Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Archive for the ‘Intolerancia’ Category

La intolerancia, el peor defecto

Posted by keithcoors_00 en 10 septiembre, 2016

Los creyentes de todas las religiones, junto con los hombres de buena voluntad, abandonando cualquier forma de intolerancia y discriminación, están llamados a construir la paz.

Juan Pablo II

 


 

Hace más de 8 años, en los inicios de este blog, escribí una entrada sobre intolerancia inspirado por las noticias sobre la discriminación de que eran objeto los chicos y chicas denominados “emos”. Hoy se presenta un caso similar en mi México, pero no lo origina una forma de vestir o de contemplar la vida, sino la protesta organizada en muchas ciudades en contra del “matrimonio igualitario”.


Voy a hacer un auto-plagio de esa entrada, aunque más bien es una actualización de la original, incluyendo no sólo la apariencia sino la orientación sexual de la gente y el derecho que tienen para vivir una vida plena, unidos como pareja, como familia, incluyendo el derecho a adopción y procreación (por medios no directos). Así que sin más preámbulo, aquí mi actualización:

 

¿Por qué razón somos intolerantes? ¿Que nos hace tomarla contra los que son diferentes a nosotros? ¿Realmente hay tanta diferencia entre nosotros a tal grado que somos capaces de destruir o limitar el desarrollo de lo que no es igual o parecido a nosotros, a nuestra forma de pensar, a nuestra orientación sexual, a nuestras creencias?

 

Bueno, al parecer las diferencias más grandes se encuentran en el ojo del observador, a juzgar por los últimos acontecimientos en mi querido México. Me refiero a las marchas “pro familia” (o “anti matrimonio igualitario”, como se le quiera etiquetar). ¿Que tan diferentes son los homosexuales de los heterosexuales? Quizá la diferencia sea tan grande como la que existe entre zurdos y derechos, como entre rubios y morenos, como la diferencia de estaturas o de color de ojos. Finalmente todos los seres humanos pensamos y sentimos, planificamos y construimos, acertamos y nos equivocamos. Somos humanos sin importar nuestras preferencias sexuales.


 

Pero esto no es nuevo. En la década de 1960 tampoco fue aceptada la apariencia hippie, o antes la apariencia Zoot Suit (Pachuco) en la década de 1940. O sea, la historia se repite… con la misma tenacidad con la que fueron reprimidos los hippies en sus manifestaciones por el fin de la guerra en Vietnam, o los Zoot Suits por su rebeldía para enrolarse en el ejército Americano en la Segunda Guerra Mundial. Recordemos la historia de Alan Turing, creador de la máquina decodificadora que ayudó a derrotar a los alemanes durante la segunda guerra mundial, quien fue enjuiciado bajo una ley que prohibía la homosexualidad en la Gran Bretaña, historia que terminó cuando Turing fue condenado a la castración química, suicidándose al poco tiempo.


 

Actualmente no hay una guerra mundial. Pero queremos una, quizás. Una en la que el enemigo es el que usa turbante, el que tiene otra religión, el que tiene otra apariencia, el que tiene otra orientación sexual. Aparentemente nos gusta el sufrimiento que proporciona el terror de una guerra, de sus muertos, de sus horrores, de sus injusticias. Ahora queremos la guerra de la intolerancia.

 

Se puede afirmar que en el pasado remoto de la humanidad, de acuerdo con el registro fósil y de otras evidencias, la principal amenaza para la supervivencia era el acoso de otros animales más fuertes y mejor dotados para la cacería que los humanos.


 

Aprendimos a temer a las grandes bestias ya que éramos presa fácil de muchas de ellas. No somos suficientemente rápidos para huir corriendo de un león o de una manada de lobos, ni suficientemente ágiles para trepar por un árbol más rápido que un leopardo, ni suficientemente fuertes para ofrecer una respuesta directa a sus ataques, ni suficientemente protegidos para guarecernos en nuestras defensas naturales. Sólo teníamos un cerebro un poco más desarrollado, capaz de idear armas de defensa y ataque, capaz de diseñar trampas y disfraces, capaz de transmitir conocimiento a la descendencia, capaz de crear vínculos sociales para proteger a la incipiente especie, capaz de desarrollar emociones y pensamientos ligados entre sí.


