Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Archive for the ‘Escepticismo’ Category

Tierra plana y la muy necesaria educación en ciencias

Posted by keithcoors_00 en 18 abril, 2017

Las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos.

Aristóteles


 

Impulsado por las vacaciones y por los recientes asuntos en boga, tanto en mi México como a nivel internacional, retomo el rumbo del blog para escribir sobre este asunto que me parece de suma importancia: La educación en ciencias (o la falta de ella) y sus consecuencias.

Para empezar.

Hace algunas semanas mi hija Ana pidió mi opinión sobre un video que circula por Facebook titulado “30 pruebas de que la tierra es plana”. Vi el susodicho video (cuya liga no deseo promocionar aquí, pero que en Youtube es muy identificable) y poco faltó para que me vomitase de tanta estupidez ahí vertida. No me vomité porque estaba mi hija viéndome, así que sólo pude resistir unos 5 minutos de los casi 30 que dura esta mamarrachada de video, presentado por un españolete que se autonombra Oliver.

Mi hija me decía, entre risas, cosas como “algunos argumentos tienen lógica”, aunque lo decía más para provocar mi sentimiento de reprobación que por estar de acuerdo con ellos. Y bueno, tienen lógica para personas ignorantes, faltas de inteligencia, curiosidad e imaginación, y en especial si pasan por alto la historia, si nunca han viajado y si son incapaces de imaginar las verdaderas consecuencias de vivir “en un mundo plano”.

Empecemos por la historia. Ya en la Grecia antigua hubo intentos por empatar las observaciones con las creencias preponderantes. Uno de esos intentos lo realizó el griego Eratóstenes al lograr determinar algunas medidas de la Tierra sin necesidad de salir al espacio o de utilizar fotografías trucadas por lentes de gran ángulo (como dice Oliver en el video de marras). Imaginemos los elementos al alcance de Eratóstenes hace más de 2,000 años para realizar su cometido.

En ese entonces sólo se contaba con unos pocos instrumentos para medir distancias (utilizando ruedas de carreta y el número de vueltas, o los pasos de soldados entrenados, y utilizando como unidad de medida los “estadios” egipcios y otras similares), los calendarios para establecer fechas notables y los relojes de arena o agua para medir el tiempo. Claro, también había inteligencia en la mente de Eratóstenes, un instrumento que parece faltar bastante en la actualidad. Con esos utensilios y una curiosidad enorme se preguntó la razón por la que en dos sitios diferentes de su estrecho territorio sucedían fenómenos diferentes en la misma fecha y a la misma hora.


Eratóstenes tenía noticia de un hecho que cada año se producía en una ciudad de Egipto llamada Siena (hoy Asuán). Sucedía que cierto día del año, al mediodía, los obeliscos no producían sombra alguna. El agua de los pozos reflejaba como un espejo la luz del Sol. Hoy sabemos que esto es debido a que Asuán se encuentra en el Trópico de Cáncer y ese día marca el solsticio de verano (este hecho era festivo y muy celebrado por los lugareños). Sin embargo, Eratóstenes observó que en Alejandría, ese mismo día, los obeliscos sí producían sombra. Eso sólo es posible si La Tierra era redonda, pues el Sol está tan lejos como para considerar que sus rayos inciden paralelamente sobre La Tierra. (http://celestia.albacete.org/celestia/taller/feria1.htm)

Así que sólo mediante la observación de dos hechos simultáneos y posterior determinación de la distancia entre Siena y Alejandría (que fijó en unos 5,000 estadios o 700 km actuales) pudo determinar que la tierra, redonda, tenía unos 252,000 estadios de circunferencia (40,008 km). Este importante descubrimiento de Eratóstenes es ignorado olímpicamente por Oliver. En el sitio referido en la cita anterior puede verse las instrucciones para replicar el experimento de Eratóstenes a escala de Laboratorio, aunque si eres lo suficientemente curioso, podrías, amable lector, repetir el experimento del buen Eratóstenes en escalas reales considerando dos ciudades separadas unos cientos de km y situadas una al norte (o al sur) de la otra.

Más adelante en la historia, después de una era de oscuridad e ignorancia (conocida como Edad Media) hubo un creciente impulso por establecer rutas comerciales alrededor del mundo. En este contexto, y basado en el modelo esférico del planeta, Cristóbal Colón trató de establecer una ruta hacia “Las Indias” viajando en 1492 por mar hacia el occidente. Posteriormente Magallanes y El Cano lograron efectuar el primer viaje documentado de circunnavegación alrededor de La Tierra. Esto se realzó hace casi 500 años. Medio milenio que no ha servido de mucho a gente sin escrúpulos (o sin inteligencia alguna) como Oliver para entender la realidad. Respecto a este viaje conviene recordar algunos datos:

Los 18 sobrevivientes de la expedición, incluyendo Elcano, completaron la circunnavegación al volver a Sanlúcar de Barrameda en el buque Victoria el 8 de septiembre de 1522, después de un viaje de tres años y un mes. Estos fueron los primeros navegantes conocidos que dieron la vuelta al mundo. (https://es.wikipedia.org/wiki/Circunnavegaci%C3%B3n)

Un excelente relato de las vicisitudes de este primer viaje se pueden ver en el siguiente sitio: La primera circunnavegación del mundo: la expedición de Magallanes y Elcano. Y yo no sé si Oliver es un ignorantazo de cuarta o bien sólo desea generar una legión de ignorantes al evitar mencionar este hecho histórico. Incluso hubo más viajes de ese estilo como el de Francis Drake en 1577. Ya entrando el siglo XX, se realizó la expedición de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los EE UU en 1924, primera en su tipo.

