Ahuramazdah

El Weblog sin dogmas

El pejelagarto, el Estado de México y 2018

Posted by keithcoors_00 en 11 julio, 2017

Los terroristas intentan modificar nuestro comportamiento provocando miedo, incertidumbre y división en la sociedad.

 

 


Patrick J. Kennedy

 


 

 

Hay terroristas que intentan provocar la división de la sociedad mediante el miedo y la incertidumbre y terroristas que tratan hacer lo mismo sembrando el odio entre unos y otros, entre los ricos y los pobres, entre los de la “mafia en el poder” y los de la “honestidad por decreto”. Estos últimos, a mi juicio, pretenden la división para su propio beneficio.

 


Ya pasó más de un mes desde las elecciones para gobernador en el Estado de México, y el resultado, infame a todas vistas, no me parece tan sorprendente. Por un lado todos fuimos testigos de las viejas usanzas del PRI, es decir, compra de votos, acarreos y funcionarios de gobierno convertidos en operadores del voto en casillas. Y por otro lado vimos la cerrazón de AMLO al evitar una alianza con el PRD para promocionar a Zepeda (Delfina siempre se me hizo una candidata muy mediocre). Muchos sabíamos, de antemano, que esto iba a suceder. Esto lo dije justo iniciando el año 2017, a raíz de los aumentos en el precio de los hidrocarburos, en este espacio:

 

 


El PRI necesita dinero, mucho dinero para comprar a los electores del Estado de México, bastión priísta que no están dispuestos a perder… fácilmente. Ese dinero vendrá de lo que se recaude por la venta de hidrocarburos a un precio mayor, no hay mucha duda al respecto.

 

La cerrazón de AMLO tampoco era sorprendente, era de esperarse que siguiera haciendo lo que ha hecho desde hace años: Presentar una imagen de Único Salvador de la Patria, el único poseedor de la verdad, la honestidad y el perdón para los arrepentidos. Esto, aunado a sus promesas fáciles de becar a todos los jóvenes y aumentar las pensiones de los adultos mayores, y de acabar con la delincuencia y la corrupción mediante la magia de su ejemplo, ha encantado a un segmento de la población que sigue queriendo ser cliente de los gobiernos en turno. Y digo “encantado” porque así parece que obran sus dulces palabras, como encantamiento musical a la Flautista de Hamelin.

 

 

 

Pero también, desde mi punto de vista, AMLO ha desempeñado un papel más siniestro aún. Es evidente que el hombre de Macuspana se ha convertido en un perdedor profesional. ¿Qué hay detrás de tanta elección perdida? Porque, no nos engañemos, detrás de Delfina siempre estuvo la imagen de AMLO-el-salvador; la derrota de Delfina es una derrota más que va al expediente del peje. Mi respuesta a esa pregunta también ya la expresé en este espacio, hace casi 6 años:

 

 

 

Lo que aún no veo claro es cómo AMLO pueda ser un candidato aglutinador del voto indeciso y el de derecha como para poder vencer a Peña Nieto y su infame PRI. Ni siquiera con su discurso meloso y melcochero sobre su deseo de fundar una “República Amorosa”. Mi apuesta es que su “triunfo” encuestado será sólo un divisor de votos en favor del PRI.

 

 

Aclaro que la mención a su “triunfo encuestado” se refiere a que a finales de 2011 se realizaron unas encuestas entre simpatizantes del PRD “para designar al candidato de las izquierdas (que) habían dado como ganador a Andrés Manuel López Obrador por sobre Marcelo Ebrard Casaubon”. Y ya en ese entonces (6 años después de perder las elecciones contra Felipe Calderón en 2006) me parecía que su actuar, en vez de ayudar a evitar que el PRI asumiera el control del país, lo favorecía. Incluso me atrevo a pensar que con su participación en las elecciones de 2006 AMLO no tenía como objeto vencer al PAN sino dividir los votos para favorecer al PRI, partido del que surgió. ¿Es demasiado aventurada mi sospecha? Observemos como su cerrazón en el EdoMex sólo dividió los votos. Y observemos también cómo, ya perfilado para participar por la grande en 2018, está cerrando espacios para evitar una alianza.

 

 

 

Resulta casi claro. Mucha gente piensa que AMLO desea el poder en forma enfermiza, que su férrea ambición por ser presidente lo hace temible, y terrorífico a la vez. Y es que al menos eso es lo que se vislumbra al ver sus desplantes, al escuchar sus discursos y al notar sus inconsistencias (como eso de pregonar la honestidad y rodearse de colaboradores de dudosa honestidad, como ex priístas y oportunistas de toda índole). Sus seguidores le idolatran, quizá porque están dispuestos a creer en un mesías terrenal que desaparecerá todos los males de la tierra si llega a ser presidente de México, o quizás porque están convencidos del dogma preferido de la “izquierda”, es decir, que todo aquel que no sea de izquierda, la de AMLO, es un traidor a la patria (al puro estilo de los adoradores de Chávez y Maduro en Venezuela). De cualquier forma a pocos se les ocurre que pueda haber otro motivo de AMLO que el de llegar a la presidencia.

