Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

Archive for the ‘Tecnología’ Category

5 razones por las que debes seguir usando tu horno de microondas

Posted by keithcoors_00 en 1 febrero, 2016

La libertad de conciencia se entiende hoy día, no sólo como la libertad de creer lo que uno quiera, sino también de poder propagar esa creencia. 


Jonathan Swift.

 



Hace algunas semanas ví publicado en el muro de Facebook de una amiga un enlace que publicita las 5 razones por las que une debería tirar su horno de microondas a la basura. Se puede ver una copia fiel del sitio original tipo captura de pantalla en el repositorio de documentos de ahuramazdah (https://documentosdeahuramazdah.wordpress.com/2016/02/01/5-razones-para-desechar-tu-microondas/).

 

El contenido del sitio es una colección de argumentos que no podría categorizar como “razones” sino más bien “sinrazones” en el mejor de los casos, y en el peor, mentiras flagrantes orientadas a fomentar la ignorancia de la gente. Hice un análisis de cada una de sus “razones” y pienso que revisarlas en este espacio podrá crear un contrapeso ante la campaña de odio a todo lo que huela a tecnología o ciencia promovida por sitios como el analizado.

 

Introducción. Se inicia la diatriba con una serie de tres preguntas que suponen al menos dos hechos supuestamente incuestionables, que el uso de este tipo de hornos perjudica a la salud y que la URSS prohibió el su uso en 1976:


  1. ¿Es posible que millones de personas sacrifiquen su salud a cambio de la convencionalidad del microondas? 
  2. ¿Por qué la Unión Soviética ha vetado el uso del microondas desde el año 1976? 
  3. ¿Cómo funcionan los microondas?

 

Contestaré en primer lugar la tercera pregunta pues la respuesta sería fundamental para establecer lo que el sitio supone como verdad absoluta, y trataré de hacerlo de forma simple. Los hornos de microondas funcionan aprovechando el fenómeno de absorción de ondas electromagnéticas. En pocas palabras el horno calienta el agua, las grasas y otras substancias contenidas en alimentos mediante ondas de radio de alta frecuencia. El efecto de la absorción es que las moléculas se agitan aumentando su temperatura. Cabe hacer notar que el calentamiento de alimentos mediante el uso de sartenes y ollas tiene el mismo efecto que las microondas pero mediante conducción de calor por contacto. En pocas palabras, si las moléculas de los alimentos se agitan, acabarán elevando su temperatura. Una excelente explicación del funcionamiento de estos implementos, pero cun poco más técnica, se puede consultar aquí: http://www.inin.gob.mx/publicaciones/documentospdf/COMO%20FUNCIONA.pdf

 

La respuesta a la primera pregunta es simple: No hay efectos dañinos en los seres humanos por calentar los alimentos en estos hornos y luego consumirlos. Sería muy estúpido suponer que el calentamiento de los alimentos nos daña. Los humanos llevamos decenas de miles de años calentando nuestros alimentos; si calentarlos nos dañase la humanidad se hubiese extinguido hace mucho, así que nadie está “sacrificando” su salud por calentar los alimentos con microondas.

 

La respuesta a la segunda pregunta aún es más simple. La supuesta prohibición de los hornos de microondas en la extinta URSS es un mito. Testimonios de primera mano desmienten esta falacia.

 

Las “razones”. A continuación haré un resumen da cada uno de estos argumentos y los responderé puntualmente.

 

1. Los hornos de microondas nunca fueron investigados a fondo antes de su aprobación en los Estados Unidos. Adicionalmente su uso fue causa de cáncer en soldados alemanes durante la segunda guerra mundial.

 

Actualmente los hornos de microondas cuentan con la aprobación de la FDA (U.S. Food and Drug Administration), órgano regulador de los EE.UU. en estos menesteres. Podemos suponer que en sus inicios comerciales (allá por la década de 1950), esta tecnología no fue lo suficientemente investigada, pero actualmente eso no es razón para deshechar tu horno. Lo de los soldados alemanes de la segunda guerra mundial es muy difícil de creer, ya que la tecnología no estaba disponible en ese entonces. La primera vez que el público pudo utilizar esta tecnología fue en enero de 1947, más de un año después de haber terminado la segunda guerra mundial. Por lo tanto, el hecho de que los hornos de microondas cuenten con la aprobación de la FDA constituye la primera razon por la que debes seguir usándolos para calentar tus alimentos en forma segura.

 

2. Los microondas destruyen el valor nutritivo de los alimentos. Esto es debido a que desintegran y cambian la estructura molecular de los alimentos por el proceso de radiación.

 

Bueno, cualquier alimento al calentarse por cualquier método pierde algo de sus nutrientes, pero las ondas de radio son incapaces de “desintegrar” o “cambiar” la estructura molecular de nada, y esto se debe a que las microondas no son radiación ionizante. Su energía sólo es absorbida por la materia en forma de calor. Al no tener la capacidad de ionización, es imposible que las microondas cambien la estructura molecular de la materia. Más bien ayudan a mantener los nutrientes en los alimentos debido al corto tiempo de cocinado. Por lo tanto, puedes estar seguro de que al utilizar tu horno de microondas tus alimentos no perderán sus estructuras moleculares, y a lo mucho se deshidratarán.