 

Así pasamos varios millones de años, a merced de los depredadores, y tratando de ingeniar soluciones creativas para sortear esos peligros. Las maneras para resolver los problemas de la supervivencia se quedaron grabadas en nuestra genética y en nuestros cerebros. Al menos eso es lo que nos dice Carl Sagan en su obra “Dragones del edén”, y es confirmada por Daniel Goleman en “Inteligencia Social”:


 

La neocorteza (del cerebro) del Homo Sapiens, mucho más grande que en ninguna otra especie, ha añadido todo lo que es definitivamente humano. En la evolución, la neocorteza permitió una juiciosa afinación… que ha creado enormes ventajas en la capacidad de un organismo para sobrevivir en la adversidad, haciendo más probable que su progenie transmitiera a su vez los genes que contienen ese mismo circuito nervioso.

 

 

El problema, desde mi punto de vista, es que en la actualidad ya no necesitamos tanta capacidad cerebral para defendernos de las amenazas naturales. Es decir, la mayor parte de las amenazas actuales ya no ponen en riesgo nuestra vida, y mucho menos atentan contra la supervivencia de la especie humana, aunque haya gente que aun desea sembrar el terror en nuestros inconscientes (pero de seguro con fines nada altruistas).


 

Tenemos una gran capacidad para idear tantas cosas que en nuestros días inventamos problemas, conflictos y enemigos falsos. Vemos con tanta facilidad las diferencias en los demás (incluyendo muchas especies animales) que nos sentimos amenazados por estas realmente sutiles diferencias. Y nos sentimos bien (de manera ficticia) cuando hacemos algo por acabar con ellos aunque sea de manera virtual.


 

Para mí, eso explica por qué podemos ser tan intolerantes en la actualidad. Entiendo que la intolerancia a las hienas gigantes tuviese una base de supervivencia… quizás hace dos millones de años. Entiendo que la intolerancia a la tribu vecina tuviese una base de supervivencia… hace unos 50 mil años. Entiendo que la intolerancia a una diferencia de religión tuviese una base de supervivencia… hace unos dos mil años.


 

Pero hoy ya no es necesaria tanta intolerancia. No es necesaria y hasta resulta uno de los peores defectos de los humanos. Podemos vivir y sobrevivir entre nosotros como raza humana, sin importar nuestras diferencias, y también podemos hacerlo viviendo entre las demás especies animales y vegetales, si somos conscientes de que podemos usar nuestra capacidad cerebral sobrada para:
  • Adaptarnos a los rápidos cambios sociales y tecnológicos.
  • Adaptarnos a las cambiantes condiciones sociales. 
  • Convencernos de que no es necesario seguir siendo tan intolerantes para sobrevivir a estos cambios. 
  • Convencernos que la mayor parte de las diferencias que observamos no nos hacen enemigos de los demás.
  • Convencernos de que las parejas homosexuales tienen todo el derecho de formar familias.

Comentario final:

La cita de entrada me parece apropiada, pues aunque la orientación de Ahuramazdah es no religiosa, pienso que las palabras de un líder religioso pueden ser tan válidas ante esta circunstancia de intolerancia, como las de un ateo, o como las de cualquier ser humano con un poco de conciencia.

.

Anuncios

Posted in Escepticismo, Intolerancia | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en La intolerancia, el peor defecto

La realidad sobre los Reptilianos

Posted by keithcoors_00 en 28 febrero, 2014

Creemos, sobre todo porque es más fácil creer que dudar, y además porque la fe es la hermana de la esperanza y de la caridad.


Alejandro Dumas


Las creencias. Esas boyas salvadoras que mucha gente (mucha) usa cuando se siente perdida, a punto de ahogarse en un mar de incertidumbre. El único problema de esas boyas es que no hay forma de saber si flotarán o nos hundirán más en la ignorancia. Porque es cierto, la incertidumbre parte de no saber algo con exactitud, con certeza. Y así, ante preguntas como ¿por qué existimos los humanos? las creencias ofrecen una miríada de boyas salvadoras, al estilo de “porque tenemos una misión de dios” o “porque dios nos hizo con un propósito”.