 

 

 

Pero ¿que pasaría si ese NO fuese el motivo del peje? Después de que perdió las presidenciales en 2006, a mi parecer, mostró su verdadera vocación: dividir el voto de la oposición, para beneficio del PRI. Lo hizo en 2012 y creo que lo hará de nuevo en 2018. La muestra está en lo que hizo en el EdoMex. Pelearse con la oposición y dividir el voto opositor. Eso le ha traído muchos beneficios. Le ha permitido vivir del presupuesto sin verdaderamente trabajar por más de 12 años. Un partido, en la actualidad, es un gran negocio. Por ejemplo, en 2016 Morena recibió 416.5 millones de pesos, 327 por ciento más que en 2015 (ver nota de La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2015/11/21/politica/011n1pol). Para 2016 Morena recibió 380.5 millones de pesos, más 236.4 millones para actividades específicas (como educación, capacitación e investigación) y 79.5 millones para franquicias postales y telegráficas, lo que esto signifique (ver nota de El Universal)

 

 

 

Y lo que menos necesita México en estos momentos es ese número irracional de partidos registrados bajo el presupuesto otorgado por el infame INE. Ocho partidos significan 7 contra el PRI y sus prácticas corruptas, en el mejor de los casos. En el peor debemos contar también el partido abstencionista, que no tiene presupuesto pero que puede decidir las elecciones, de ser manejado con inteligencia. ¿De veras pensamos que alguno de esos 7 partidos tendrá el número de votos (indiscutibles) para sacar al PRI de Los Pinos? Yo lo dudo, sinceramente.

 

 

 

Si en realidad el peje quisiera cambiar las cosas en México, en vez de seguir con sus discursos incendiarios y pretender ser el mesías salvador y paladín de la honestidad por decreto, debería buscar formar una alianza amplia para evitar que el PRI siga en Los Pinos. Buscarla, sí, pero sin protagonismos. Si en realidad desea que México cambie, en vez de lanzarse como candidato, debería promoverse como integrador de las mejores fuerzas de México, no de las peores. Debería buscar un candidato (o candidata) de oposición y promover un auténtico plan de transformación de la sociedad. De verdad, eso de que si AMLO llega a la presidencia ya no habrá delitos que perseguir porque si el presidente “es honesto, los gobernadores serán honestos, los presidentes municipales serán honestos y el pueblo no tendrá la necesidad de robar” es demasiada demagogia para ser creíble (ver este video a partir del minuto 21:20). El convocar a “un acuerdo por la honestidad” no es sino pensamiento mágico, dedicado a quienes aún creen en la magia para resolver problemas reales.

 

 

 

Ya veremos. Si AMLO busca de nueva cuenta la presidencia en 2018 amenazando a la izquierda para que se unan a su “lucha”, lo hará para beneficiar, una vez más, al PRI. Y quedará evidenciado en sus intenciones de ser el eterno perdedor y eterno vividor del presupuesto. En cambio, si busca alianzas y promete no encabezar la candidatura a presidente en 2018, entonces quizá la oposición tenga oportunidad. No se me malinterprete, verdaderamente pienso que la idea de transformar al país, de promover la honestidad y combatir la corrupción es loable. Lo que no puedo creer es que eso se logre con mover la varita mágica, con tener buenas intenciones solamente.

 

 

 

Sólo quisiera recordar al lector que la historia nos ha mostrado que para acabar con la corrupción y la delincuencia se requiere de un estado totalitario, un sistema que reprima cualquier ofensa, por mínima que sea, mediante castigos ejemplares, como fusilamientos sumarios, toques de queda y anulación de las garantías individuales. Un ejemplo de esto es Singapur, ciudad-país que se ostenta como uno de los menos corruptos del mundo, y que a través de un video eternizado en las redes sociales, publicita que el método para acabar con la delincuencia y el narcotráfico fue fusilar a los convictos, a los funcionarios y empresarios corruptos y vigilar de cerca a las familias que presentaban miembros corruptos o delincuentes. En pocas palabras, un régimen de anulación de libertades. La alternativa opuesta para lograr esto mismo es el modelo de países con un alto nivel de educación (Noruega, Dinamarca, Suiza, etc.), aunque educar a 80 millones de jóvenes y niños no es tarea sencilla, y menos mediante “decretos” o “acuerdos” de aplicación mágica.

 

 

 

En resumidas cuentas, este sería mi mensaje para Andrés Manuel López Obrador:

 

 

  • Tus ideas son buenas, en principio, como combatir (y quizás, acabar con) la corrupción y transformar a México para hacerlo un país próspero.
  • Has encantado a mucha gente con tus discursos llenos de demagogia, pero te falta convencer a aquellos que no creemos en fantasías.
  • Puedes hacer algo por México, mostrando tu habilidad como político para lograr una alianza que se oponga al PRI, que agrupe a más partidos, no sólo a morena.
  • Pero sobre todo, NO te autopropongas como candidato a la presidencia. ¡Por favor, no aterrorices a la sociedad con eso! Te recuerdo lo que dijiste en 2011: “No soy un ambicioso vulgar

 

 

 

Sin embargo, no creo que AMLO me haga caso. Mi adivinanza educada es que seguirá dividiendo el voto opositor, seguirá apoyando de esta forma al PRI, su partido de siempre, y seguirá viviendo del presupuesto per omnia secula seculorum. Después de todo es más fácil y más cómodo ser eterno opositor, a costillas del presupuesto, que ser presidente sólo por 6 años.