Así que si hacemos caso a los viajes de circunnavegación documentados, entenderemos que hubiesen sido imposibles de realizar si la tierra fuese “plana”. En algún punto estos viajes hubiesen tenido un fin abrupto o trágico, al estilo de la ilustración de la derecha. A Oliver se le olvida que viajamos sobre los hombros de gigantes, que en el pasado hicieron lo que ahora a él le cuesta mucho trabajo hacer: Observar, pensar y sacar conclusiones.

Continuemos con la Astronomía. Otro hecho palpable de la forma esférica de la tierra es la posición de algunas estrellas notables, como la estrella Polaris, que se ubica en la bóveda celeste casi en línea con el eje de rotación terrestre, al Norte, y que al viajar al Norte o al Sur se observa claramente como cambia su elevación relativa. Este hecho fue observado desde la antigüedad por los navegantes europeos que cruzaban la línea del ecuador en sus viajes por la costa de África. Ellos se admiraban de que, al llegar a cierto punto en sus viajes, su fiel compañera Polaris desaparecía en el horizonte, a medida que continuaban viajando al Sur. En una Tierra plana esto sería imposible; Polaris siempre estaría a la misma elevación en cualquier punto de la Tierra. Ver más información en LAS ESTRELLAS Y LOS NAVEGANTES.

Por otro lado, si la Tierra fuese plana, su sombra sobre la Luna podría verse como la ilustración mostrada a la izquierda durante algunos (no todos) de los eclipses lunares y no como siempre se observa, es decir, como la sombra en la imagen a la derecha. Informo a mis lectores que he trucado intencionalmente foto de la luna llena de la izquierda para ilustrar mi punto.

Adicionalmente, en una tierra plana no existirían los helados polos Norte y Sur, que mantienen temperaturas bajísimas durante todo el año debido a que no reciben suficiente radiación solar debido a la propia curvatura del planeta. Pero claro, si nunca has viajado más allá de tu pueblo natal quizás no puedas experimentar la reducción gradual de temperaturas a medida que te alejas de las zonas ecuatoriales, sea al Norte o al Sur. Incluso si viajas a Europa o a Argentina Sur durante sus respectivos inviernos experimentarás no sólo la baja de temperaturas sino que podrás atestiguar la reducción en el número de horas de luz solar al día. Esto sería un fenómeno imposible de observar en una Tierra plana.

Terminemos con algo de física. Por si todo lo anterior no fuese poco, cualquier argumento que apoye la supuesta Tierra plana puede refutarse por completo con algunos conocimientos básicos de física. Tomemos por ejemplo la fuerza de gravedad que nos mantiene unidos a esta roca. Como se puede comprobar si viajas al Norte o al Sur o a otro continente al Poniente o al Occidente de donde vives, las casas y edificios construidos allí, en su totalidad, están verticales respecto al piso. Si la Tierra fuera plana la fuerza de gravedad no permitiría esto, pues actuaría siempre en forma radial respecto al centro de masa del planeta. En una Tierra plana sólo podrías ver edificios perfectamente perpendiculares en su parte central, y a medida que te alejes a cualquiera de los puntos cardinales los edificios tendrían que ser cada vez más inclinados como se observa en la siguiente figura en los puntos extremos 1 y 6:

Verifica este hecho con una simple plomada cuando viajes. Observarás que, sin importar dónde vayas, invariablemente la plomada apuntará hacia el centro de la Tierra. Este hecho lo saben TODOS los albañiles del mundo. Si piensas que la Tierra es plana, intenta convencerlos de hacer edificios inclinados y recibirás un ladrillazo en la cabeza como respuesta. Otro resultado de la Ley de Gravitación Universal, que puedes comprobar fácilmente, es que tu peso no cambia a medida de que viajas por la superficie del planeta. Si pesas 65 kg, este peso se mantendrá viajes a donde viajes (gramos más o menos), pero si vivieras en una tierra plana tu peso cambiará mucho pues la distancia al centro de la Tierra aumentaría enormemente a medida que viajas fuera de su punto medio. Esto se debe a que la fuerza de gravedad disminuye con respecto al cuadrado de la distancia entre tu centro de masa y el de la tierra. Al doble de distancia del centro de la Tierra tu peso se reduciría a una cuarta parte.

Otro hecho observable y que es resultado de la misma Ley de Gravitación Universal, es que los océanos del mundo no están concentrados en su centro (en caso de un “planeta plano”), sino que hay mares por todo el mundo, y sus aguas, al fluir sin problema, no se concentran en un sólo punto de su superficie.