Pero no es el propósito de esta entrada ahondar en ese escabroso tema filosófico de la existencia de los humanos (cuya respuesta es simple si se entiende el proceso evolutivo: Los humanos existimos por el resultado de un proceso evolutivo y persistimos aún debido a nuestra capacidad para adaptarnos a los cambios del entorno). El propósito es analizar una creencia que a veces es esgrimida por algunos individuos como explicación del por qué hay humanos que no encuadran con sus propios esquemas políticos o religiosos, particularmente. Me refiero a la creencia de que existen seres con apariencia humana pero que en realidad son reptiles: Los Reptilianos


Es razonable pensar que esta creencia parte de un miedo ancestral a los reptiles, esos seres que reptan con sigilo y acechan a su presa para devorarla de un bocado (o varios bocados). Es justificable un miedo de ese tamaño cuando se vive en lugares en los que abundan las serpientes venenosas o los cocodrilos. Pero lo más seguro es que esos pobres animales sientan más miedo del humano que el humano de ellos. Y la probabilidad de un ataque de serpientes o cocodrilos está más ligada a una necedad humana por acercarnos más de lo debido a estos seres, por invadir su hábitat y por pensar que pueden llegar a ser mansas mascotas como perros o gatos. Recuerdo que Desmond Morris decía en uno de sus libros que le resultaba curioso como los humanos imitamos el siseo típico de una serpiente cuando queremos que otros humanos guarden silencio ante la posibilidad de la presencia de una amenaza, como si con ese sonido pusiéramos en alerta a nuestros congéneres por asociación directa a un peligro. Debemos reconocer que ese miedo ha sido explotado por escritores fantasiosos (como Michael Crichton en su famosísima novela “Parque Jurásico”) y por directores de cine quienes han llevado a la pantalla grande películas tan ridículas como espantosas al estilo de “Anaconda“, todo con el propósito de embolsarse unos dólares a partir de generar miedo en lectores y espectadores. Se vale, digo yo, hacer negocio con ese miedo siempre y cuando se explique que la obra en cuestión es una fantasía, la creación de la imaginación de los autores y sólo eso.


El dinosaurio inteligente


La historia de los reptilianos al parecer inicia de una forma interesante: en 1977 un escritor de ciencia ficción Japonés, Aritsune Toyota, intrigado por la posibilidad de que hubiesen existido dinosaurios de sangre caliente, desarrolló la idea de que los dinosaurios pudieron evolucionar hasta adquirir inteligencia. Con esta idea en mente escribió una novela de ficción titulada “Una Sombra del Pasado”. Ese mismo año, el famoso Carl Sagan, en su libro “Los Dragones del Edén”, exploró la posibilidad evolutiva de que una especie de dinosaurio (Saurornithoides) llegase a tener inteligencia similar a la de los humanos. Así escribió Sagan:


Resulta interesante especular sobre estos animales. En el supues­to de que los dinosaurios no se hubiesen extinguido misteriosamen­te hace alrededor de sesenta y cinco millones de años, ¿habría el Saurornithoides continuado su progreso hacia formas cada vez más inteligentes? ¿Habría aprendido a cazar en grupo a los gran­des mamíferos impidiendo con ello la gran proliferación de esta clase animal que siguió al término de la era mesozoica? De no haber sido por la extinción de los dinosaurios, ¿serían las formas hoy dominantes en la Tierra descendientes de los Saurornithoides, autores y lectores de libros, entregados a reflexiones acerca del rumbo que habrían tomado las cosas si los mamíferos hubiesen ganado la batalla? ¿Pensarían las formas dominantes que la base aritmética 8 era lo normal y que la base 10 era un ringorrango exclusivo de la «nueva matemática»?


En 1982, Dale Russell, curador de fósiles vertebrados en el Museo Nacional de Canadá en Ottawa, conjeturó una posible ruta evolucionista que pudio haber seguido el dinosaurio llamado Troodon si no hubiese perecido en el evento de extinción de hace 66 millones de años, sugiriendo que pudo haber evolucionado hacia seres inteligentes similares en fisonomía a los humanos. Los modelos artísticos que intentaban ilustrar esta posibilidad fueron muy ingeniosos. Aquí presento el modelo del Museo Nacional de Canadá:

 


La información de este apartado está basada parcialmente en la Wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Dinosaur_intelligence#Sapient_dinosaurs


Sin embargo la historia de la creencia en Los Reptilianos es muy vulgar y menos honesta que la creación fantástica o la especulación científica.