 

 

 

Posted in Historia | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Tierra plana y la muy necesaria educación en ciencias

Posted by keithcoors_00 en 18 abril, 2017

Las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos.

Aristóteles


 

Impulsado por las vacaciones y por los recientes asuntos en boga, tanto en mi México como a nivel internacional, retomo el rumbo del blog para escribir sobre este asunto que me parece de suma importancia: La educación en ciencias (o la falta de ella) y sus consecuencias.

Para empezar.

Hace algunas semanas mi hija Ana pidió mi opinión sobre un video que circula por Facebook titulado “30 pruebas de que la tierra es plana”. Vi el susodicho video (cuya liga no deseo promocionar aquí, pero que en Youtube es muy identificable) y poco faltó para que me vomitase de tanta estupidez ahí vertida. No me vomité porque estaba mi hija viéndome, así que sólo pude resistir unos 5 minutos de los casi 30 que dura esta mamarrachada de video, presentado por un españolete que se autonombra Oliver.

Mi hija me decía, entre risas, cosas como “algunos argumentos tienen lógica”, aunque lo decía más para provocar mi sentimiento de reprobación que por estar de acuerdo con ellos. Y bueno, tienen lógica para personas ignorantes, faltas de inteligencia, curiosidad e imaginación, y en especial si pasan por alto la historia, si nunca han viajado y si son incapaces de imaginar las verdaderas consecuencias de vivir “en un mundo plano”.

Empecemos por la historia. Ya en la Grecia antigua hubo intentos por empatar las observaciones con las creencias preponderantes. Uno de esos intentos lo realizó el griego Eratóstenes al lograr determinar algunas medidas de la Tierra sin necesidad de salir al espacio o de utilizar fotografías trucadas por lentes de gran ángulo (como dice Oliver en el video de marras). Imaginemos los elementos al alcance de Eratóstenes hace más de 2,000 años para realizar su cometido.

En ese entonces sólo se contaba con unos pocos instrumentos para medir distancias (utilizando ruedas de carreta y el número de vueltas, o los pasos de soldados entrenados, y utilizando como unidad de medida los “estadios” egipcios y otras similares), los calendarios para establecer fechas notables y los relojes de arena o agua para medir el tiempo. Claro, también había inteligencia en la mente de Eratóstenes, un instrumento que parece faltar bastante en la actualidad. Con esos utensilios y una curiosidad enorme se preguntó la razón por la que en dos sitios diferentes de su estrecho territorio sucedían fenómenos diferentes en la misma fecha y a la misma hora.


Eratóstenes tenía noticia de un hecho que cada año se producía en una ciudad de Egipto llamada Siena (hoy Asuán). Sucedía que cierto día del año, al mediodía, los obeliscos no producían sombra alguna. El agua de los pozos reflejaba como un espejo la luz del Sol. Hoy sabemos que esto es debido a que Asuán se encuentra en el Trópico de Cáncer y ese día marca el solsticio de verano (este hecho era festivo y muy celebrado por los lugareños). Sin embargo, Eratóstenes observó que en Alejandría, ese mismo día, los obeliscos sí producían sombra. Eso sólo es posible si La Tierra era redonda, pues el Sol está tan lejos como para considerar que sus rayos inciden paralelamente sobre La Tierra. (http://celestia.albacete.org/celestia/taller/feria1.htm)

Así que sólo mediante la observación de dos hechos simultáneos y posterior determinación de la distancia entre Siena y Alejandría (que fijó en unos 5,000 estadios o 700 km actuales) pudo determinar que la tierra, redonda, tenía unos 252,000 estadios de circunferencia (40,008 km). Este importante descubrimiento de Eratóstenes es ignorado olímpicamente por Oliver. En el sitio referido en la cita anterior puede verse las instrucciones para replicar el experimento de Eratóstenes a escala de Laboratorio, aunque si eres lo suficientemente curioso, podrías, amable lector, repetir el experimento del buen Eratóstenes en escalas reales considerando dos ciudades separadas unos cientos de km y situadas una al norte (o al sur) de la otra.

Más adelante en la historia, después de una era de oscuridad e ignorancia (conocida como Edad Media) hubo un creciente impulso por establecer rutas comerciales alrededor del mundo. En este contexto, y basado en el modelo esférico del planeta, Cristóbal Colón trató de establecer una ruta hacia “Las Indias” viajando en 1492 por mar hacia el occidente. Posteriormente Magallanes y El Cano lograron efectuar el primer viaje documentado de circunnavegación alrededor de La Tierra. Esto se realzó hace casi 500 años. Medio milenio que no ha servido de mucho a gente sin escrúpulos (o sin inteligencia alguna) como Oliver para entender la realidad. Respecto a este viaje conviene recordar algunos datos:

Los 18 sobrevivientes de la expedición, incluyendo Elcano, completaron la circunnavegación al volver a Sanlúcar de Barrameda en el buque Victoria el 8 de septiembre de 1522, después de un viaje de tres años y un mes. Estos fueron los primeros navegantes conocidos que dieron la vuelta al mundo. (https://es.wikipedia.org/wiki/Circunnavegaci%C3%B3n)

Un excelente relato de las vicisitudes de este primer viaje se pueden ver en el siguiente sitio: La primera circunnavegación del mundo: la expedición de Magallanes y Elcano. Y yo no sé si Oliver es un ignorantazo de cuarta o bien sólo desea generar una legión de ignorantes al evitar mencionar este hecho histórico. Incluso hubo más viajes de ese estilo como el de Francis Drake en 1577. Ya entrando el siglo XX, se realizó la expedición de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los EE UU en 1924, primera en su tipo.