Oliver inicia su diatriba diciendo que no podemos observar la curvatura del planeta. Esto es obvio dados los tamaños de la Tierra y de nuestro cuerpo, o bien de la capacidad de nuestros ojos para distinguir a distancia. Dice Oliver que el horizonte desaparece a razón de 8 pulgadas (unos 20 cm) por cada milla (1.609 km), y que esto no se observa en la realidad. Pero claro que no se observa ¡No conozco a ningún ser humano que detecte una diferencia de 20 cm a 1.6 km de distancia! Pero con instrumentos precisos podemos encontrar, por ejemplo, la separación entre las puntas de dos torres de sujeción de un puente (como el Golden Gate) con respecto a su base.

Conclusión.

No son necesarios 30 argumentos para demostrar que la Tierra es aproximadamente esférica, y no plana como afirma el disparatado video de Oliver. Lo único que falta es un poco de educación en Historia y en Ciencias (Física y Astronomía básicas). Eso fue lo que le respondí a mi hija. También hace falta un poco de pensamiento crítico y de una gran curiosidad por encontrar la verdad en nuestro mundo. No porque algo suene lógico debe ser verdadero. Ya hemos revisado en este espacio algunos argumentos lógicos que pueden engañar a los incautos. Es mejor recibir (o adquirir) unas buenas bases científicas, mantener una curiosidad sana y leer más libros de Historia.

Aunado a mi anterior consejo, recomiendo echar un vistazo al blogCiencia de sofáque tiene una excelente entrada sobre este tema y que complementa lo aquí vertido.

Posted in Ciencia, Escepticismo, Historia | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

Consejos para México, en 2017

Posted by keithcoors_00 en 31 diciembre, 2016

Toma consejo en el vino, pero decide después con agua.

 

 

 

Benjamin Franklin

 


 

 

Termina 2016, un año con muchos eventos impactantes para los mexicanos, y para el mundo entero. Esta entrada está dedicada a mis compatriotas mexicanos en especial debido a que la idiosincracia del mexicano es la que mejor conozco y pienso que los consejos que pueda dar tendrían más bases sólidas para ser tomados en cuenta.

 

 

 

Surge entonces la cuestión ¿Que se puede hacer frente a la ola de eventos desafortunados que nos han acaecido? ¿Cómo superar tantas malas noticias? Y sobre todo ¿Por cual empezar? Muchos podrían afirmar que las elecciones en los EE. UU. representaron el evento más impactante de 2016. Otros podrían decir que las constantes noticias que nos presentan a un Gobierno Mexicano cada vez más corrupto y menos aceptado por la sociedad a quien supuestamente representa. Otros más pueden decir que la reciente noticia de que los combustibles subirán de precio en 2017 ha sido lo más desagradable que hemos atestiguado. Y hay más: el fallecimiento de artistas famosos, la guerra en Siria, la crisis de los refugiados, la devaluación del peso mexicano, el brutal ataque que sufrió Ana Gabriela Guevara, los constantes asesinatos de ediles, estudiantes y pueblo en general, la nueva guerra cibernética, etc.

 

 

 

No creo que haya mejor o peor, pero comenzaré con algo que nos ha indignado en recientes fechas, es decir, el anunciado aumento a las gasolinas. He visto en las noticias que mucha gente está protestando en contra de esta medida, exigiendo la renuncia del estúpido y corrupto EPN. Otros están bloqueando gasolineras y hasta carreteras. Eso no está mal, pero debemos ser conscientes de que ninguna protesta hará que el gobierno revierta esa decisión. El PRI necesita dinero, mucho dinero para comprar a los electores del Estado de México, bastión priísta que no están dispuestos a perder… fácilmente. Ese dinero vendrá de lo que se recaude por la venta de hidrocarburos a un precio mayor, no hay mucha duda al respecto. Sin embargo, las protestas irracionales sólo lograrán que se consuma más gasolina (embotellamientos y caos vial). Lo que debiéramos hacer los mexicanos es consumir menos gasolina, en la medida de lo posible. Hay cosas que podemos hacer sin mucha dificultad, como dejar de usar nuestros vehículos para ir a la tienda cercana o al supermercado, planear utilizar más los transportes colectivos en distancias que impliquen mayor gasto de combustible en nuestro vehículo que lo que cuesta el transporte. El asunto es ¡gastar menos gasolina! Y sí, protestar pero sin estorbar, que eso le daría más dinero al gobierno, no hay que olvidarnos de esto.

 

 

 

Respecto a lo que se espera que suceda bajo el gobierno de Donald Trump, no olvidemos que el impacto sicológico ha sido más fuerte de lo que debiera ser el impacto económico o político. A tal grado que la sola noticia del resultado hizo que el peso se devaluara casi 20% en pocos días. De acuerdo, muchos gringos quieren tener su supremacía blanca. No quieren tener mexicanos (ni practicantes del islam) allá. Quieren tener a un estúpido ignorante, misógino y racista como presidente. Muy bien. El punto es ¿los mexicanos estaremos lamentándonos de nuestra mala fortuna? ¿Nos pondremos a llorar como niños a los que el abusivo compañero les quitó su paleta? O haremos de esta tragedia una oportunidad para sacudirnos de la influencia económica de los vecinos del norte, y hacer que el clima laboral en México sea tan atractivo que nuestros compatriotas regresen a trabajar con las mismas expectativas que tienen cuando van a trabajar “al otro lado”. ¿Podremos cambiar eso? ¿Podremos deshacernos de la corrupción y de la impunidad que tanto daño hacen a nuestra sociedad? Habría que pensar y debatir esta idea de ser más independientes de la economía gringa y ser más solidarios con los connacionales que viven en la ilegalidad por aquellos lares.