Los Reptilianos (o Cómo aprendimos a creer en tonterías)


Si se busca en google con estas palabras “reptilianos en la tierra”, la búsqueda nos arrojará más de 240,000 resultados. No se trata de analizarlos a detalle y sólo tomaré algunas muestras que ejemplifican la parafernalia que hay alrededor de esta fantasía y las temibles consecuencias que trae cuando se mezcla con política. Para empezar no hay un acuerdo entre tanto “opinador de ocasión” acerca de este tema, algunos escriben otros sólo se limitan a presentar videos de youtube como evidencia de que en realidad hay una especie de reptiles inteligentes que se hacen pasar por humanos y gobiernan el mundo. Algunos de estos opinadores afirman que los troodones evolucionados salieron de la tierra para poblar el universo y que han regresado para tomar lo que alguna vez les perteneció (o algo así). Otros afirman que los Reptilianos son originarios del fantástico planeta Nubiru (o Nuburu… ¡o como chingados se llame!). En un sitio no tan imaginativo como otros, se dice lo siguiente:


Si se confirmara la hipótesis de Russell (acerca de la evolución del Trodoon), éste podría haber desarrollado una inteligencia superior y tecnología para colonizar entera la Galaxia desde hace decenas de millones de años…


Pero en un espasmo de éxtasis en credulidad, en otro sitio se afirma lo siguiente:


Según los propios textos encontrados esta información detallada fue dada por los Annunaki y se los describe como una raza de Dioses Reptilianos que vinieron a la tierra en naves llameantes desde su planeta natal Nibiru. Está escrito que vinieron a extraer oro y otros elementos para usarlos en la protección de la atmósfera de su planeta.


Los textos a que se refiere esta última cita están supuestamente en unas 22,000 tablillas antiguas. Se dice en este sitio que “En 1951 unos arqueólogos y exploradores descubrieron una biblioteca con más de 22.000 tablillas antiguas en lo que hoy es Iraq”. Interesante que no mencionen los nombres de esos arqueólogos y exploradores así como para confirmar que en realidad hubo ese hallazgo, y que de ser así, su interpretación es correcta. Sin embargo los nombres Annunaki y Nuburu siempre estarán asociados a un charlatán de la arqueología: Zacarías Sitchin. Las interpretaciones de este Sitchin a menudo fueron invalidadas por sus colegas: “Cuando los críticos han comprobado las referencias de Sitchin, han encontrado citas frecuentemente fuera de contexto, o que trunca sus citas para distorsionar la evidencia y probar sus afirmaciones. La evidencia es presentada de forma selectiva y toda evidencia contradictoria es eliminada”.


Otro nombre asociado a fantasías de este calibre es David Icke, quien introdujo una hipótesis reptiloide en su libro “The Biggest Secret” (1999), que identificaba a “La Hermandad” como descendiente de reptiles de la constelación “Dragón”, quienes caminan en dos patas y parecen humanos, y que viven en túneles y cuevas bajo la superficie de la tierra. Icke argumenta que los Reptilianos son una raza de dioses conocidos como Annunakis de acuerdo con el mito creacionista Babilonio. O sea, la misma cosa fantasearon Icke y Sitchin, pues no hay una sola evidencia que soporte semejantes afirmaciones. En otro imaginativo sitio se dice lo siguiente:


Según David Icke estos reptoides son la fuerza oculta detrás del control mundial sobre la humanidad. También afirma que la mayoría de los líderes mundiales de cualquier estructura social que van desde, George W. Bush, los Rockefeller, los Rothschild hasta la familia real de Inglaterra, son de hecho reptiles humanoides de 7 pies de altura, que se alimentan primordialmente de sangre. De acuerdo con una entrevista con David Icke, Christine Fitzgerald, una confidente de la princesa Diana, cuenta que Diana le dijo, que la familia real eran alienígenas reptilianos, y que ellos podían mutar de forma.


Estas afirmaciones carecen de soporte evidencial. No hay más que dichos, dichos sobre dichos y mucha, mucha imaginación. Añado que también hay una falta total de seriedad y de rigor científico. Así, la creencia en Reptilianos puede ser tan válida como la creencia en La Llorona o en cualquier otro mito perpetuado por la imaginativa narrativa humana. Pero lo peligroso es cuando la gente comienza a tomarse en serio eso de que algunos gobernantes son auténticamente “Reptilianos”. Se mezcla peligrosamente la charlatanería, la pseudociencia y el fervor político para dar como resultado intolerancia basada en una enorme ignorancia.


Reptilianos y el ataque a Venezuela.