Así que si hacemos caso a los viajes de circunnavegación documentados, entenderemos que hubiesen sido imposibles de realizar si la tierra fuese “plana”. En algún punto estos viajes hubiesen tenido un fin abrupto o trágico, al estilo de la ilustración de la derecha. A Oliver se le olvida que viajamos sobre los hombros de gigantes, que en el pasado hicieron lo que ahora a él le cuesta mucho trabajo hacer: Observar, pensar y sacar conclusiones.

Continuemos con la Astronomía. Otro hecho palpable de la forma esférica de la tierra es la posición de algunas estrellas notables, como la estrella Polaris, que se ubica en la bóveda celeste casi en línea con el eje de rotación terrestre, al Norte, y que al viajar al Norte o al Sur se observa claramente como cambia su elevación relativa. Este hecho fue observado desde la antigüedad por los navegantes europeos que cruzaban la línea del ecuador en sus viajes por la costa de África. Ellos se admiraban de que, al llegar a cierto punto en sus viajes, su fiel compañera Polaris desaparecía en el horizonte, a medida que continuaban viajando al Sur. En una Tierra plana esto sería imposible; Polaris siempre estaría a la misma elevación en cualquier punto de la Tierra. Ver más información en LAS ESTRELLAS Y LOS NAVEGANTES.

Por otro lado, si la Tierra fuese plana, su sombra sobre la Luna podría verse como la ilustración mostrada a la izquierda durante algunos (no todos) de los eclipses lunares y no como siempre se observa, es decir, como la sombra en la imagen a la derecha. Informo a mis lectores que he trucado intencionalmente foto de la luna llena de la izquierda para ilustrar mi punto.

Adicionalmente, en una tierra plana no existirían los helados polos Norte y Sur, que mantienen temperaturas bajísimas durante todo el año debido a que no reciben suficiente radiación solar debido a la propia curvatura del planeta. Pero claro, si nunca has viajado más allá de tu pueblo natal quizás no puedas experimentar la reducción gradual de temperaturas a medida que te alejas de las zonas ecuatoriales, sea al Norte o al Sur. Incluso si viajas a Europa o a Argentina Sur durante sus respectivos inviernos experimentarás no sólo la baja de temperaturas sino que podrás atestiguar la reducción en el número de horas de luz solar al día. Esto sería un fenómeno imposible de observar en una Tierra plana.

Terminemos con algo de física. Por si todo lo anterior no fuese poco, cualquier argumento que apoye la supuesta Tierra plana puede refutarse por completo con algunos conocimientos básicos de física. Tomemos por ejemplo la fuerza de gravedad que nos mantiene unidos a esta roca. Como se puede comprobar si viajas al Norte o al Sur o a otro continente al Poniente o al Occidente de donde vives, las casas y edificios construidos allí, en su totalidad, están verticales respecto al piso. Si la Tierra fuera plana la fuerza de gravedad no permitiría esto, pues actuaría siempre en forma radial respecto al centro de masa del planeta. En una Tierra plana sólo podrías ver edificios perfectamente perpendiculares en su parte central, y a medida que te alejes a cualquiera de los puntos cardinales los edificios tendrían que ser cada vez más inclinados como se observa en la siguiente figura en los puntos extremos 1 y 6:

Verifica este hecho con una simple plomada cuando viajes. Observarás que, sin importar dónde vayas, invariablemente la plomada apuntará hacia el centro de la Tierra. Este hecho lo saben TODOS los albañiles del mundo. Si piensas que la Tierra es plana, intenta convencerlos de hacer edificios inclinados y recibirás un ladrillazo en la cabeza como respuesta. Otro resultado de la Ley de Gravitación Universal, que puedes comprobar fácilmente, es que tu peso no cambia a medida de que viajas por la superficie del planeta. Si pesas 65 kg, este peso se mantendrá viajes a donde viajes (gramos más o menos), pero si vivieras en una tierra plana tu peso cambiará mucho pues la distancia al centro de la Tierra aumentaría enormemente a medida que viajas fuera de su punto medio. Esto se debe a que la fuerza de gravedad disminuye con respecto al cuadrado de la distancia entre tu centro de masa y el de la tierra. Al doble de distancia del centro de la Tierra tu peso se reduciría a una cuarta parte.

Otro hecho observable y que es resultado de la misma Ley de Gravitación Universal, es que los océanos del mundo no están concentrados en su centro (en caso de un “planeta plano”), sino que hay mares por todo el mundo, y sus aguas, al fluir sin problema, no se concentran en un sólo punto de su superficie.