3. Las microondas crean compuestos cancerígenos en los alimentos.

 

Deberían ponerse de acuerdo los autores de esta nota, pues segun ellos las microondas destruyen y también crean. Una vez más hay que recordar que los métodos tradicionales de preparación de alimentos incluyen el calentamiento de ollas y sartenes de diversos materiales, sometidos a la flama de algún tipo de combustible. Esto favorece la formación de depósitos de carbón y alquitrán que en sí mismos son cancerígenos. Pero a los autores de esta nota no se les ocurrió verificar este hecho. Sin embargo son tan pequeñas las cantidades producidas que el organismo humano generalmente se recupera del posible daño. Estas substancias NO son producidas por los hornos de microondas, pues no hay gases quemándose cerca de los alimentos. Por esta razón es más seguro cocinar con microondas que con la flama de algún combustible y el uso de ollas.


4. Las microondas proporcionan una exposición diaria innecesaria a la radiación.

 

Las microondas no salen del horno, se quedan allí. Además, tendenciosamente los autores no mencionan que las microondas son radiación NO-IONIZANTE. Todos los humanos estamos expuestos a este tipo de radiación no ionizante debido a las telecomunicaciones. Prácticamente vivimos inmersos en un mar de ondas de radio. Y si bien es cierto que no debemos meternos a un horno de microondas, esto se debe a la misma razón por la que no debemos meternos a un horno de pizzas convencional, so pena de salir con quemaduras graves.

 

Fuera del horno no hay riesgo de quemaduras o “irradiación” porque las ondas electromagnéticas generadas difícilmente salen del recinto diseñado para calentar. Esto se debe a que la caja del horno funciona como una jaula de Faraday, anulando en el exterior el campo eléctrico generado en su interior. Incluso se puede ver a través del vidrio de la compuerta una especie de malla fina que cumple con este propósito aislante. La única precaución que se debe tener para evitar fugas es conectar el horno a un contacto aterrizado. Por esta razón, usar un horno de microondas es más eficiente que calentar tus alimentos en una hornilla, ya que el calor en la hornilla se disipa en muchas direcciones mientras que la energía de las microondas se mantiene dentro del recinto.

 

5. Las microondas pueden crear problemas de salud severos. El aumento increíble de la obesidad puede estar vinculado a la adopción masiva de las microondas. Gracias al microondas, se ha hecho extremadamente fácil y cómodo de comer alimentos procesados.

 

Igualmente que cocines en un horno de microondas o en una estufa convencional, el abuso en el consumo de alimentos “procesados” depende de muchos factores más importantes. La comida chatarra está ahí, lista para ser ingerida, sólo necesitas tener el antojo y ¡voilá!. Engordarás no por culpa del horno de microondas sino debido a tus hábitos de alimentación y ejercicio.

 

Pero si calientas tu desayuno con el horno de microondas, estará listo en menos tiempo, por lo que podrás aprovechar el tiempo sobrante para hacer más ejercicio del que ya haces en la mañana. Por esta razón usar tu horno de microondas te puede dar más oportunidades de ejercitarte y bajar de peso.

 

Conclusión.

 

Contra argumentando estas 5 “razones” con hechos y no con fantasías (como la de los soldados alemanes con cáncer y la destrucción de moléculas) se puede llegar a tener 5 razones (verdaderamente razonadas) para seguir usando nuestro bienamado horno de microondas:

 

  1. Los hornos de microondas son seguros y cuentan con el aval de la FDA.
  2. Los alimentos calentados en los hornos de microondas mantienen más nutrientes.
  3. Al cocinar con un horno de microondas evitas la formación de alquitrán y otros cancerígenos.
  4. Gastas menos energía al calentar tus alimentos en un horno de microondas porque son más eficientes.
  5. Puedes bajar de peso al tener más tiempo para ejercitarte, ya que es más rápido cocinar con el horno de microondas.

 

 

 

Anuncios

Posted in Escepticismo, Tecnología | Comentarios desactivados en 5 razones por las que debes seguir usando tu horno de microondas

Las modernas leyendas de terror

Posted by keithcoors_00 en 6 junio, 2011

La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.

Lucio Anneo Séneca


Recientemente en un grupo de Yahoo se compartió la liga de un video que muestra el segmento de un noticiero en el que se comenta la iniciativa de ley presentada en los EE.UU. para otorgarle al presidente de ese país la posibilidad de “apagar” la internet en caso de emergencia (más específicamente frente a un ataque masivo en un escenario de guerra cibernética). Esta noticia ya tiene tiempo de haberse dado a la luz (agosto de 2009), y puede verse algo de ese entonces en CNET NEWS.


Si bien en ese entonces causó un poco de revuelo, la verdad es que los hechos que se han sucitado entre Google y China (el más reciente con el ataque de suplantación de identidad a algunas cuentas de directivos) muestran que un escenario de guerra cibernética no es tan descabellado ni está tan fuera de la realidad.