Un ejemplo de este tipo de mezcla se dá en algunos usuarios de tuiter quienes defienden a capa y espada al gobierno de Venezuela frente a lo que ellos llaman “intento capitalista” para derrocar a Nicolás Maduro. No es mi propósito analizar la política de ese país. Simplemente me referiré a los hechos registrados en el mes de febrero de 2014, en el que ha habido decenas de muertos como resultado de violentos enfrentamientos entre manifestantes que protestan contra el gobierno y las policías locales (ver http://www.larepublica.pe/13-03-2014/crisis-en-venezuela-analisis-de-la-situacion-tras-un-mes-de-protestas). Quienes apoyan a Maduro piensan que se trata de un ataque externo para derrocarlo. Y es claro que esto puede pensarse cuando el mismo mandatario Venezolano dice que las protestas no son otra cosa sino un brote nazi fascista:


Mientras la oposición denunciaba la violenta represión de las manifestaciones, el presidente Maduro echó mano de un discurso ya bien conocido: que las marchas buscan derrocarlo, que los manifestantes tenían “intención de matar”, que el país enfrenta un “rebrote nazi fascista” y que tiene “fotos y videos” de los autores intelectuales y materiales de los desmanes.


Algunos usuarios de tuiter se lanzaron a defender a Maduro de este ataque, que, según algunos de ellos, como @alejandroscesb, podría incluir un sismo promovido por los gringos:




El tuit en cuestión fue retuiteado ¡861 veces! Vaya si hay ignorancia en estos asuntos, a quien se le ocurre que se puede promover sismos. Por fortuna hubo quienes cuestionamos esta implicación, pues ya sabemos que el foco de todos los ataques antiimperialistas de las huestes chavistas es el HAARP. Un usuario cuestionó esta asociación (HAARP como causa de sismos e inundaciones) y como respuesta recibió lo siguiente, por parte de otro usuario (@the_renegade1):




Por supuesto que respondí diciendo que “Esa desvencijada instalación (HAARP) es incapaz de calentarse a sí misma, 3.6 MW no le alcanza”. Siguieron otras interacciones, pero debido a mi imagen de tuiter (la que se encuentra al inicio de esta entrada), el amigo @the_renegade1 se soltó diciendo que los reptilianos somos “UN FRASCO DE VENENO VACIO SIN AMOR Y HUMANIDAD QUIZAS SEAS ALGO PEOR ME ATREVO A PENSAR Q NO ERES D ESTA TIERA Y TU FIN”.


Confieso que me burlé muy a gusto de su forma de escribir (principalmente por “tiera”), pero más aún por su ignorancia en asuntos de física y matemáticas. Finalmente @the_renegade1 argumentó que el Comandante Hugo Chávez habría denunciado a los Reptilianos y se aventó esta frase que está como para enmarcarla y ponerla en el museo de la estulticia:




Conclusión.


Siempre habrá gente que tenga el cerebro lleno de tonterías, al estilo de los reptilianos, Nibiru, los Annunakis y el Chupacabras. Creer es más fácil que dudar, ya lo decía Alejandro Dumas, pero juntar eso con la política es una mezcla muy peligrosa. Muy probablemente los usuarios @the_renegade1 y @alejandroscesb creen ciegamente que “El Imperio” posee armas como el HAARP que causa sismos e inundaciones a los pobres países revolucionarios como Venezuela, y que los reptilianos gobiernan implacablemente el mundo por lo que habrá que exterminarlos doquiera que estén. Literalmente “sitiarlos”:




Al final puede verse mi respuesta a su amenaza de que “nos tienen sitiados”. Y una invitación para que mandara sus mensajes sin usar la herramienta imperialista llamada “twitter”. Y en efecto, sigo sin ver a las huestes chavistas sitiándome, ni los mensajes de @the_renegade1 llegando vía “pajaricos”.


No está mal tener una creencia, lo malo es llevarla al extremo de exterminar a quienes no creen en ella. Esa intolerancia basada en la ignorancia y en la creencia ciega en fantasías es la que genera guerras, masacres, destrucción y pobreza.


Lo siento, los Reptilianos sólo existen en la imaginación. Los Reptilianos no son seres reales, sólo somos humanos que nos gusta burlarnos de estos crédulos fantasiosos, fáciles presas para jugar bromas acerca de que “pertenecemos” a la élite de implacables gobernantes ¡ávidos de oro y sangre!.

 

Posted in Escepticismo, extraterrestres, Intolerancia | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en La realidad sobre los Reptilianos

La realidad detrás de ParaNorman

Posted by keithcoors_00 en 19 agosto, 2012

La televisión destruye sistemáticamente la diferencia entre lo normal y lo anormal, porque en sus parámetros lo normal carece en sí de interés suficiente y siempre habrá entonces que enfrentarlo a una alternativa. Su criterio no es la difusión de los valores y los principios sino el provocar el mayor impacto.