Oliver inicia su diatriba diciendo que no podemos observar la curvatura del planeta. Esto es obvio dados los tamaños de la Tierra y de nuestro cuerpo, o bien de la capacidad de nuestros ojos para distinguir a distancia. Dice Oliver que el horizonte desaparece a razón de 8 pulgadas (unos 20 cm) por cada milla (1.609 km), y que esto no se observa en la realidad. Pero claro que no se observa ¡No conozco a ningún ser humano que detecte una diferencia de 20 cm a 1.6 km de distancia! Pero con instrumentos precisos podemos encontrar, por ejemplo, la separación entre las puntas de dos torres de sujeción de un puente (como el Golden Gate) con respecto a su base.

Conclusión.

No son necesarios 30 argumentos para demostrar que la Tierra es aproximadamente esférica, y no plana como afirma el disparatado video de Oliver. Lo único que falta es un poco de educación en Historia y en Ciencias (Física y Astronomía básicas). Eso fue lo que le respondí a mi hija. También hace falta un poco de pensamiento crítico y de una gran curiosidad por encontrar la verdad en nuestro mundo. No porque algo suene lógico debe ser verdadero. Ya hemos revisado en este espacio algunos argumentos lógicos que pueden engañar a los incautos. Es mejor recibir (o adquirir) unas buenas bases científicas, mantener una curiosidad sana y leer más libros de Historia.

Aunado a mi anterior consejo, recomiendo echar un vistazo al blogCiencia de sofáque tiene una excelente entrada sobre este tema y que complementa lo aquí vertido.

Posted in Ciencia, Escepticismo, Historia | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

Consejos para México, en 2017

Posted by keithcoors_00 en 31 diciembre, 2016

Toma consejo en el vino, pero decide después con agua.

 

 

 

Benjamin Franklin

 


 

 

Termina 2016, un año con muchos eventos impactantes para los mexicanos, y para el mundo entero. Esta entrada está dedicada a mis compatriotas mexicanos en especial debido a que la idiosincracia del mexicano es la que mejor conozco y pienso que los consejos que pueda dar tendrían más bases sólidas para ser tomados en cuenta.

 

 

 

Surge entonces la cuestión ¿Que se puede hacer frente a la ola de eventos desafortunados que nos han acaecido? ¿Cómo superar tantas malas noticias? Y sobre todo ¿Por cual empezar? Muchos podrían afirmar que las elecciones en los EE. UU. representaron el evento más impactante de 2016. Otros podrían decir que las constantes noticias que nos presentan a un Gobierno Mexicano cada vez más corrupto y menos aceptado por la sociedad a quien supuestamente representa. Otros más pueden decir que la reciente noticia de que los combustibles subirán de precio en 2017 ha sido lo más desagradable que hemos atestiguado. Y hay más: el fallecimiento de artistas famosos, la guerra en Siria, la crisis de los refugiados, la devaluación del peso mexicano, el brutal ataque que sufrió Ana Gabriela Guevara, los constantes asesinatos de ediles, estudiantes y pueblo en general, la nueva guerra cibernética, etc.

 

 

 

No creo que haya mejor o peor, pero comenzaré con algo que nos ha indignado en recientes fechas, es decir, el anunciado aumento a las gasolinas. He visto en las noticias que mucha gente está protestando en contra de esta medida, exigiendo la renuncia del estúpido y corrupto EPN. Otros están bloqueando gasolineras y hasta carreteras. Eso no está mal, pero debemos ser conscientes de que ninguna protesta hará que el gobierno revierta esa decisión. El PRI necesita dinero, mucho dinero para comprar a los electores del Estado de México, bastión priísta que no están dispuestos a perder… fácilmente. Ese dinero vendrá de lo que se recaude por la venta de hidrocarburos a un precio mayor, no hay mucha duda al respecto. Sin embargo, las protestas irracionales sólo lograrán que se consuma más gasolina (embotellamientos y caos vial). Lo que debiéramos hacer los mexicanos es consumir menos gasolina, en la medida de lo posible. Hay cosas que podemos hacer sin mucha dificultad, como dejar de usar nuestros vehículos para ir a la tienda cercana o al supermercado, planear utilizar más los transportes colectivos en distancias que impliquen mayor gasto de combustible en nuestro vehículo que lo que cuesta el transporte. El asunto es ¡gastar menos gasolina! Y sí, protestar pero sin estorbar, que eso le daría más dinero al gobierno, no hay que olvidarnos de esto.

 

 

 

Respecto a lo que se espera que suceda bajo el gobierno de Donald Trump, no olvidemos que el impacto sicológico ha sido más fuerte de lo que debiera ser el impacto económico o político. A tal grado que la sola noticia del resultado hizo que el peso se devaluara casi 20% en pocos días. De acuerdo, muchos gringos quieren tener su supremacía blanca. No quieren tener mexicanos (ni practicantes del islam) allá. Quieren tener a un estúpido ignorante, misógino y racista como presidente. Muy bien. El punto es ¿los mexicanos estaremos lamentándonos de nuestra mala fortuna? ¿Nos pondremos a llorar como niños a los que el abusivo compañero les quitó su paleta? O haremos de esta tragedia una oportunidad para sacudirnos de la influencia económica de los vecinos del norte, y hacer que el clima laboral en México sea tan atractivo que nuestros compatriotas regresen a trabajar con las mismas expectativas que tienen cuando van a trabajar “al otro lado”. ¿Podremos cambiar eso? ¿Podremos deshacernos de la corrupción y de la impunidad que tanto daño hacen a nuestra sociedad? Habría que pensar y debatir esta idea de ser más independientes de la economía gringa y ser más solidarios con los connacionales que viven en la ilegalidad por aquellos lares.