 

 

 

Relacionado con esto último, no debemos perder de vista que el pueblo norteamericano tampoco está muy contento con el resultado de sus elecciones, al grado de que he leído que gente influyente de California (y de otro estado más que no recuerdo ahora) manifestaron el deseo de separarse de la Unión Americana. Debemos tener un plan alternativo para que, en caso de que esto suceda, apoyemos a estos nuevos estados independientes.

 

 

 

Algo que en lo personal me tiene preocupado es la creciente injerencia de los hackers chinos, coreanos y rusos. También de los gringos… es decir, parece que ahora la guerra se desarrolla en la deep web. Es una especie de guerra fría, pero con la intención de desestabilizar a los países enemigos, más que de establecer una supremacía nuclear o un balance de miedo. Y en el mismo tenor, me preocupa que Trump estorbe las iniciativas para el control de emisión de gases invernadero. Puede ser también que haya una ola de nuevo oscurantismo en los EE. UU. debido a las ideas de este ignorante para bloquear el avance científico y tecnológico general y orientarlo, de nuevo, a la fabricación de armas ¿Qué podemos hacer al respecto? Quizás no mucho, simplemente estar enterados y no perder el hilo de los acontecimientos que resulten de esta confrontación de inteligencias e ignorancias.

 

 

 

Respecto a la política en México, el futuro está bastante incierto, las aguas están revueltas, los panoramas son desalentadores. Una cosa es segura, si seguimos votando por el PRI seguiremos teniendo esto que ya había vaticinado hace algunos años: una era de oscuridad política. ¿Que opciones hay? Me gustaría darle una oportunidad a la izquierda, pero no me gustaría dejar la presidencia en manos de AMLO, otro ignorante y dogmático personaje que sólo atina a explotar los miedos y los odios de la población… en su propio beneficio. Ojalá hubiese un candidato de izquierda al estilo de Marcelo Ebrard. Mientras no no haya, quizá lo mejor sea darle el voto a Margarita Zavala. Y para las elecciones en el Estado de México, ¡a cualquiera menos al PRI!

 

 

 

Respecto a otros asuntos, como la violencia de género, las enormes deficiencias educativas, la batalla por las familias diversas, mi postura es que debemos reforzar el papel educativo en el seno familiar, sea el tipo de familia que sea. No dejar la responsabilidad primaria de la educación en manos de las escuelas. La educación de valores como la honestidad, la honradez, la responsabilidad, la tolerancia, la curiosidad, la solidaridad y la sana competencia debe ser impartida por quienes ejercen el papel de padres (biológicos o no biológicos) para que los críos de estas nuevas generaciones no tengan el síndrome del “inútil”

 

 

 

Resumiendo. Los consejos para mis compatriotas, vertidos desde esta esquina de racionalidad y pensamiento crítico, para 2017 son:

 

 

 

  1. Consumir menos gasolina que antes, caminar más, usar más el transporte colectivo. Cuidar la economía familiar más que nunca.
  2. Crear mejores condiciones para trabajar en México, reducir la corrupción y desarrollar ideas para eliminar la impunidad.
  3. Pensar en desarrollar un plan alternativo en caso de que algunos estados de la Unión Americana decidan separarse de ella.
  4. Estar enterados de la situación mundial y discutir entre nosotros las implicaciones internacionales de los nuevos estilos de guerra.
  5. No votar por el PRI. No caer en la fácil manipulación de las dádivas priístas a cambio de votos.
  6. Educar mejor a nuestras nuevas generaciones, en el seno familiar, sea la familia del tipo que sea.

 

 

Y añado unos consejos más. Ya una vez lo dije y lo repito ahora. Si piensas que este México puede cambiar:



  1. Cambia tú, levántate y haz algo diferente a lo que ha hecho la mayoría de la población mexicana. No te conformes con migajas.
  2. Convéncete tú de que sí es posible cambiar, contagia a otros a tu alrededor.
  3. Critica a los corruptos y a los delincuentes. Exije justicia para todos.
  4. Rechaza la corrupción y no cometas delitos.
  5. Respeta tu propia persona y respeta la vida y las propiedades de los demás.
  6. Respeta el derecho que todos tenemos a expresar lo que pensamos.
  7. En especial permite que otros opinen diferente que tú. Exige que los demás lo permitan.