Lo que resulta interesante en el video es el sesgo que toma la intervención del analista Eladio José Armesto, supuestamente vicedecano del Colegio Nacional de Periodistas Cubano Americanos, quien habla no sobre la necesidad de impedir o mitigar un ataque cibernético, sino de la libertad de expresión. Dice don Eladio que esta ley es una amenaza para la seguridad de los EE. UU., porque según él eso impide el acceso a la información. Y yo me pregunto, darle el poder al presidente de los EE. UU. para apagar internet ¿limita el acceso a la información de internet? Como que una cosa no va con otra, como que la relación no es directa, es decir, quizás si el vicedecano hubiese planteado que una consulta a internet podría ser considerada un “ciberataque”. Más bien, gracias a la conductora, don Eladio se va a la comparación con la famosa “ley patriota”. Pero así son estos supuestos “analistas” que no ayudan al público a analizar, sino que a la primera dan sus fumadas conclusiones como si fuesen verdades absolutas.


En fin, esto es historia vieja. Lo que deseo comentar es la actual reacción de algunos foristas de Yahoo quienes ante el video han comentado cosas como las siguientes:


¿El fin de internet libre está cerca…?

Se demuestra una vez más que los Estados Unidos hacen y deshacen a su voluntad cuanto les parece y controlan a este mundo cuando les viene en gana.


¿Libertad?. Eso en otro planeta podría ser, pero en la Tierra la libertad es algo que jamás conoceremos.


Bajo la excusa de la Seguridad Nacional se va instaurarando el Nuevo Orden Mundial, donde no seremos más que unos esclavos, más o menos oprimidos.


Lo peor, es que seremos miles de millones de personas controladas por unos cuantos,



Todo sigue un plan preestablecido, y la agenda se va cumpliendo punto por punto.


Destaco que la nota sobre esta propuesta de ley no habla sobre control de la información ni sobre coartar la libertad de nadie. Habla sobre la posibilidad de que, ante un ciberataque, disminuya la vulnerabilidad de los sistemas de los EE. UU. que dependen de internet. También destaco las palabras Nuevo Orden Mundial, esclavos, y miles de millones de personas controladas por unos cuantos.


Y todo esto porque existe la posibilidad de “apagar” la red de redes. Me pregunto que pensarían estos foristas de la época pre-internet ¿acaso piensan que fue la época de la esclavitud total? ¿En qué se basaba la libertad de expresión y de información antes de la internet? Por lo menos antes la gente se movía para escuchar a los libres oradores, o compraba el diario en el puesto de la esquina, o escuchaba los noticieros. La libertad exigía un esfuerzo en su ejercicio; esfuerzo y responsabilidad. Para los críticos de hoy (sentados enfrente de sus excelsas máquinas de información libre) la libertad resulta bastante cómoda. Pobres de ellos, tan inutilizados por la facilidad de este medio…


Las teorías de conspiración suenan bastante en nuestros días, como en sus tiempos sonaban las historias de la Llorona, del Hombre Lobo, de los Vampiros humanos y otras leyendas del estilo. Sólo que ahora el malvado o bien son los EE. UU. (ese ser anodino e impersonal que gobierna las mentes de todo el mundo) o el HAARP (que causa sismos en cualquier lado menos en donde debería, si pudiese hacerlo), o el LHC (un “genocidio” en nombre de la ciencia).


Esto del botón rojo de la internet se me figura más a la leyenda de Drácula que a una verdadera amenaza a la libertad de expresión. Claro, siempre puedo estar equivocado, pero sólo por el gusto de coartar la libertad de expresión de la gente no creo que el presidente de los EE. UU. le de al traste a una buena parte de la economía sustentada en el comercio electrónico. Hay medios más sencillos y baratos de control, como el terrorismo informático y las modernas leyendas de terror (que no son tan diferentes unas de otras). Pero por sobre todo lo que puede hacerse, el elemento más importante de control es el fomento de la ignorancia de la gente realizado por todos los medios posibles, por gente que aun cree en que las leyendas son reales sin duda alguna.


Imagen de entrada: Desde CNET NEWS


Posted in Escepticismo, Tecnología | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en Las modernas leyendas de terror

Respuestas a preguntas sobre radiación

Posted by keithcoors_00 en 5 abril, 2011

El que teme sufrir ya sufre el temor.

Proverbio chino


No hay peor cosa que temerle a lo desconocido, y sin embargo, lo desconocido es lo que infunde más temor a los humanos. En mis tiempos de infancia se espantaba a los niños con la mención del “coco” (en la cultura anglosajona el “boogie man”), pues como nunca se le podía ver, ni escuchar ni percibir, era perfectamente desconocido y, por tanto, más temible. La razón nos dice que deberíamos temer a los peligros que conocemos, pero la psique humana generalmente anula la razón para dar lugar al temor irracional.


Lo anterior se ha puesto más en evidencia con el accidente de la central nuclear de Fukushima en Japón. Al respecto, he visto el post de Mauricio-José Shwartz en El Retorno de los Charlatanes titulado “Fukushima y la irracionalidad“. En esta entrada nuestro combativo colega lanza una serie de preguntas sobre el tema de las radiaciones y su efecto sobre los humanos; de las respuestas a esas preguntas nos dice: “Lo que hallo alarmante, como con toda otra forma de pensamiento mágico, irracional y pseudocientífico, es que la mayoría de las personas más sinceramente preocupadas, alarmadas, inquietas y temerosas por el accidente de la central nuclear Daiichi en Fukushima no conocen tales respuestas“.