 

 

 

Relacionado con esto último, no debemos perder de vista que el pueblo norteamericano tampoco está muy contento con el resultado de sus elecciones, al grado de que he leído que gente influyente de California (y de otro estado más que no recuerdo ahora) manifestaron el deseo de separarse de la Unión Americana. Debemos tener un plan alternativo para que, en caso de que esto suceda, apoyemos a estos nuevos estados independientes.

 

 

 

Algo que en lo personal me tiene preocupado es la creciente injerencia de los hackers chinos, coreanos y rusos. También de los gringos… es decir, parece que ahora la guerra se desarrolla en la deep web. Es una especie de guerra fría, pero con la intención de desestabilizar a los países enemigos, más que de establecer una supremacía nuclear o un balance de miedo. Y en el mismo tenor, me preocupa que Trump estorbe las iniciativas para el control de emisión de gases invernadero. Puede ser también que haya una ola de nuevo oscurantismo en los EE. UU. debido a las ideas de este ignorante para bloquear el avance científico y tecnológico general y orientarlo, de nuevo, a la fabricación de armas ¿Qué podemos hacer al respecto? Quizás no mucho, simplemente estar enterados y no perder el hilo de los acontecimientos que resulten de esta confrontación de inteligencias e ignorancias.

 

 

 

Respecto a la política en México, el futuro está bastante incierto, las aguas están revueltas, los panoramas son desalentadores. Una cosa es segura, si seguimos votando por el PRI seguiremos teniendo esto que ya había vaticinado hace algunos años: una era de oscuridad política. ¿Que opciones hay? Me gustaría darle una oportunidad a la izquierda, pero no me gustaría dejar la presidencia en manos de AMLO, otro ignorante y dogmático personaje que sólo atina a explotar los miedos y los odios de la población… en su propio beneficio. Ojalá hubiese un candidato de izquierda al estilo de Marcelo Ebrard. Mientras no no haya, quizá lo mejor sea darle el voto a Margarita Zavala. Y para las elecciones en el Estado de México, ¡a cualquiera menos al PRI!

 

 

 

Respecto a otros asuntos, como la violencia de género, las enormes deficiencias educativas, la batalla por las familias diversas, mi postura es que debemos reforzar el papel educativo en el seno familiar, sea el tipo de familia que sea. No dejar la responsabilidad primaria de la educación en manos de las escuelas. La educación de valores como la honestidad, la honradez, la responsabilidad, la tolerancia, la curiosidad, la solidaridad y la sana competencia debe ser impartida por quienes ejercen el papel de padres (biológicos o no biológicos) para que los críos de estas nuevas generaciones no tengan el síndrome del “inútil”

 

 

 

Resumiendo. Los consejos para mis compatriotas, vertidos desde esta esquina de racionalidad y pensamiento crítico, para 2017 son:

 

 

 

  1. Consumir menos gasolina que antes, caminar más, usar más el transporte colectivo. Cuidar la economía familiar más que nunca.
  2. Crear mejores condiciones para trabajar en México, reducir la corrupción y desarrollar ideas para eliminar la impunidad.
  3. Pensar en desarrollar un plan alternativo en caso de que algunos estados de la Unión Americana decidan separarse de ella.
  4. Estar enterados de la situación mundial y discutir entre nosotros las implicaciones internacionales de los nuevos estilos de guerra.
  5. No votar por el PRI. No caer en la fácil manipulación de las dádivas priístas a cambio de votos.
  6. Educar mejor a nuestras nuevas generaciones, en el seno familiar, sea la familia del tipo que sea.

 

 

Y añado unos consejos más. Ya una vez lo dije y lo repito ahora. Si piensas que este México puede cambiar:



  1. Cambia tú, levántate y haz algo diferente a lo que ha hecho la mayoría de la población mexicana. No te conformes con migajas.
  2. Convéncete tú de que sí es posible cambiar, contagia a otros a tu alrededor.
  3. Critica a los corruptos y a los delincuentes. Exije justicia para todos.
  4. Rechaza la corrupción y no cometas delitos.
  5. Respeta tu propia persona y respeta la vida y las propiedades de los demás.
  6. Respeta el derecho que todos tenemos a expresar lo que pensamos.
  7. En especial permite que otros opinen diferente que tú. Exige que los demás lo permitan.

 

 

Posted in Escepticismo | Etiquetado: , , , , | Comentarios desactivados en Consejos para México, en 2017

La intolerancia, el peor defecto

Posted by keithcoors_00 en 10 septiembre, 2016

Los creyentes de todas las religiones, junto con los hombres de buena voluntad, abandonando cualquier forma de intolerancia y discriminación, están llamados a construir la paz.

Juan Pablo II

 


 

Hace más de 8 años, en los inicios de este blog, escribí una entrada sobre intolerancia inspirado por las noticias sobre la discriminación de que eran objeto los chicos y chicas denominados “emos”. Hoy se presenta un caso similar en mi México, pero no lo origina una forma de vestir o de contemplar la vida, sino la protesta organizada en muchas ciudades en contra del “matrimonio igualitario”.