 

 

Posted in Escepticismo | Etiquetado: , , , , | Comentarios desactivados en Consejos para México, en 2017

La intolerancia, el peor defecto

Posted by keithcoors_00 en 10 septiembre, 2016

Los creyentes de todas las religiones, junto con los hombres de buena voluntad, abandonando cualquier forma de intolerancia y discriminación, están llamados a construir la paz.

Juan Pablo II

 


 

Hace más de 8 años, en los inicios de este blog, escribí una entrada sobre intolerancia inspirado por las noticias sobre la discriminación de que eran objeto los chicos y chicas denominados “emos”. Hoy se presenta un caso similar en mi México, pero no lo origina una forma de vestir o de contemplar la vida, sino la protesta organizada en muchas ciudades en contra del “matrimonio igualitario”.


Voy a hacer un auto-plagio de esa entrada, aunque más bien es una actualización de la original, incluyendo no sólo la apariencia sino la orientación sexual de la gente y el derecho que tienen para vivir una vida plena, unidos como pareja, como familia, incluyendo el derecho a adopción y procreación (por medios no directos). Así que sin más preámbulo, aquí mi actualización:

 

¿Por qué razón somos intolerantes? ¿Que nos hace tomarla contra los que son diferentes a nosotros? ¿Realmente hay tanta diferencia entre nosotros a tal grado que somos capaces de destruir o limitar el desarrollo de lo que no es igual o parecido a nosotros, a nuestra forma de pensar, a nuestra orientación sexual, a nuestras creencias?

 

Bueno, al parecer las diferencias más grandes se encuentran en el ojo del observador, a juzgar por los últimos acontecimientos en mi querido México. Me refiero a las marchas “pro familia” (o “anti matrimonio igualitario”, como se le quiera etiquetar). ¿Que tan diferentes son los homosexuales de los heterosexuales? Quizá la diferencia sea tan grande como la que existe entre zurdos y derechos, como entre rubios y morenos, como la diferencia de estaturas o de color de ojos. Finalmente todos los seres humanos pensamos y sentimos, planificamos y construimos, acertamos y nos equivocamos. Somos humanos sin importar nuestras preferencias sexuales.


 

Pero esto no es nuevo. En la década de 1960 tampoco fue aceptada la apariencia hippie, o antes la apariencia Zoot Suit (Pachuco) en la década de 1940. O sea, la historia se repite… con la misma tenacidad con la que fueron reprimidos los hippies en sus manifestaciones por el fin de la guerra en Vietnam, o los Zoot Suits por su rebeldía para enrolarse en el ejército Americano en la Segunda Guerra Mundial. Recordemos la historia de Alan Turing, creador de la máquina decodificadora que ayudó a derrotar a los alemanes durante la segunda guerra mundial, quien fue enjuiciado bajo una ley que prohibía la homosexualidad en la Gran Bretaña, historia que terminó cuando Turing fue condenado a la castración química, suicidándose al poco tiempo.


 

Actualmente no hay una guerra mundial. Pero queremos una, quizás. Una en la que el enemigo es el que usa turbante, el que tiene otra religión, el que tiene otra apariencia, el que tiene otra orientación sexual. Aparentemente nos gusta el sufrimiento que proporciona el terror de una guerra, de sus muertos, de sus horrores, de sus injusticias. Ahora queremos la guerra de la intolerancia.

 

Se puede afirmar que en el pasado remoto de la humanidad, de acuerdo con el registro fósil y de otras evidencias, la principal amenaza para la supervivencia era el acoso de otros animales más fuertes y mejor dotados para la cacería que los humanos.


 

Aprendimos a temer a las grandes bestias ya que éramos presa fácil de muchas de ellas. No somos suficientemente rápidos para huir corriendo de un león o de una manada de lobos, ni suficientemente ágiles para trepar por un árbol más rápido que un leopardo, ni suficientemente fuertes para ofrecer una respuesta directa a sus ataques, ni suficientemente protegidos para guarecernos en nuestras defensas naturales. Sólo teníamos un cerebro un poco más desarrollado, capaz de idear armas de defensa y ataque, capaz de diseñar trampas y disfraces, capaz de transmitir conocimiento a la descendencia, capaz de crear vínculos sociales para proteger a la incipiente especie, capaz de desarrollar emociones y pensamientos ligados entre sí.


 

Así pasamos varios millones de años, a merced de los depredadores, y tratando de ingeniar soluciones creativas para sortear esos peligros. Las maneras para resolver los problemas de la supervivencia se quedaron grabadas en nuestra genética y en nuestros cerebros. Al menos eso es lo que nos dice Carl Sagan en su obra “Dragones del edén”, y es confirmada por Daniel Goleman en “Inteligencia Social”:


 

La neocorteza (del cerebro) del Homo Sapiens, mucho más grande que en ninguna otra especie, ha añadido todo lo que es definitivamente humano. En la evolución, la neocorteza permitió una juiciosa afinación… que ha creado enormes ventajas en la capacidad de un organismo para sobrevivir en la adversidad, haciendo más probable que su progenie transmitiera a su vez los genes que contienen ese mismo circuito nervioso.