Las preguntas de don Mauricio son:

¿Qué tan peligrosa es la radiación? ¿Hay una sola radiación o hay varios tipos? ¿Y la radiación nuclear es de un solo tipo o hay varias? ¿La radiación afecta al exponerse a ella un instante (como una bala) o sus efectos dependen del tiempo de exposición? ¿En Fukushima ha muerto mucha gente por la radiación? ¿Las centrales nucleares provocan más enfermedades y muertes que otras opciones de generación de energía? ¿Es verdad que hubo mutaciones monstruosas a resultas del desastre de Chernobyl? ¿Fukushima es Chernobyl? ¿Qué riesgo real corren los japoneses cerca y lejos de los reactores averiados? ¿Qué riesgos corren quienes en el resto del mundo están cerca o lejos de los reactores nucleares que producen su electricidad? ¿Es posible un mundo sin radiación nuclear o ésta es parte de nuestro universo y estamos expuestos a ella siempre?


En el post referido, cuya lectura recomiendo ampliamente, Mauricio se centra en la parte irracional del manejo de este incidente que los medios y la gente ignorante (pero con poder de convocatoria) han dado por el simple hecho de que existe “libertad” de expresión. Y no se trata de coartar esta libertad, sino de denunciar las mentiras y los engaños de estos desinformadores mediante la información veraz y con fundamentos.


Es por esta razón que en esta casa nos hemos decidido a dar respuestas a las preguntas antes citadas, haciendo uso de la información científica y tecnológica que está a la disposición de quien desee corroborarla.



¿Qué tan peligrosa es la radiación?

El principal peligro de las radiaciones reside en dos de sus características, tipo y energía de la radiación, pero también depende del tiempo de exposición y de la intensidad del campo de radiación. En una palabra, el peligro está en la dosis de radiación que hemos recibido, que es justo la energía que se ha depositado en nuestro organismo. Hasta la radiación lumínica del sol puede ser peligrosa, si no tenemos el cuidado de protegernos con filtros solares y limitando el tiempo de insolación.



¿Hay una sola radiación o hay varios tipos?

Hay varios tipos y se les puede clasificar de muchas formas, dependiendo del objeto de su análisis. De acuerdo con el texto de don Mauricio, al parecer las clasificó por su origen. Hay radiación que se origina en el núcleo de los átomos (radiación nuclear) y hay radiación que se origina en las capas de electrones alrededor del núcleo (principalmente radiación electromagnética o fotones).  Esta clasificación no tienen nada que ver con la peligrosidad de la radiación, pues ambos tipos pueden ser peligrosos.



¿Y la radiación nuclear es de un solo tipo o hay varias?

Hay varios tipos de radiación nuclear: Radiación alfa (núcleos ionizados de Helio), radiación beta (electrones y positrones emitidos desde el núcleo) y radiación gamma (fotones de alta energía, emitidos desde el núcleo). También puede haber neutrones que se emiten como resultado de una fisión nuclear o bien como resultado de una reacción nuclear de captura (el mejor ejemplo es el núcleo del Berilio, que al absorber la radiación alfa del Americio 241, se hace inestable y emite uno o dos neutrones). En contraposición, la radiación emitida desde la capa de electrones es principalmente radiación electromagnética (luz, ondas de radio, rayos X), aunque a veces puede emitirse electrones, cuando se ioniza un átomo.


¿La radiación afecta al exponerse a ella un instante (como una bala) o sus efectos dependen del tiempo de exposición?


Siempre existe el riesgo de que al exponernos a las radiaciones (principalmente las radiaciones clasificadas como ionizantes) nos cause un daño ¿De que tamaño sería ese daño? pues dependería del órgano irradiado, del tipo de radiación y del tiempo de exposición. Generalmente estamos expuestos a diversos tipos de radiación, incluyendo la radiación ionizante, desde rayos cósmicos, y radiaciones nucleares provenientes de isótopos presentes en la naturaleza, hasta rayos X para diagnóstico. En resumidas cuentas, el tiempo de exposición es el factor que más contribuye a la dosis.



¿En Fukushima ha muerto mucha gente por la radiación?

No. Rotundamente no. Hasta ahora sólo se sabe de algunos trabajadores expuestos a altas dosis radiación, pero se les está atendiendo. Los muertos en la planta fueron causados por las explosiones de hidrógeno en las primeras etapas del incidente.



¿Las centrales nucleares provocan más enfermedades y muertes que otras opciones de generación de energía?

No. Hay más accidentes y muertes en plantas convencionales (termoeléctricas y carboeléctricas). En cuanto a enfermedades sólo se puede saber de algunos casos de cáncer de tiroides en algunos trabajadores de Chernobyl (después del accidente) y algunos pobladores de las zonas aledañas. En operación normal no hay evidencias de que cause enfermedades.