Voy a hacer un auto-plagio de esa entrada, aunque más bien es una actualización de la original, incluyendo no sólo la apariencia sino la orientación sexual de la gente y el derecho que tienen para vivir una vida plena, unidos como pareja, como familia, incluyendo el derecho a adopción y procreación (por medios no directos). Así que sin más preámbulo, aquí mi actualización:

 

¿Por qué razón somos intolerantes? ¿Que nos hace tomarla contra los que son diferentes a nosotros? ¿Realmente hay tanta diferencia entre nosotros a tal grado que somos capaces de destruir o limitar el desarrollo de lo que no es igual o parecido a nosotros, a nuestra forma de pensar, a nuestra orientación sexual, a nuestras creencias?

 

Bueno, al parecer las diferencias más grandes se encuentran en el ojo del observador, a juzgar por los últimos acontecimientos en mi querido México. Me refiero a las marchas “pro familia” (o “anti matrimonio igualitario”, como se le quiera etiquetar). ¿Que tan diferentes son los homosexuales de los heterosexuales? Quizá la diferencia sea tan grande como la que existe entre zurdos y derechos, como entre rubios y morenos, como la diferencia de estaturas o de color de ojos. Finalmente todos los seres humanos pensamos y sentimos, planificamos y construimos, acertamos y nos equivocamos. Somos humanos sin importar nuestras preferencias sexuales.


 

Pero esto no es nuevo. En la década de 1960 tampoco fue aceptada la apariencia hippie, o antes la apariencia Zoot Suit (Pachuco) en la década de 1940. O sea, la historia se repite… con la misma tenacidad con la que fueron reprimidos los hippies en sus manifestaciones por el fin de la guerra en Vietnam, o los Zoot Suits por su rebeldía para enrolarse en el ejército Americano en la Segunda Guerra Mundial. Recordemos la historia de Alan Turing, creador de la máquina decodificadora que ayudó a derrotar a los alemanes durante la segunda guerra mundial, quien fue enjuiciado bajo una ley que prohibía la homosexualidad en la Gran Bretaña, historia que terminó cuando Turing fue condenado a la castración química, suicidándose al poco tiempo.


 

Actualmente no hay una guerra mundial. Pero queremos una, quizás. Una en la que el enemigo es el que usa turbante, el que tiene otra religión, el que tiene otra apariencia, el que tiene otra orientación sexual. Aparentemente nos gusta el sufrimiento que proporciona el terror de una guerra, de sus muertos, de sus horrores, de sus injusticias. Ahora queremos la guerra de la intolerancia.

 

Se puede afirmar que en el pasado remoto de la humanidad, de acuerdo con el registro fósil y de otras evidencias, la principal amenaza para la supervivencia era el acoso de otros animales más fuertes y mejor dotados para la cacería que los humanos.


 

Aprendimos a temer a las grandes bestias ya que éramos presa fácil de muchas de ellas. No somos suficientemente rápidos para huir corriendo de un león o de una manada de lobos, ni suficientemente ágiles para trepar por un árbol más rápido que un leopardo, ni suficientemente fuertes para ofrecer una respuesta directa a sus ataques, ni suficientemente protegidos para guarecernos en nuestras defensas naturales. Sólo teníamos un cerebro un poco más desarrollado, capaz de idear armas de defensa y ataque, capaz de diseñar trampas y disfraces, capaz de transmitir conocimiento a la descendencia, capaz de crear vínculos sociales para proteger a la incipiente especie, capaz de desarrollar emociones y pensamientos ligados entre sí.


 

Así pasamos varios millones de años, a merced de los depredadores, y tratando de ingeniar soluciones creativas para sortear esos peligros. Las maneras para resolver los problemas de la supervivencia se quedaron grabadas en nuestra genética y en nuestros cerebros. Al menos eso es lo que nos dice Carl Sagan en su obra “Dragones del edén”, y es confirmada por Daniel Goleman en “Inteligencia Social”:


 

La neocorteza (del cerebro) del Homo Sapiens, mucho más grande que en ninguna otra especie, ha añadido todo lo que es definitivamente humano. En la evolución, la neocorteza permitió una juiciosa afinación… que ha creado enormes ventajas en la capacidad de un organismo para sobrevivir en la adversidad, haciendo más probable que su progenie transmitiera a su vez los genes que contienen ese mismo circuito nervioso.

 

 

El problema, desde mi punto de vista, es que en la actualidad ya no necesitamos tanta capacidad cerebral para defendernos de las amenazas naturales. Es decir, la mayor parte de las amenazas actuales ya no ponen en riesgo nuestra vida, y mucho menos atentan contra la supervivencia de la especie humana, aunque haya gente que aun desea sembrar el terror en nuestros inconscientes (pero de seguro con fines nada altruistas).


 

Tenemos una gran capacidad para idear tantas cosas que en nuestros días inventamos problemas, conflictos y enemigos falsos. Vemos con tanta facilidad las diferencias en los demás (incluyendo muchas especies animales) que nos sentimos amenazados por estas realmente sutiles diferencias. Y nos sentimos bien (de manera ficticia) cuando hacemos algo por acabar con ellos aunque sea de manera virtual.