 

 

El problema, desde mi punto de vista, es que en la actualidad ya no necesitamos tanta capacidad cerebral para defendernos de las amenazas naturales. Es decir, la mayor parte de las amenazas actuales ya no ponen en riesgo nuestra vida, y mucho menos atentan contra la supervivencia de la especie humana, aunque haya gente que aun desea sembrar el terror en nuestros inconscientes (pero de seguro con fines nada altruistas).


 

Tenemos una gran capacidad para idear tantas cosas que en nuestros días inventamos problemas, conflictos y enemigos falsos. Vemos con tanta facilidad las diferencias en los demás (incluyendo muchas especies animales) que nos sentimos amenazados por estas realmente sutiles diferencias. Y nos sentimos bien (de manera ficticia) cuando hacemos algo por acabar con ellos aunque sea de manera virtual.


 

Para mí, eso explica por qué podemos ser tan intolerantes en la actualidad. Entiendo que la intolerancia a las hienas gigantes tuviese una base de supervivencia… quizás hace dos millones de años. Entiendo que la intolerancia a la tribu vecina tuviese una base de supervivencia… hace unos 50 mil años. Entiendo que la intolerancia a una diferencia de religión tuviese una base de supervivencia… hace unos dos mil años.


 

Pero hoy ya no es necesaria tanta intolerancia. No es necesaria y hasta resulta uno de los peores defectos de los humanos. Podemos vivir y sobrevivir entre nosotros como raza humana, sin importar nuestras diferencias, y también podemos hacerlo viviendo entre las demás especies animales y vegetales, si somos conscientes de que podemos usar nuestra capacidad cerebral sobrada para:
  • Adaptarnos a los rápidos cambios sociales y tecnológicos.
  • Adaptarnos a las cambiantes condiciones sociales. 
  • Convencernos de que no es necesario seguir siendo tan intolerantes para sobrevivir a estos cambios. 
  • Convencernos que la mayor parte de las diferencias que observamos no nos hacen enemigos de los demás.
  • Convencernos de que las parejas homosexuales tienen todo el derecho de formar familias.

Comentario final:

La cita de entrada me parece apropiada, pues aunque la orientación de Ahuramazdah es no religiosa, pienso que las palabras de un líder religioso pueden ser tan válidas ante esta circunstancia de intolerancia, como las de un ateo, o como las de cualquier ser humano con un poco de conciencia.

.

Posted in Escepticismo, Intolerancia | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en La intolerancia, el peor defecto

El médico de Charlie Sheen que cura con leche de cabra

Posted by keithcoors_00 en 3 febrero, 2016

Lo que más indigna al charlatán es alguien silencioso y digno.

Juan Ramón Jiménez

Desde eSkeptic

Por HARRIET HALL, M. D.

Traducción: K.C.

 


 

El 29 de enero de 2016, en la serie de HBO Tiempo real el presentador Bill Maher contó con la presencia de Samir Chachoua, un hombre que afirma haber descubierto una cura para el SIDA, cáncer y muchas otras enfermedades. Él no tiene licencia para ejercer la medicina en los EE.UU. así que opera en México, donde cobra muchos miles de dólares a visitantes ricos por sus tratamientos con vacunas no probadas. La mayor parte de lo que dice en el programa es inverificable, demostrablemente falsa, o francamente imposible. Por ejemplo afirma que descubrió la cura viendo que la gente en México tomaba leche bronca de cabra y gozaba de excelente salud.

 

El problema desde el principio es que Chachoua afirma haber curado Charlie Sheen del VIH, y sin embargo, admite que Charlie aún tiene VIH. ¿Por fin? Chachoua dice que Charlie estaba muriendo de encefalitis grave, era incontinente, no podía tolerar la luz del día, y tenía una insuficiencia hepática grave. Él afirma haber “arreglado” el hígado, eliminado todos los síntomas, y devuelto a Charlie una vibrante salud a las pocas horas del primer tratamiento. Afirma que “en cuestión de minutos” de iniciar su terapia, las pruebas hepáticas de Charlie resultaron en niveles normales. Eso simplemente no es una afirmación creíble, y ninguna prueba de este dicho está en el horizonte. El tejido dañado necesita tiempo para sanar. La recuperación de una enfermedad crónica requiere más que unas pocas horas.

 

Charlie Sheen también fue presentado en un episodio reciente del Dr. Oz. Allí se describe cómo Chachoua se inyecta a sí mismo con la sangre de Charlie. Curiosamente, sacó la sangre de algún tipo de bulto en el codo de Charlie más que de una vena. El Dr. Oz se horrorizó, como cualquier persona lo haría. No sólo había un riesgo de transmisión del VIH, sino que había un riesgo de reacción a la transfusión de sangre de tipo no coincidente que no había sido identificado y empatado. Si realmente se produjo el incidente, no era más que un truco teatral que demuestra el exceso de confianza de Chachoua y una evidente falta de juicio.

 

Sheen había estado tomando medicamentos antirretrovirales que habían reducido su carga viral a niveles indetectables. Al igual que con todos los pacientes con este tratamiento, esto no significa que el virus habría sido erradicado de todo su cuerpo. Cuando Sheen dejó de tomar los medicamentos, los niveles de VIH (concentraciones) permanecieron indetectables durante un tiempo, pero luego empezaron a subir, tal y como era de esperar.

