evitar conceptos erróneos en el futuro. Muchos mitos han surgido cuando un investigador extrapoló más allá de las conclusiones estrechas en los trabajos de otros, como fue el caso de los radicales libres. Esa “interpretación reptante”, como Spitzer la llama, puede dar lugar a ideas erróneas que son difíciles de extirpar. Para prevenir eso, “podemos asegurarnos de que una extrapolación esté plenamente justificada, y que no iremos más allá de los datos”, sugiere Spitzer. Más allá de eso, todo se reduce a la comunicación, dice Howard-Jones. Los científicos tienen que ser eficaces en comunicar ideas y alejarse de mensajes sencillos y condensados.

 

 

 

Posted in Ciencia | Etiquetado: | Comentarios desactivados en Mito científico 5: La población humana está creciendo exponencialmente

Mito científico 4: Aprendes mejor cuando te enseñan en tu estilo de aprendizaje preferido

Posted by keithcoors_00 en 23 diciembre, 2015

Desde Nature

Por: Megan Scudellari

Traducción: KC


 

Las personas atribuyen otras cualidades míticas a sus (no tan) grandes cerebros. Uno de estos mitos es que los individuos aprenden mejor cuando se les enseña en la forma en que prefieren aprender. Un alumno verbal, por ejemplo, supuestamente aprende mejor a través de las instrucciones orales, mientras que un estudiante visual absorbe información más eficazmente a través de gráficos y otros diagramas.

 

Hay dos verdades en el núcleo de este mito: mucha gente tiene una preferencia por la forma en que reciben la información, y la evidencia sugiere que los maestros logran los mejores resultados educativos cuando presentan la información en múltiples modos sensoriales. Empatando esto con el deseo de la gente para aprender y ser considerado único, y las condiciones están maduras para la creación de mitos.

 

“El mito de los estilos de aprendizaje lo tiene todo a su favor: una semilla de hechos, sesgos emocionales y una ilusión”, dice Howard-Jones. Sin embargo, al igual que el azúcar, la pornografía y la televisión, “lo que usted prefiere no siempre es bueno o correcto para usted”, dice Paul Kirschner, un psicólogo educativo en la Universidad Abierta de los Países Bajos.

 

En 2008, cuatro neurocientíficos cognitivos revisaron la evidencia científica a favor y en contra de estilos de aprendizaje. Sólo unos pocos estudios habían puesto rigurosamente las ideas a prueba y la mayoría de los que lo hicieron mostraron que la enseñanza en el estilo preferido de una persona no tuvo ningún efecto beneficioso sobre su aprendizaje. “El contraste entre la enorme popularidad del enfoque de aprendizaje-estilos dentro de la educación y la falta de evidencia creíble para su utilidad es, en nuestra opinión, llamativo y preocupante”, escribieron los autores de uno de estos estudios.

 

Eso no ha impedido el avance de una industria lucrativa que bombea libros y pruebas para 71 estilos de aprendizaje propuestos. Los científicos también perpetúan el mito, citando los estilos de aprendizaje en más de 360 ​​atrículos de investigación durante los últimos 5 años. “Hay grupos de investigadores que todavía se adhieren a la idea, sobre todo la gente que desarrollaron cuestionarios y encuestas para categorizar personas. Tienen un fuerte interés creado”, dice Richard Mayer, un psicólogo educativo en la Universidad de California en Santa Bárbara.

 

En las últimas décadas, la investigación en técnicas educativas ha comenzado a mostrar que hay intervenciones que hacen mejorar el aprendizaje, incluyendo hacer que a estudiantes resumir o explicar conceptos a sí mismos. Y parece que casi todos los individuos, salvo los que tienen problemas de aprendizaje, aprenden mejor a partir de una mezcla de palabras y gráficos, en lugar de una sola técnica.

 

Sin embargo, el mito de los estilos de aprendizaje hace que sea difícil llevar estos conceptos basados en en la evidencia respaldada a las aulas. Cuando Howard-Jones habla a los maestros para disipar el mito de los estilos de aprendizaje, por ejemplo, a menudo no les gusta escuchar lo que les tiene que decir. “Tienen rostros desilusionados. Los profesores invierten esperanza, tiempo y esfuerzo en estas ideas”, dice. “Después de eso, pierden interés en la idea de que la ciencia puede apoyar el aprendizaje y la enseñanza.”

 


Foto de entrada, cortesía de Ángeles María May Jiménez.

 

 

 

Posted in Ciencia | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en Mito científico 4: Aprendes mejor cuando te enseñan en tu estilo de aprendizaje preferido

Mito científico 3: Los seres humanos tienen cerebros excepcionalmente grandes

Posted by keithcoors_00 en 23 diciembre, 2015

Desde Nature 

Por: Megan Scudellari

Traducción: KC


 

El cerebro humano – con su notable conocimiento – es a menudo considerado como el pináculo de la evolución cerebral. Ese dominio se atribuye a menudo al tamaño excepcionalmente grande del cerebro en comparación con el cuerpo, así como su densidad de neuronas y células de soporte, llamadas glías.

 

Sin embargo, nada de eso es cierto. “Hicimos una recolección dispersa de números que nos ponen en la cima”, dice Lori Marino, un neurocientífico de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia. Los cerebros humanos son alrededor de siete veces más grandes que uno podría esperar en relación con los animales de tamaño similar. Pero los ratones y los delfines tienen aproximadamente las mismas proporciones, y algunas aves tienen una proporción más grande.

 

“Los cerebros humanos respetan las reglas de escalamiento. Tenemos un cerebro de primate pero a mayor escala”, dice Chet Sherwood, antropóloga biológica en la Universidad George Washington, en Washington DC. Incluso los recuentos de células han sido inflados: Artículos, reseñas y libros de texto suelen afirmar que el cerebro humano tiene 100 mil millones de neuronas. Medidas más precisas sugieren que el número está más cerca de las 86 mil millones de neuronas. Esto puede sonar como un error de redondeo, pero 14 mil millones de neuronas es más o menos el equivalente a dos cerebros de macaco.

 

Los cerebros humanos son diferentes de los de otros primates en otras formas: En el Homo sapiens evolucionaron una corteza cerebral ampliada – la parte del cerebro involucrada en funciones tales como el pensamiento y el lenguaje – y algunos cambios singulares en la estructura neuronal y en funciones de otras áreas del cerebro.

 

El mito de que nuestros cerebros son únicos debido a un número excepcional de neuronas ha hecho un flaco favor a la neurociencia porque otras posibles diferencias rara vez son investigadas, dice Sherwood, señalando como ejemplos el metabolismo de la energía, las tasas de desarrollo de las células cerebrales y la conectividad de largo alcance de las neuronas. “Todos estos son espacios donde se pueden encontrar las diferencias humanas, y parecen ser relativamente ajenos a número total de neuronas”, dijo.

 

El campo (de la neurociencia, nota de KC) está comenzando a explorar estos temas. Proyectos como el de los Institutos Nacionales Norteamericanos de Salud (Human Connectome Project) y el del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausanne (Blue Brain Project) están trabajando para entender el funcionamiento del cerebro a través de los patrones de interconexión en lugar del tamaño.

 

 

Posted in Ciencia | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en Mito científico 3: Los seres humanos tienen cerebros excepcionalmente grandes