¿Es verdad que hubo mutaciones monstruosas a resultas del desastre de Chernobyl?

Sí hubo algunos casos de nacimientos con deformidades en Chernobyl y sus alrededores, pero no fue debido a las radiaciones sino a un problema sanitario. A la gente de los alrededores se le prohibió comer alimentos producidos en la zona (verduras, leche, carne) puesto que podían estar contaminados con Cesio y Yodo rediactivos. Pero durante algunos meses después del accidente ese tipo de alimentos era lo único que los pobladores podían comer. Mientras se restauraba el suministro de alimentos desde el resto de la extinta URSS, muchas madres en etapa de pregnancia sufrieron de desnutrición aguda. Algunos de esos niños nacidos de madres desnutridas tuvieron problemas de malformación. Debido a esta situación es que cambió el principal precepto de la Protección Radiológica; ahora es: La protección radiológica debe hacer más bien que mal (literalmente: toda acción recomendada por la protección radiológica siempre estará debidamente justificada, siendo la mejor de las opciones existentes, tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto). En otras palabras, evitar una dosis de radiación por el sólo hecho de evitarla NO debe poner en riesgo la salud de la población. En este caso en específico, era mejor que la gente recibiera una pequeña dosis de radiación a que sufriera una desnutrición aguda.



¿Fukushima es Chernobyl?

Por supuesto que no. Los accidentes son diferentes, las plantas son diferentes, los países son diferentes, las épocas son diferentes.



¿Qué riesgo real corren los japoneses cerca y lejos de los reactores averiados?

El riesgo siempre es una probabilidad de daño. Las medidas de protección radiológica (evacuaciones e ingesta de yodo estable) han evitado que esa probabilidad sea significativa para los pobladores cercanos a la central. Pero no se puede vivir en un mundo con riesgo cero; los más de 10,000 muertos por el sismo y el tsunami lo demuestran.


¿Qué riesgos corren quienes en el resto del mundo están cerca o lejos de los reactores nucleares que producen su electricidad?


En términos generales, el riesgo de muerte por vivir cerca de una central nuclear es del orden de 10-8, o bien una muerte por cada 10 millones de habitantes. En comparación, el riesgo de muerte por sismo y tsunami en Japón es del  orden de 10-5, es decir, mil veces mayor.


¿Es posible un mundo sin radiación nuclear o ésta es parte de nuestro universo y estamos expuestos a ella siempre?


No es posible vivir en un universo sin radiaciones. Incluso sin radiaciones nucleares. Éstas son parte de nuestra existencia. Todos los humanos somos portadores de pequeñas cantidades de Potasio 40 (40K) y de Tritio, ambos isótopos radiactivos existentes en la naturaleza. Nuestro sol constantemente nos bombardea con radiación de alta energía, las estrellas de la vía láctea nos bombardean con rayos cósmicos y los cúmulos de galaxias distantes también contribuyen a lo que se conoce como “fondo de radiación”. Pensar que es posible deshacerse de las radiaciones cerrando las plantas nucleoeléctricas de todo el mundo es poco menos que estúpido. Y si hay gente que clama a los 4 vientos que esto sería posible, miente a sabiendas.


o – o – o


Una forma sencilla de comprender la dosis de radiación es imaginarse que la radiación es como la cerveza. Solía hacer esta analogía cuando impartía cursos de protección radiológica a usuarios de fuentes radiactivas. Para esta analogía imaginemos que presento ante la amable concurrencia a dos personas. Una de ellas se ha tomado una cerveza y la otra no, pero sólo las dos personas y yo sabemos quien tomó la cebadilla. A simple vista será difícil saber quién se tomó la cerveza, y sólo quizás mediante análisis de sangre, o mediante el uso de un moderno alcoholímetro podremos averiguar quien trae una cerveza en la panza.


Ahora imaginemos que presento a la amable concurrencia a otras dos personas, una que ha ingerido 30 cervezas y otra que no ha tomado nada ¿Podría notarse la diferencia entre ambas personas? Quizás la mayoría de mis lectores respondería que sí, que bajo esas condiciones, en efecto, es posible notar la diferencia a simple vista. Claro, eso si la persona que se tomó las 30 cervezas lo hizo en un lapso de 2 o 3  horas. Pero si la persona de las 30 cervezas las ingirió a razón de una  cerveza diaria durante 30 días, ahí la cosa cambia. Una vez más, el efecto de esas cervezas sólo sería evidente si hacemos análisis de sangre, o si hacemos una comparación del peso de esa persona antes de ingerir las 30 cervezas y el peso medido después de la ingesta. Incluso, la condición de salud de la persona contaría mucho para poder determinar el efecto de las 30 soles.


La dosis de radiación es similar a la ingesta de cerveza, en el sentido de que sus efectos dependen de la intensidad de la radiación  (o cantidad de cervezas por unidad de tiempo, ya que no es lo mismo ingerir una cerveza al día, que una cerveza por minuto), el tiempo de irradiación (el tiempo que se ha estado ingiriendo cervezas), la energía de la radiación (el contenido alcohólico de la cerveza), y la condición general de salud del irradiado (o dipsómano).