 

Chachoua comenzó a tratar a Charlie durante el período indetectable y lo proclamó curado. Pero entonces los niveles de VIH de de Charlie comenzaron a subir de nuevo. Sheen se dio cuenta de que no se había curado y se fue de vuelta con sus medicamentos antirretrovirales en avión de vuelta a casa desde México.

 


 

Comentario.

 

Es una vergüenza que México albergue a este tipo de charlatanes. Yo conozco algunos que aquí en Cancún han convencido a gente adinerada de que pueden curarlo todo, por ejemplo con “medicina ayurvédica”. No hay restricciones para estos charlatanes y por desgracia muchos cuentan con el apoyo de gente en el gobierno.

 

 

Reprinted with permission from the copyright holder the Skeptics Society and Skeptic magazine, http://www.skeptic.com

 

Posted in Escepticismo | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en El médico de Charlie Sheen que cura con leche de cabra

5 razones por las que debes seguir usando tu horno de microondas

Posted by keithcoors_00 en 1 febrero, 2016

La libertad de conciencia se entiende hoy día, no sólo como la libertad de creer lo que uno quiera, sino también de poder propagar esa creencia. 


Jonathan Swift.

 



Hace algunas semanas ví publicado en el muro de Facebook de una amiga un enlace que publicita las 5 razones por las que une debería tirar su horno de microondas a la basura. Se puede ver una copia fiel del sitio original tipo captura de pantalla en el repositorio de documentos de ahuramazdah (https://documentosdeahuramazdah.wordpress.com/2016/02/01/5-razones-para-desechar-tu-microondas/).

 

El contenido del sitio es una colección de argumentos que no podría categorizar como “razones” sino más bien “sinrazones” en el mejor de los casos, y en el peor, mentiras flagrantes orientadas a fomentar la ignorancia de la gente. Hice un análisis de cada una de sus “razones” y pienso que revisarlas en este espacio podrá crear un contrapeso ante la campaña de odio a todo lo que huela a tecnología o ciencia promovida por sitios como el analizado.

 

Introducción. Se inicia la diatriba con una serie de tres preguntas que suponen al menos dos hechos supuestamente incuestionables, que el uso de este tipo de hornos perjudica a la salud y que la URSS prohibió el su uso en 1976:


  1. ¿Es posible que millones de personas sacrifiquen su salud a cambio de la convencionalidad del microondas? 
  2. ¿Por qué la Unión Soviética ha vetado el uso del microondas desde el año 1976? 
  3. ¿Cómo funcionan los microondas?

 

Contestaré en primer lugar la tercera pregunta pues la respuesta sería fundamental para establecer lo que el sitio supone como verdad absoluta, y trataré de hacerlo de forma simple. Los hornos de microondas funcionan aprovechando el fenómeno de absorción de ondas electromagnéticas. En pocas palabras el horno calienta el agua, las grasas y otras substancias contenidas en alimentos mediante ondas de radio de alta frecuencia. El efecto de la absorción es que las moléculas se agitan aumentando su temperatura. Cabe hacer notar que el calentamiento de alimentos mediante el uso de sartenes y ollas tiene el mismo efecto que las microondas pero mediante conducción de calor por contacto. En pocas palabras, si las moléculas de los alimentos se agitan, acabarán elevando su temperatura. Una excelente explicación del funcionamiento de estos implementos, pero cun poco más técnica, se puede consultar aquí: http://www.inin.gob.mx/publicaciones/documentospdf/COMO%20FUNCIONA.pdf

 

La respuesta a la primera pregunta es simple: No hay efectos dañinos en los seres humanos por calentar los alimentos en estos hornos y luego consumirlos. Sería muy estúpido suponer que el calentamiento de los alimentos nos daña. Los humanos llevamos decenas de miles de años calentando nuestros alimentos; si calentarlos nos dañase la humanidad se hubiese extinguido hace mucho, así que nadie está “sacrificando” su salud por calentar los alimentos con microondas.

 

La respuesta a la segunda pregunta aún es más simple. La supuesta prohibición de los hornos de microondas en la extinta URSS es un mito. Testimonios de primera mano desmienten esta falacia.

 

Las “razones”. A continuación haré un resumen da cada uno de estos argumentos y los responderé puntualmente.

 

1. Los hornos de microondas nunca fueron investigados a fondo antes de su aprobación en los Estados Unidos. Adicionalmente su uso fue causa de cáncer en soldados alemanes durante la segunda guerra mundial.

 

Actualmente los hornos de microondas cuentan con la aprobación de la FDA (U.S. Food and Drug Administration), órgano regulador de los EE.UU. en estos menesteres. Podemos suponer que en sus inicios comerciales (allá por la década de 1950), esta tecnología no fue lo suficientemente investigada, pero actualmente eso no es razón para deshechar tu horno. Lo de los soldados alemanes de la segunda guerra mundial es muy difícil de creer, ya que la tecnología no estaba disponible en ese entonces. La primera vez que el público pudo utilizar esta tecnología fue en enero de 1947, más de un año después de haber terminado la segunda guerra mundial. Por lo tanto, el hecho de que los hornos de microondas cuenten con la aprobación de la FDA constituye la primera razon por la que debes seguir usándolos para calentar tus alimentos en forma segura.