Robert Spaemann




Recientemente llevé a mi hija de 9 años al cine a ver la película de dibujos animados ParaNorman. Ella la disfrutó y se rió mucho, aunque hubo momentos en que se acurrucó entre mis brazos con algo de temor. Es decir, la película cumplió su objetevo de divertir y espantar a los chicos de la sala de proyecciones, eso creo.


Incluso la historia y los “gags” me hicieron reír a ratos. Para quienes no la han visto y no piensan verla en el corto plazo, la historia trata sobre un chico, Norman Babcock, quien es capaz de ver fantasmas y hasta comunicarse con ellos. El título hace referencia al nombre del protagonista y lo relaciona con la palabra “Paranormal“, que significa o se refiere a las experiencias más allá de lo normal o de las explicaciones científicas, como eso de ver y hablar con fantasmas. En el desarrollo de la trama, Norman se ve envuelto en una serie de eventos que pueden afectar a toda la gente de Blithe Hollow, su pueblo natal. Se trata de la ancestral maldición de una bruja. Durante el ensayo de una obra de teatro que conmemora la ejecución de las brujas de la ciudad hace 300 años, Norman tiene una visión terrible del pasado de la ciudad y se ve a sí mismo perseguido como una bruja por habitantes de su pueblo.


Bien, pues toda la parafernalia que rodea a esta cinta es cuando mucho divertida, pero poco que pueda apegarse a la realidad. Y como se ha dicho en repetidas ocasiones en este espacio, de existir otra realidad paralela a la que vivimos (como para que pudiesen existir fantasmas, espíritus chocarreros, poltergeists y otros seres fantásticos y además que alguien pueda comunicarse con ellos), tendría que obedecer a las leyes del universo que alberga esa realidad. Como aún no se puede probar la existencia de esta “realidad paralela”, porque de acuerdo con sus proponentes violaría todas las leyes conocidas de este universo, lo más seguro es que lo así llamado paranormal sólo esté en el terreno de la fantasía.


Pero no todo en ParaNorman es Paranormal. Lo que con mucha tristeza es cierto (al menos como un relato basado en hechos reales), es que en una época de la humanidad era posible asesinar a ciertas personas si se les consideraba practicantes de brujería, hechicería, magia, o cualquier cosa que atentara contra las creencias religiosas cirstianas de la época. Uno se entera durante la trama que Agatha, la malvada bruja que trata de vengarse de sus acusadores mediante terrorífica maldición, resulta ser una pequeña niña, quien 300 años antes murió en forma trágica por la ignorancia, la intolerancia y el miedo de los pobladores de ese lugar.


Y eso, mis estimados lectores, el hecho de que la humanidad haya sido capaz de asesinar incluso a menores de edad por haber sido declarados culpables de brujería, eso es verdaderamente terrorífico. Las historias que nos narran la maldad de las brujas quemadas en la hoguera no son más que distorsiones maniqueas sobre hechos deleznables y vergonzantes que estuvieron soportados por la más cruel intolerancia religiosa, la más oscura ceguera científica y la más terrorífica falta de humanismo. Como escribió Carl Sagan en “El mundo y sus Demonios”:


Desde luego, la brujería no era la única ofensa merecedora de tortura y quema en la hoguera. La herejía era un delito más grave todavía. Y tanto católicos como protestantes la castigaban sin piedad.


Nos menciona el inigualable Sagan que “En la última ejecución judicial de brujas en Inglaterra se colgó a una mujer y a su hija de (sólo) nueve años”. Su crimen había sido provocar una tormenta por haberse quitado las medias. No puedo concebir un terror mayor que el que pudo haber sentido la chiquilla de la edad de mi hija al ser señalada, acusada y condenada por un delito que jamás pudo haber cometido. En este universo, quitarse las medias jamás podría provocar una tormenta. Las mayores injusticias de la humanidad han sido cometidas en nombre de dios y auspiciadas por la ignorancia.


Al terminar la película aproveché el momentum para hablar con mi hija sobre este tema, y aunque ella ya es consciente que lo que se proyecta en la sala es sólo ficción, me pareció oportuno mencionarle que la tragedia de Agatha pudo haber sido real. Y que sin importar que vivamos en el siglo XXI, eso puede pasar de nuevo si dejamos que la intolerancia aunada con la ignorancia se apodere de nuestras sociedades.


Después de todo, es nuestra labor como padres comunicar esas realidades a nuestros críos. Las realidades oscuras de una sociedad que gracias a la ignorancia puede volverse contra la infancia… Pero sobre todo, estamos mucho más que obligados a comunicarles la forma de exorcizar la ignorancia. Ya lee a Sagan.