Posted in Ciencia, Escepticismo, Tecnología | Etiquetado: , | 21 Comments »

Pastillas de Yodo vs. Radiaciones ¿Nos protegen?

Posted by keithcoors_00 en 16 marzo, 2011

Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse.

Ernesto Sábato


Ha sido una serie de auténticas calamidades las que han azotado a Japón desde que el pasado 11 de marzo un sismo de 9.0 en la escala Richer causó la mayor crisis en ese país desde la segunda guerra mundial. No sólo fue el sismo que tuvo la mayor intensidad registrada en lo que va de este siglo en todo el mundo, y tampoco el tsunami que siguió al sismo, ambos eventos destructivos por su naturaleza impredecible. Ahora Japón enfrenta uno de los incidentes nucleares más importantes desde Chernobyl hace 25 años.


Los eventos naturales han causado ya muchas muertes, que se estiman en más de 15 mil, pues las labores de rescate y recuperación aún no terminan. En una sola ciudad, el puerto de Minamisanriku, un alto funcionario policial japonés dijo que el número de muertos sería “ciertamente ser más de 10,000.” Eso es más de la mitad de la población de la ciudad de 17,000 habitantes.


(Para mayor claridad de esta entrada se ha incluído al final un glosario de términos que explican el concepto que se marca en cursivas).



El peligro invisible

Sin embargo, las preocupaciones más urgentes se centran actualmente en las fallas de los reactores de la central de energía nuclear Fukushima Daiichi, donde los ingenieros, hasta el día de publicación de esta entrada, aún continúan luchando para evitar mayores liberaciones de material radiactivo puesto que en sus 4 reactores ya se había filtrado la radiación. Una serie de explosiones en los reactores han causado daños en la contención primaria, dijeron funcionarios japoneses.


Los reactores fueron apagados desde el momento en que se sucitó el sismo, pero estar apagados no significa que estén a salvo. Una vez que se insertan las barras de control, es necesario seguir enfriando el núcleo del reactor, debido a que la radiación emitida por los productos de fisión puede producir hasta el 7% de la potencia que genera el reactor en operación normal. Esta radiación eleva la temperatura de los elementos combustibles por lo que es necesario mantener los sistemas de enfriamiento en funcionamiento. Para esto se necesita energía externa pues los reactores al estar apagados ya no producen electricidad. Sin embargo el tsunami arruinó los suministros de electricidad externos a la planta. En estos casos, las centrales nucleares de potencia cuentan con generadores diesel de emergencia, los cuales suministran la electricidad necesaria para mantener los sistemas de enfriamiento en operación.


Pero el diesel se agotó rápidamente, lo que dejó a los reactores sin suficiente nivel de agua, descubriendo parte de los elementos combustibles. El encamisado de aleación de circonio cuando se sobrecalienta reacciona con el agua (o el vapor de agua) produciendo hidrógeno que es altamente explosivo. Este hidrógeno es el que ha ocasionado las explosiones en los reactores, destruyendo parte de la contención secundaria y poniendo en peligro la integridad de la contención primaria.


Se puede saber que parte de los núcleos de estos reactores se ha fundido, comprometiendo los encamisados de aleación de circonio, ya que se han detectado elementos radiactivos en las inmediaciones de la central que forman parte de los productos de fisión. Dos de estos elementos, cesio y yodo, forman compuestos químicos suficientemente volátiles como para escapar en el vapor de agua que se “ventea” para liberar presión de las vasijas de los reactores. Incluso pueden combinarse para formar Yoduro de Cesio. Los radioisótopos del Yodo que resultan de la fisión del Uranio normalmente tienen vidas medias cortas, pero un isótopo del Cesio (137Cs) tiene una vida media de más de 30 años.


Por esta razón se ha decretado la evacuación de la población en un radio de 20 km alrededor de la central, para evitar que la población reciba dosis radiactivas que puedan poner en riesgo su salud.



La contribución del Yodo

A la población evacuada por esta emergencia y a quienes se quedaron en sus hogares en la zona de 20 a 30 km de la planta se les ha suministrado pastillas de yodo. Mucha gente piensa que esta medida protegerá a la gente de las radiaciones, pero esto no es tan sencillo. Para entender cómo es que estas dotaciones de yodo pueden ayudar a la población en riesgo es necesario entender qué pasa con el yodo de manera normal.


Cuando el organismo humano ingiere yodo, éste tiende a alojarse en la tiroides y permanecer allí por un tiempo apreciable, ya que es necesario para su correcto funcionamiento. La glándula tiroides fabrica dos hormonas, la Tiroxina o T4 y la Triyodotironina o T3. Son los únicos componentes de la fisiología de los vertebrados que contienen yodo. Si no hay yodo suficiente en la dieta no hay posibilidad de fabricar hormonas tiroideas en cuantía suficiente y esto puede ocasionar problemas que van desde una pequeña hiperplasia o Bocio no muy importantes, a una situación de severo retardo del crecimiento y déficit mental conocido como Cretinismo Endémico. Pero el organismo no discrimina entre el yodo estable y el yodo radiactivo, por lo que si éste está presente en la atmósfera que se respira en los alrededores de la central afectada, seguramente se depositará en las glándulas tiroides de la población y ocasionará dosis radiactivas indeseables.