 

2. Los microondas destruyen el valor nutritivo de los alimentos. Esto es debido a que desintegran y cambian la estructura molecular de los alimentos por el proceso de radiación.

 

Bueno, cualquier alimento al calentarse por cualquier método pierde algo de sus nutrientes, pero las ondas de radio son incapaces de “desintegrar” o “cambiar” la estructura molecular de nada, y esto se debe a que las microondas no son radiación ionizante. Su energía sólo es absorbida por la materia en forma de calor. Al no tener la capacidad de ionización, es imposible que las microondas cambien la estructura molecular de la materia. Más bien ayudan a mantener los nutrientes en los alimentos debido al corto tiempo de cocinado. Por lo tanto, puedes estar seguro de que al utilizar tu horno de microondas tus alimentos no perderán sus estructuras moleculares, y a lo mucho se deshidratarán.


3. Las microondas crean compuestos cancerígenos en los alimentos.

 

Deberían ponerse de acuerdo los autores de esta nota, pues segun ellos las microondas destruyen y también crean. Una vez más hay que recordar que los métodos tradicionales de preparación de alimentos incluyen el calentamiento de ollas y sartenes de diversos materiales, sometidos a la flama de algún tipo de combustible. Esto favorece la formación de depósitos de carbón y alquitrán que en sí mismos son cancerígenos. Pero a los autores de esta nota no se les ocurrió verificar este hecho. Sin embargo son tan pequeñas las cantidades producidas que el organismo humano generalmente se recupera del posible daño. Estas substancias NO son producidas por los hornos de microondas, pues no hay gases quemándose cerca de los alimentos. Por esta razón es más seguro cocinar con microondas que con la flama de algún combustible y el uso de ollas.


4. Las microondas proporcionan una exposición diaria innecesaria a la radiación.

 

Las microondas no salen del horno, se quedan allí. Además, tendenciosamente los autores no mencionan que las microondas son radiación NO-IONIZANTE. Todos los humanos estamos expuestos a este tipo de radiación no ionizante debido a las telecomunicaciones. Prácticamente vivimos inmersos en un mar de ondas de radio. Y si bien es cierto que no debemos meternos a un horno de microondas, esto se debe a la misma razón por la que no debemos meternos a un horno de pizzas convencional, so pena de salir con quemaduras graves.

 

Fuera del horno no hay riesgo de quemaduras o “irradiación” porque las ondas electromagnéticas generadas difícilmente salen del recinto diseñado para calentar. Esto se debe a que la caja del horno funciona como una jaula de Faraday, anulando en el exterior el campo eléctrico generado en su interior. Incluso se puede ver a través del vidrio de la compuerta una especie de malla fina que cumple con este propósito aislante. La única precaución que se debe tener para evitar fugas es conectar el horno a un contacto aterrizado. Por esta razón, usar un horno de microondas es más eficiente que calentar tus alimentos en una hornilla, ya que el calor en la hornilla se disipa en muchas direcciones mientras que la energía de las microondas se mantiene dentro del recinto.

 

5. Las microondas pueden crear problemas de salud severos. El aumento increíble de la obesidad puede estar vinculado a la adopción masiva de las microondas. Gracias al microondas, se ha hecho extremadamente fácil y cómodo de comer alimentos procesados.

 

Igualmente que cocines en un horno de microondas o en una estufa convencional, el abuso en el consumo de alimentos “procesados” depende de muchos factores más importantes. La comida chatarra está ahí, lista para ser ingerida, sólo necesitas tener el antojo y ¡voilá!. Engordarás no por culpa del horno de microondas sino debido a tus hábitos de alimentación y ejercicio.

 

Pero si calientas tu desayuno con el horno de microondas, estará listo en menos tiempo, por lo que podrás aprovechar el tiempo sobrante para hacer más ejercicio del que ya haces en la mañana. Por esta razón usar tu horno de microondas te puede dar más oportunidades de ejercitarte y bajar de peso.

 

Conclusión.

 

Contra argumentando estas 5 “razones” con hechos y no con fantasías (como la de los soldados alemanes con cáncer y la destrucción de moléculas) se puede llegar a tener 5 razones (verdaderamente razonadas) para seguir usando nuestro bienamado horno de microondas:

 

  1. Los hornos de microondas son seguros y cuentan con el aval de la FDA.
  2. Los alimentos calentados en los hornos de microondas mantienen más nutrientes.
  3. Al cocinar con un horno de microondas evitas la formación de alquitrán y otros cancerígenos.
  4. Gastas menos energía al calentar tus alimentos en un horno de microondas porque son más eficientes.
  5. Puedes bajar de peso al tener más tiempo para ejercitarte, ya que es más rápido cocinar con el horno de microondas.

 

 

 

Posted in Escepticismo, Tecnología | Comentarios desactivados en 5 razones por las que debes seguir usando tu horno de microondas