Posted in Escepticismo, Intolerancia | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en La realidad detrás de ParaNorman

El peligroso escepticismo y difamación

Posted by keithcoors_00 en 20 marzo, 2012

Sin mentiras la humanidad moriría de desesperación y aburrimiento.

Anatole France


Esta entrada tiene por objeto seguir el camino de lo que hace ya casi 4 años se inició como una muestra de lo peligroso que es el escepticismo para la gente que engaña, que miente y que hace negocios con la credulidad de la gente (Escepticismo peligroso parte 1). En aquel entonces una tormenta de ataques y descalificaciones se sucitó porque expuse las mentiras y los engaños de Adolfo Gandín Ocampo. En esta ocasión se trata de la analizar reacción de un par de usuarios de Twitter, dueños de las cuentas @ACERTIXO y @azucaramargo32.


El dueño de la cuenta @ACERTIXO tiene cierta propensión por abordar temas tan variados como la biblia y los fractales, mezclándolos en una serie interminable de discusiones sin sentido soportadas por los orígenes “divinos” de la vida y la numerología barata. Un ejemplo de sus bobas afirmaciones es que la luna está hueca, y que si alguien supone que el núcleo de Júpiter puede haberse derretido es que en realidad este planeta está hueco también. En su blog puede verse algo de su necedad estúpida por sentirse letrado en estos temas.


La reacción que deseo comentar sucedió hace unas semanas, cuando se aventó la burrada de decir que los colores no existían, que eran una especie de ilusión óptica. Poco después aclaró que lo que quería decir era que no existían “en la materia”. De seguro leyó algo sobre la teoría electromagnética de la luz y quiso “brillar en sociedad”. Incluso una entrada en su blog aborda este tema, con bastantes pasajes copiados de otros sitios.


Y aclaro este punto. Pienso que la argumentación básica de la entrada en su blog no está mal, lo que resulta totalmente fuera de lugar es tratar de llevar las conclusiones de un modo de ver el fenómeno de la luz hacia todos los posibles modos de verla, y me explico. Si contemplamos la materia a nivel atómico, difícilmente podremos sostener un razonamiento mediante el cual sea demostrable que protones, neutrones y electrones tienen “color”. Simple, los tamaños de tales partículas son menores que las longitudes de onda de la luz visible. Pero contemplando la materia a nivel macro, tampoco podemos sostener un argumento para afirmar categóricamente que las pinturas comerciales son una “ilusión óptica” o que su efecto colorante NO existe más que en el ojo de quien lo observa. Es la típica dicotomía entre la física cuántica y la física clásica. Y eso NO lo explica el eminente Acertixo. Y no lo explica porque, adivino, no tiene los conocimientos suficientes para entender esa diferencia, mucho menos para explicarla con coherencia.


En un momento de la discusión sobre este tema, cuando él afirmaba que los colores no existían, le pregunté si podía decirme entonces que significaba “600 nm” (la longitud de onda de una tonalidad amarilla de la luz). La pregunta fue lanzada para demostrarle que los colores existen aunque no haya materia que refleje la luz, para mostrar que realmente puede haber luz de un número muy grande de colores, siempre que se encuentre en el intervalo óptico del espectro electromagnético


Después de mucho insistir con esa pregunta (¿Puede decirnos que significa 600 nm y qué representa?), respondió con un twit que decía “…se refiere al espectro, la luz roja a según” (ver siguiente imagen)



El punto es que en la entrada de su blog titulada LA MATERIA NO TIENE COLOR PROPIO, reportó otra cosa. Literalmente dijo:


“Por eso, cuando digo que los colores no existen, me refiero propiamente a que no existen en la materia. Inmediatamente salen un grupo de escépticos a recriminarme y a decirme que es un disparate. Uno de ellos incluso me pregunto ¿Qué era el 600 nm? Le conteste: “Equivale a una de las medidas de longitud de onda de un haz de luz cuando es reflejado por un objeto, dentro de la gama cromática que podemos percibir los humanos.


Hago notar en negritas la evidente diferencia entre su respuesta original y la de su blog, además de la falta de ortografía al confundir la interjección “¡Ay!” con “Hay” del verbo haber, evidente pifia de iletrado.