Para que el yodo radiactivo no sea absorbido por la tiroides, es necesario saturar previamente esta glándula con yodo estable. De esta forma la Tiroides no absorberá más Yodo (ni estable ni radiactivo).


Así que en realidad el yodo estable NO sirve como blindaje contra las radiaciones, pero su ingesta hasta el punto de saturación de la tiroides evitará que esta glándula fije el isótopo radiactivo. Y finalmente esto evitará que la gente reciba una innecesaria dosis interna de radiación, mucho más peligrosa para la salud que la dosis externa. En especial si el compuesto ingerido es Yoduro de Cesio (porque el Cesio tiene una vida media más larga que el yodo y porque emite radiación gamma con mayor energía que la del Yodo).



Los mitos

En varios mensajes de correo electrónico me ha llegado la advertencia de que quizás la nube radiactiva japonesa viajará por el pacífico y llegará a México, por lo que habría que tomar unos chochos de yodo para prevenirnos de las radiaciones. Así dice uno de estos mensajes:


NOTA A LOS RESIDENTES EN LA COSTA OESTE DE USA Y MEXICO. En Japon estan evacuando 170,000 personas por que puede producirse un derretimiento de la planta nuclear. De ser asi DE OCURRIR la nube radioctiva puede llegar a la Costa Oeste de USA en dias. Sugiero tener en cuenta POTASIUM IODIDE a los que residen en dicha area para proteger la tiroides. No es de mi agrado escribirlo pero debemos estar alertas.


Mi primer comentario es que una nube radiactiva no permanece unida como la gelatina, sino que se dispersa por acción del viento. Cuando el accidente de Chernobyl, a los pocos días de sucedido se pudo detectar en algunos laboratorios ambientales de México el ligero aumento en los niveles normales de fondo radiactivo ambiental. Si la nube radiactiva hubiese  viajado como una “gelatina voladora”, las lecturas hubiesen sido tan altas como las de Chernobyl mismo. Y vaya que ahí sí se tuvo una fuga masiva de material radiactivo a la atmósfera.


Mi segundo comentario es que ante el peligro de inhalación de yodo radiactivo, tomar yodo estable NO protege a la tiroides solamente. Protege a todo el organismo de dosis internas que podrían causar cáncer no sólo en la tiroides sino en otros órganos.


Otra nota ofrecía una especie de “tratamiento homeopático” contra los efectos de “envenenamiento por radiaciones”, recomendado por Homeopathy Plus en Inglaterra. Esto último es una tomada de pelo, pues la homeopatía sólo ofrece sustancias altamente diluídas, inútiles para proteger a nadie de las radiaciones ni de los síntomas de dosis agudas de radiación.





Sólo para que quede absolutamente claro, como si aún fuese necesario, hay una gran diferencia entre los efectos secundarios experimentados después de tener una dosis específica controlada de quimioterapia y radioterapia para combatir el cáncer, y los de ser expuestos a una cantidad no controlada de radiación emanada de una central nuclear dañada. No hace falta decir que el consejo de Homeopathy Plus es irresponsable y peligroso, y por todos los medios debe ser ignorado.



Glosario de términos.

  • Barras de control. Barras que en su interior contienen Cadmio que absorbe los neutrones y evita nuevas reacciones de fisión en el combustible nuclear, constituído principalmente por pastillas de óxido de Uranio.
  • Contención primaria. Edificio de concreto super reforzado, con más de un metro de espesor, que aloja a la vasija del reactor.
  • Contención secundaria. Edificio que contiene los elementos principales para el funcionamiento del reactor, entre ellos el contenedor primario, las bombas de recirculación y los sistemas de seguridad.
  • Dosis interna de radiación. Daño que reciben los tejidos vivos por la radiación emanada de sustancias radiactivas que se encuentran en el interior del organismo. Se le llama interna para diferenciarla de la dosis externa, que es originada por radiación emitida desde fuera del organismo. La dosis interna puede ser más grave que la externa cuando se trata de radiación beta o alfa.
  • Elementos combustibles. Conjunto de encamisados de aleación de circonio, que en su interior alojan al material físil, constituído por pequeñas pastillas cilíndricas de óxido de uranio.
  • Productos de fisión. Son los núcleos resultantes de la fisión nuclear.
  • Radiactividad. Proceso de emisión de radiaciones desde un núcleo inestable.
  • Vasija del reactor. Contenedor de acero inoxidable que aloja al núcleo del reactor y por la cual circula el refrigerante que a su vez se convierte en vapor, el cual es utilizado en las turbinas para mover los generadores de electricidad.
  • Vida media. Es el tiempo que tarda un isótopo radiactivo en disminuir su tasa de emisión de radiaciones a la mitad.