 

Para mí, eso explica por qué podemos ser tan intolerantes en la actualidad. Entiendo que la intolerancia a las hienas gigantes tuviese una base de supervivencia… quizás hace dos millones de años. Entiendo que la intolerancia a la tribu vecina tuviese una base de supervivencia… hace unos 50 mil años. Entiendo que la intolerancia a una diferencia de religión tuviese una base de supervivencia… hace unos dos mil años.


 

Pero hoy ya no es necesaria tanta intolerancia. No es necesaria y hasta resulta uno de los peores defectos de los humanos. Podemos vivir y sobrevivir entre nosotros como raza humana, sin importar nuestras diferencias, y también podemos hacerlo viviendo entre las demás especies animales y vegetales, si somos conscientes de que podemos usar nuestra capacidad cerebral sobrada para:
  • Adaptarnos a los rápidos cambios sociales y tecnológicos.
  • Adaptarnos a las cambiantes condiciones sociales. 
  • Convencernos de que no es necesario seguir siendo tan intolerantes para sobrevivir a estos cambios. 
  • Convencernos que la mayor parte de las diferencias que observamos no nos hacen enemigos de los demás.
  • Convencernos de que las parejas homosexuales tienen todo el derecho de formar familias.

Comentario final:

La cita de entrada me parece apropiada, pues aunque la orientación de Ahuramazdah es no religiosa, pienso que las palabras de un líder religioso pueden ser tan válidas ante esta circunstancia de intolerancia, como las de un ateo, o como las de cualquier ser humano con un poco de conciencia.

.

Posted in Escepticismo, Intolerancia | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en La intolerancia, el peor defecto

El tiempo y la lógica ¿Cual es tu edad?

Posted by keithcoors_00 en 1 marzo, 2016

Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce, la del primer beso. 

Lord Byron

 


La forma que tenemos los humanos para expresarnos mediante palabras a veces carece de lógica. El asunto de la edad para muchos hispanoparlantes es un buen ejemplo de esa falta de lógica, pero no lo es tanto para quienes tienen la lengua Inglesa como idioma nativo.

 

Cuando deseamos saber la edad de alguien o cuando deseamos expresar nuestra propia edad, es comun que en español digamos frases como estas:

 

¿Cuántos años tienes?
Tengo 35 años.

 

El punto es que si consideramos literalmente dichas expresiones podemos observar que carecen de lógica, y me explico. El concepto “años” se refiere a la medición del tiempo, contabilizando el número de vueltas que la Tierra da alrededor del sol, pero escencialmente se refiere a tiempo transcurrido (en particular, referido a edad) desde el momento en que alguien nace. Pero el tiempo no es un recurso que uno pueda conservar.

 

El tiempo, contrario a lo que se dice, no es como dinero. El dinero puede ser almacenado, conservado, poseído. Uno puede preguntar con toda propiedad lógica ¿Cuanto dinero tienes en tu cartera? y la respuesta puede ser cualquier número de unidades monetarias, y éstas serán perfectamente visibles, contables, apreciables. Por otro lado el tiempo es un recurso que no puede almacenarse de ninguna forma. Uno no puede atesorar “tiempo” de la misma forma que atesora “dinero”.

 

Cierto es que en la experiencia humana, el tiempo puede ser apreciado en términos de crecimiento biológico, en ganancia de experiencias, en deterioro fisiológico. Una amiga me decía que se puede calcular la edad de un hombre observando los medicamentos que tiene en su buró. Se puede decir que el tiempo dedicado al estudio y al trabajo honrado es tiempo bien invertido. Pero una cosa es el efecto del paso del tiempo y de la edad en los humanos y otra cosa es el tiempo mismo. El proceso de envejecimiento requiere de tiempo, pero no es equivalente a éste.

 

Reconociendo que la forma de hablar es la que presenta el problema de falta de lógica, uno se pregunta ¿es igual con otros idiomas, con otras culturas? Al paracer no es igual. En Ingles no se pregunta “how many years do you have?” para preguntar la edad pues es totalmente carente de sentido. Para preguntar la edad en forma equivalente en Inglés se pregunta (y se responde):

 

How old are you?
I am 35 years old.

 

Es decir, con más lógica, “¿Qué tan viejo eres?“. Y en efecto, esta pregunta tiene lógica pues comenzamos a envejecer desde el momento en que nacemos. Decir qué tan viejos somos expresando el número de años que llevamos vivos resulta más lógico. Pero para muchos hispanoparlantes la referecia a viejo, vieja o “vejez” en general resulta un tanto peyorativa. Se usa el término para describir más bien objetos como el viejo teléfono que engalana la entrada con su imagen. Quizás el “viejo” sólo viva de sus recuerdos, quizás de forma poética como lo dice Byron. Quizás por ello se evita el uso de este adjetivo. Una alternativa que evita el uso de este decriptivo pero que reúne el requisito lógico sería algo así como:

 

¿Cuál es tu edad?
Mi edad es 35 años.

 

Como este caso, en el idioma de Cervantes hay otros ejemplos de falta de lógica relacionados con la doble negación (inadmisibles en idiomas como el Inglés). En una entrada posterior analizaré estos casos. Por lo pronto la propuesta es cambiar el conjunto de pregunta y respuesta iniciales por esta última pareja. O bien quitarnos el estigma de la “vejez”.

 

.

 

Posted in General | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en El tiempo y la lógica ¿Cual es tu edad?