Bien, pues precisamente eso expuse en Twitter y le llamé mentiroso al sabio de pacotilla (entre otras cosas peores, lo admito, pero bien merecidas como se verá adelante). A partir de ese día se ha dedicado a intentar difamar a su seguro servidor mediante chismes y falsedades tales como que soy “psicópata”, “criminal”, “cubanoespañol“, o que golpeo “a mis hijos y a mi esposa”. Claro, a este tipo de personas crédulas que piensan saberlo todo, les irrita sobremanera que un escéptico les exhiba en sus mentiras, y por lo general no aceptan sus pifias ni pueden esgrimir un argumento digno o racional para enmendar su error. Prefieren recurrir a la difamación. Algunos de sus mensajes de este corte abajo:





En esta línea de ataques infundados se atrevió a decir que en Ahuramazdah se ha publicado que se actuará “con todos los medios posibles en contra de gente religiosa”. Ver siguiente imagen:


Aclaro a la amable ciberaudiencia que tuiteo bajo la cuenta @Pablogger, y que aunque estos mensajes no me aluden en forma expresa (pero por demás cobarde y artera, por lo que los epítetos marica y cobarde le quedan a la medida a don @Acertixo), están respondiendo a los mensajes de otro usuario que sí me está mencionando (@EvidenciaDeDios). Esto es un acto de difamación evidente. De hecho una demanda por difamación se está preparando en un bufete especializado en este tipo de delitos.


Mi adivinanza educada es que se basó en un par de entradas de este blog para sacar sus estúpidas conclusiones. Me refiero a la entrada titulada “La Influencia de Federico Nietzche“, en la que cito la obra “Así hablaba Zaratustra”. En algunos pasajes, el personaje central dice cosas como “¡Ved los creyentes de todas las creencias! ¿A quién es al que más odian? Al que rompe sus tablas de valores, al quebrantador, al infractor: – pero ése es el creador“. La otra entrada es “Los límites de la razón… y la irracionalidad“, en la que se menciona que mi esposa y yo aplicamos un correctivo a nuestro hijo adolescente (en ese entonces de 14 años) y se le prohibió usar la computadora personal.


En ninguna parte de este blog se incita a “quemar” gente o actuar en contra de los religiosos o creyentes. Tampoco se menciona en ninguna de las entradas que he maltratado a mis hijos. Pero la mente torcida y llena de traumatismos infantiles de estos “sabios” de pacotilla no da para más. Leen “prohibición” y entienden “maltrato”. Leen “rompe sus tablas de valores” y entienden “quema a los religiosos”. Por el contrario, en Ahuramazdah se hace constantemente un llamado a la tolerancia ante creencias diferentes, pero admito haber hecho llamados para no tolerar mentiras, engaños y mucho menos difamaciones. Las evidencias siempre hablarán por sí mismas.


Para terminar esta entrada dejo a mis lectores una captura de pantalla en la que se muestra el mensaje intolerante del dueño (o dueña) de la cuenta @azucaramargo32. Este mensaje contrasta totalmente con la intención de Ahuramazdah, el blog sin dogmas. Las conclusiones sobre las motivaciones de una persona para hablar de esta forma en twitter se las dejo al amable lector.



Notar el pésimo uso de signos de puntuación y la ausencia de acentos. Mi conclusión sobre estos usuarios es que su actitud los hace parecerse al pollino de la imagen de la entrada. Equus africanus asinus sinténdose Mercedes Benz. Y la Cita de Anatole France nos recuerda que las mentiras descubiertas son divertidas, excepto para quien trata de ocultarlas.


Posted in Escepticismo, Intolerancia | Etiquetado: | Comentarios desactivados en El peligroso escepticismo y difamación

Oposición a la Ley SOPA

Posted by keithcoors_00 en 18 enero, 2012

En Ahuramazdah nos pronunciamos enérgicamente contra la ley SOPA


Los argumentos para oponernos a esta ley son:

  1. Amenaza a la libertad de expresión en Internet
  2. Impacto negativo en sitios web que alojan contenidos de usuario
  3. Debilitamiento de las protecciones de “puerto seguro” para sitios web
  4. Amenazas generales para los negocios relacionados con la web
  5. Amenaza para los usuarios que suben contenidos
  6. Amenaza para las redes internas
  7. Amenaza para el software de código abierto
  8. Resulta ineficaz para combatir la piratería
  9. Inspección profunda de paquetes e invasión de la privacidad
  10. Impacto negativo sobre los DNS, DNSSEC y sobre la seguridad de Internet
  11. Seguridad en Internet
  12. DNSSEC
  13. Falta de transparencia en la aplicación







Posted in Intolerancia | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en Oposición a la Ley SOPA