Imagen de entrada: Toshiyuki Tsunenari/Asahi Shimbun, via Associated Press



Actualización


No cabe duda que la estupidez e ignorancia humanas son ubicuas. Gracias a los intentos terroristas que ya mencionaba en la entrada, los vecinos del norte (EE. UU. y Canadá) han logrado que el Yoduro de Potasio escasee. Aquí parte de la Nota de Laura Myers titulada “Crisis Japón dispara demanda yoduro de potasio en EEUU y Canadá“:


Los temores de una lluvia radiactiva a través del Pacífico luego de la crisis en los reactores nucleares dañados por el terremoto y tsunami en Japón llevaron a los consumidores a pelearse por los antídotos contra la radiación en la costa oeste de Estados Unidos y Canadá.


La estupidez de los compradores de pánico podría esperarse, pero la ignorancia de Laura Myers es deplorable. Decir que el Yoduro de Potasio es un “antídoto” contra la radiación denota la espantosa ignorancia de esta persona. Si alguien la conoce, por favor mándenle la liga de esta entrada.




Posted in Tecnología | Etiquetado: , , , | 6 Comments »

Ciber-confesiones y ciber-penitencias

Posted by keithcoors_00 en 9 febrero, 2011

Toda religión que no afirme que Dios está oculto, no es verdadera.



Esta es una pequeña entrada para no dejar pasar esta noticia sin comentar, noticia que me ha arrancado una gran carcajada al leerla, y es que me recordó un chiste que solía contar en mis juventudes, en la época en que la computadora era una herramienta rara,  prácticamente inaccesible y sólo entendida por una clase de ingenieros que eran una especie de brujos de lo oculto.


La noticia es que el Vaticano ha dado su bendición a una aplicación para iPhone que auxilia a los católicos en el proceso de confesión. Y el chiste iba más o menos así (recordar que este chiste era gracioso por allá de mediados de la década de 1970, en la época en que casi nadie podía acceder a una computadora).


Llega la época en que las computadoras invaden todos los ámbitos de la vida, incluso la religión católica. En ese futuro lejano se presenta una chica moderna al confesionario en el que un sacerdote se asiste de una computadora con “teletipo” para el proceso de confesión. El siguiente es el diálogo entre la chica y el sacerdote.

Chica. – Padre, vengo a confesarme.
Sacerdote, frente a una terminal TTY. – Permíteme hija para correr el programa. (Después de un minuto de teclear passwords) Listo hija, ¿hace cuanto que te confesaste?
C. – Tres semanas, padre.
P. – Tres semanas… mmmm, (teclea semanas – 3) !enter! Ahora sí hija dime tus pecados
C. – Me confieso padre de que me fuí de fiesta con mi novio.
P. – Con tu novio, ¿a una fiesta? mmm… (teclea novio – fiesta – 1) ¡enter! ¿Y luego?
C. – Pues que después de un rato. nos salimos de la fiesta y que me lleva a su coche modelo 2011.
P. – Salir, coche, mmmm… (teclea coche – 2011) ¡enter! ¿Y después qué pasó?
C. – Nada, que en el coche nos besamos…
P. – Con que se besaron ¿eh? ¿Como cuántos besos se dieron?
C. – Creo que como unos 200 besos, padre…
P. – Docientos, mmm… (teclea besos – 200) ¡enter! ¿Y luego?
C. – Entonces mi novio comenzó a acariciarme por todos lados…
P. – ¿Todos? mmm… (teclea tocar – 1) ¡enter! ¿Y después?
C. – Pues que me quita toda la ropa…
P. – ¿Te quitó toda la ropa? ¡Sátiro! mmm… (teclea ropa – 1) ¡enter! ¿Y luego?
C. – Pues que me me mete la puntita…
P. – ¿La puntita nada más?
C. – Sí padre ¡la puntita y NADA más!
P. – La puntita… ¿Como la tercera parte?
C. – No padre, ¡era como el UNO por ciento!
P. – Uno por ciento, mmm… (teclea cosa – 0.01) ¡enter! ¿Y luego?
C. – Pues nada, padre, que sólo de de ver lo que faltaba, me entró el pánico. ¡Me vestí como pude y me salí corriendo del coche!
P. – Muy bien, mmm… (teclea run) ¡enter! (pasa un rato y el teletipo devuelve un mensaje: ERROR)
P. – Uy hija parece que hay un error, deja reviso los datos… (teclea semanas – 3 – novio – fiesta – 1 – coche – 2011 – besos – 200 – tocar – 1 – ropa – 1 cosa – 0.01 – RUN) ¡enter! (pasa otro rato y el teletipo devuelve el mismo mensaje: ERROR)
P. – Sigue marcando error… volveré a meter los datos (teclea de mal humor semanas – 3 – novio – fiesta – 1 – coche – 2011 – besos – 200 – tocar – 1 – ropa – 1 cosa – 0.01 – RUN) ¡enter! (pasa otro rato y el teletipo devuelve el mismo mensaje: ERROR)
P. – Hija ¿estás segura que nada más te metió la puntita?
C. – Sí padre, nada más la puntita
P. – ¡¡¡Es que esta fregadera de computadora sólo funciona con números enteros!!!


Mis estimados lectores, tal parece que el futuro ha llegado ya, pero por fortuna para los católicos pecadores las computadoras de hoy (iPads, smartphones, laptops, and the like) parece que sí aceptan números decimales.

Posted in Tecnología | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en Ciber-confesiones y ciber-penitencias